Páginas vistas en total

viernes, 24 de enero de 2014

CINE: LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA de Daniel Sánchez - Arévalo


España 2013
Quim Gutierrez. Antonio de la Torre. Roberto Alamo. Patrick Criado. Verónica Echegui. Miquel Fernández.  Arantxa Martí.  Sandra Martín. Raúl Arévalo. Pilar Castro

Lo dicho:
Gracias a la colección de nominaciones para los próximos Premios Goya, aquellos que en su día nos perdimos La gran familia española, tenemos de nuevo la oportunidad de verla.
Y digo la oportunidad y la suerte.
Porque lo cierto es que esperaba encontrarme simplemente con una comedia coral divertida y algo deslabazada, y me he topado con una película excelente, sofisticada, libre y llena de emoción.
Daniel Sánchez- Arévalo, se dio a conocer con la que es para mi una de las mejores obras del cine español reciente, me refiero a Azuloscurocasinegro, con un guión perfecto y una realización llena de corazón. Posteriormente derivo más hacia la comedia con Gordos y definitivamente con Primos, pero aun así conservaba dos de sus mejores habilidades, su capacidad para escribir un guión donde sorprender con lo cotidiano, y su magnífica dirección de actores.
La gran familia española repite en esas capacidades, pero además es sin duda su película más ambiciosa, tanto en los elementos a manejar, como a la profundidad de lo que narra.Y, digámoslo ya, lograda.
Una vez más, consigue, desde un acontecimiento cotidiano y conocido, una boda de dos adolescentes que sirve para reunir una familia algo atípica, generar sorpresa y ser original. Una multitud de elementos, bien manejados, y la excelente idea de hacerla coincidir con la final de la Copa del Mundo de fútbol.
A partir de ahí escribe un guión totalmente coral donde hay muchas cosas que nos suenan ( familia difuncional, amores equivocados, secretos del pasado etc ) pero que están mezclados sin complejos, con una gran frescura y una absoluta libertad. Y también riesgo, al manejar casi diez personajes.
La caligrafía del director es cada vez más sofisticada, pero sin ínfulas autorales.
Y de nuevo, es capaz de extraer lo mejor de un conjunto de intérpretes que, si bien parecen haberse convertido en una divertida troupe que siempre encaja a la perfección, no por ello se repiten, sino que cada uno defiende su personaje llenándolo de todos los matices posibles.
Pero hay un elemento fundamental que creo es el que hace de esta cinta una película especial y le lleva a trascender lo que sería una pura comedia , para ser mucho más: la emoción.
Partiendo ( o enmarcando ) en la emoción colectiva que supuso la victoria de la Selección Española , Sánchez Arévalo muestra sin pudor un catálogo de sentimientos que llevan a sus personajes a la desnudez y a nosotros ( o a mi por lo menos ) a la lágrima; es difícil expresar mejor nuestra fragilidad y la necesidad de ser queridos como en estos diálogos y miradas ( algunos como el del hermano que no quiere "gastar" el tiempo que le queda con su padre o el "nunca" que sigue de una forma casi inconsciente a un no te vayas , ponen la carne de gallina ); y personalmente, me gusta ese mensaje que remite a la familia como patria, como ejército protector, como colchón, como aire y agua para vivir, aunque sea una familia tan atípica como esta.
Hasta esta mañana tenía claro que mi favorita para los Goya era  La herida, ahora ya no lo tengo tan claro; en cualquier caso, que existan varias que lo merezcan sólo puede valorarse en positivo.
Que siga así.
Que buen año para el cine español. Quien lo diría.

Público

No hay comentarios: