Páginas vistas en total

sábado, 10 de septiembre de 2016

SERIE TV: WHAT REMAINS ( LO QUE QUEDA EN EL DESVÁN ) de Coky Giedroyc

UK 2013
BBC
Escrita por Tony Basgallop
Duración: 4 capítulos de 50 minutos
Intérpretes.-
David Threlfall. Denise Gough. Lisa Millet. Alexander Arnold. David Bamber. Claudie Blakely. Jessica Gunning. Victoria Hamilton. Steven Mackintosh. Amber Rose Revah. Russel Tovey. Indira Varma. Lee Nicholson Harris. Martha Mackintosh. Terence Beesley. Julian London. Jeremy J Webb. Glenn Webster

La BBC es infatigable creadora de miniseries de televisión que van desde epopeyas históricas a género negro. Y Filmin tiene a bien ser un repositorio fantástico con quienes tenemos tiempo para dedicarle ( nota rebelde: todos tenemos algo de tiempo para la cultura, otra cosa es si decidimos dedicarlo a otros menesteres ), e interés.
Este fin de semana, de calor asfixiante y soledad en Madrid, me he tragado los cuatro capítulos que forman What remains ( me niego al horrendo título español).
Todo comienza en una casa, un edificio de pocos residentes que, de alguna manera, será el protagonista principal de esta historia oscura. Allí, por circunstancias sin importancia, aparece en el ático el cadáver de una vecina que llevaba más de dos años desaparecida sin que nadie la hubiese echado en falta. El estado del cuerpo hace imposible determinar si ha sido un asesinato y la policía no parece demasiado interesada en ahondar en ello. Sólo un detective recientemente jubilado, decidirá por su cuenta avanzar en una investigación que pronto se muestra confusa y con muy pocas referencias a las que agarrarse.
En el desarrollo de la investigación, tendremos que enfrentarnos a verdades subyacentes como la crueldad de la sociedad ante quienes no se ajustan a la estética tradicional, ante los más débiles, la necesidad de posesión del ser humano, la invisibilidad de algunas personas en un mundo que parece más abierto que nunca a las relaciones, el paso del tiempo y el olvido. Ninguna de ellas gradable, ninguna de ellas baladí.
El negro británico tiene siempre un punto de maridaje con el gótico, algo muy presente en esta historia.
Hay dos elementos de ese gótico clásico que encontramos aquí claramente:
En primer lugar ya he citado la casa, el oscuro edificio que parece cercano a la casa encantada de los cuentos de fantasmas y que conforma un escenario capaz de convertir temible cualquier acción banal. En este caso, son muchos los planos, interiores y exteriores , desde diferentes perspectivas y a distintas horas, que consiguen otorgar al edificio una personalidad malsana, propia. Por momentos parece que respirase.
En segundo lugar los secretos. La mayoría de las buenas historias góticas se cimentan en antiguos secretos del pasado que nunca parecen haberse enterrado convenientemente. Aquí, cada uno de los vecinos, tiene algo que ocultar, un punto sórdido bajo su apariencia más o menos modélica. Una especie de Rue del Percebe en miserable. Una lectura reflexiva puede hacer que cuestionemos la acumulación, pero su desarrollo es tremendamente efectivo y ninguno de los personajes se queda sin su nivel de intervención, sin cerrar su círculo.
Como siempre, la serie está estupendamente escrita, perfectamente graduada en sus efectos y equilibrada, con cierto aire chejoviano, no ajeno a estas propuestas británicas. El detective, tanteando desde su soledad su lugar en el mundo, es un perfecto guía en esta hazaña de búsqueda de la verdad que a punto está de escurrirse.
Me encanta este concepto de visionado, tan apartado de los tiempos en que era necesario esperar incluso una semana para poder acceder a la continuación de una propuesta seriada.
Repito, y por eso las he integrado aquí como tema a comentar, que ya considero estas series nada más que otra forma de narración audiovisual, con las mismas exigencias y calidades que cualquier película de culto.

Público

No hay comentarios: