Páginas vistas en total

miércoles, 17 de agosto de 2016

CINE: LA LEYENDA DE TARZAN de David Yates

EE.UU 2016
Alexander Skarsgad. Margot Robbie. Christoph Waltz. Samuel L Jackson. Djimon Hounsou. Jim Broadbent. John Hurt.  Ella Purnell. Cali. Simon Rusell Beale. Madeleine Worrall. Laurence Spellman. Lasco Atkins. Casper Crump. Guy Potter

Cuando aparecen nuevas versiones de historias de siempre, como Tarzán, es cuando nos percatamos de lo antiguos y poco permeables que somos muchas veces: "este no es mi Tarzán" es una frase que hemos escuchado a tenor del estreno de La Leyenda de Tarzán.
Obvio.
Pretender que se les siga regalando a las nuevas generaciones la emoción en el mismo envoltorio que nosotros la percibimos es como pretender que el primigenio King Kong les siga produciendo algo más que ternura.
Cada generación tiene derecho a sus propios códigos y a la adaptación de los mitos. El resto es nostalgia entendida como imposición.
Este Tarzán nace donde terminaban las anteriores historias. El inicio recuerda más bien a Greystoke, la propuesta desmitificadora de Hugh Hudson que, de hecho, podría funcionar como bisagra entre las primeras aventuras y la propuesta actual.
El hombre mono es ya un lord inglés al que una trama internacional hace regresar al paisaje del Congo.
A partir de ahí, nos ofrecen una aventura trepidante, unos efectos visualmente excelentes, unas vistas con toda la grandeza del continente, y tensión y emoción para convertir esas casi dos horas en un estupendo entretenimiento que nunca tiene la pretensión de convertirse en un tratado de antropología.
He tenido la suerte de disfrutarla con uno de mis sobrinos, de doce años. Ver sus ojos durante la proyección, multiplica el valor de esta y me reitera en mi enunciado inicial.
Este Tarzán es una oportunidad honesta para acercarles a un cine y a un tipo de historias que les abrirá el hambre de aventuras.
¿Que tiene de malo?.
¿Que nosotros somos ya difíciles de sorprender?.
Intentemos gozar entre liana y liana, entre orangutanes, leones y avestruces, con una casta historia de amor y en una selva que, muy posiblemente, nunca lleguemos a pisar.
Creo que sería un buen ejercicio para cualquier adulto.

Público  

No hay comentarios: