Páginas vistas en total

sábado, 19 de septiembre de 2015

NOVELA: EL REINO de Emmanuel Carrere

Anagrama
600 páginas
También  disponible en ebook600 paginas

Sin duda El Reino es un libro muy complejo. Un proyecto que tiene mucho de personal, posiblemente de búsqueda.
Se compone de dos partes claramente diferenciadas:
En la primera, la más breve, el autor hace una rememoración de si mismo veinte años atrás, cuando se convirtió en un católico ferviente. Esa época, ahora desaparecida, se refleja en unos cuadernos en los que comentaba los Evangelios y cuya lectura retoma entre la curiosidad y la sorpresa, así como los recuerdos sobre la forma en que intentaba que su comportamiento cotidiano encajase en tales enseñanzas.
Esas páginas me producen la curiosidad que se esconde en la frase de Thomas Hardy "El pasado es otro país, ahí hacen las cosas de forma diferente". Sin duda es interesante el diálogo entre aquel creyente y el agnóstico que hoy no sólo necesita entender sino que duda de lo que perdido.
Hay una mezcla entre estrañeza y respeto que , sin duda , evitará en las páginas siguientes cualquier tono de burla.
La segunda parte, posiblemente consecuencia de la anterior, penetra directamente en los tiempos de los apóstoles, principalmente de la mano de Lucas y San Pablo, pero incorporando multitud de otros personajes.
Hay dos cosas que hacen especialmente interesante esta parte del proyecto:
Por un lado, el acercamiento se lleva cabo desde el punto de vista arqueológico, algo que nos facilita muchísima información muy curiosa y relevante a la hora de distinguir la realidad y el mito.
Pero lo más singular es que, si bien el autor reconoce que es esta una novela donde la ficción tiene verdadero peso, podríamos decir que es , más bien, el making of de la novela, su preparación, el lugar donde se analiza la información, donde se opta por alternativas, donde se mezcla la invención con el ensayo, y este a su vez se trufa de referencias contemporáneas ( cine , comic, noticias del día a día... ) y donde, por supuesto, también el autor adquiere presencia con sus propias anécdotas, algunas afortunadas y otras menos ( me sobra un capítulo entero de índole sexual donde no puedo evitar encontrar cierta provocación ).
En este libro hay muchísima densidad contada con un aire de ligereza, en una obra erudita e inteligente pero que, a mi entender, peca en ocasiones de querer contar demasiadas cosas, con lo que algunos párrafos se convierten en aguas pantanosas.
De todas maneras también aporta mucho, no sólo en conocimiento sino también en la capacidad de ser libres a la hora de buscar ese lugar inmaterial que en el fondo todo ser humano anhela.
Es difícil la distancia, incluso para un hombre tan inteligente como Carrere, y me temo que eso en ocasiones le lleve a posturas combativas para justificar su posición. Supongo que también esa actitud será la mía como lector.
De todos modos, como católico libre, recelo de cualquier ausencia de debate, aunque se admita la fe como base.
El Reino es una muestra de como afrontar la duda, cualquier duda, desde el respeto.
Y por supuesto, es un texto muy hermoso.

Público 

No hay comentarios: