Páginas vistas en total

miércoles, 12 de abril de 2017

EXPOSICIÓN: ESCHER - Palais de Gaviria

Palacio de Gaviria.- Madrid
Hasta el 25 de junio.

Entro en la exposición de Escher con las referencias de las ilustraciones que he visto en diferentes comentarios y anuncios de la misma. Referencias que me recuerdan múltiples obras de distinto tipo, desde películas hasta portadas de discos.
Con esa idea voy, dispuesto a disfrutar de un juego de perspectivas inteligentes, de una plantación intelectual de sueños geométricos e imposibles.
Me encuentro mucho más.
Para empezar, la obviedad de que Escher era un magnífico dibujante, no sólo por su trazo sino también por su composición y la capacidad evocadora de sus paisajes. En este sentido, las ilustraciones de sus viajes por Italia son un prodigio de sensibilidad.
El paso por las teselas, su visita a Andalucía y su identificación con el arte islámico, parece introducirlo en un juego de formas, de ocupación del espacio.
Pronto muta a un juego más intelectual, a la reinvención de la realidad generando sueños sólidos, introduciendo la perspectiva  de la arquitectura en la superficie unidimensional del grabado.
Cada dibujo de Escher es una aventura, un teorema flexible, un pequeño mundo donde vivir rompiendo las referencias y siempre con la disposición de descubrir que no existe lo imposible.
Pero no pensemos que olvida aquí la vertiente artística con el objetivo de sorprender, piezas como el
Reflejo en el charco, son de una delicadeza pareja a su inventiva.
Esta exposición es por lo tanto un lugar donde admirar una obra pero también un lugar donde dejar que la mente se expanda, donde divertirse.
Para ello, la muestra se complementa con algunos puntos de juego, lo que de paso la hace recomendable para todas las edades.
Finalmente , el marco no puede ser mejor. El Palacio de Gaviria, recuperado para exposiciones, ofrece un recorrido sinuoso pero ordenado y comprensible, que integra a la perfección esta colección singular que se abre camino entre presente y pasado, intemporal , como estas paredes o los grandes espejos, tan adeudaos para añadir otro nivel a la obra.
Verdaderamente, pocas veces como esta he tenido la sensación de visitar una exposición evitando el distanciamiento que en ocasiones me produce la admiración del arte.
Repito: muy disfrutable.

Público

No hay comentarios: