Páginas vistas en total

miércoles, 24 de septiembre de 2014

NOVELA: LA COMADRONA de Katja Kettu


Alfaguara
416 páginas
También disponible en ebook.

Las guerras no sólo se luchan en los campos de batalla sino también en las zonas fronterizas.
Los libros de historia a menudo limitan la información a los grandes encuentros bélicos, protagonizados por quienes llevaban uniformes de uno u otro bando, también es cierto que la historia de una contienda se escribe después , y lo hacen aquellos que , no sólo vencen , sino que ocupan un lugar relevante en el mundo.
Por eso en muchas ocasiones , el sufrimiento de las pequeñas comunidades queda relegado al conocimiento local y, en demasiados casos, al olvido.
Es lo que ocurre con Laponia y la Segunda Guerra Mundial.
La Comadrona nos presenta una historia , de amor aunque cueste por momentos identificarla como tal, en este entorno; lo hace alrededor de un personaje totémico que parece representar al pueblo, feroz y aterrado, que se ha visto inmerso en un conflicto atroz del que , seguro , no va a sacar ningún beneficio. A la raiz salvaje de su existencia, perdida en la incultura y los instintos más básicos del ser humano, se incorpora la necesidad de sobrevivir en medio del horror. Desde la aldea perdida que por momentos nos recuerda a la base de los relatos de Herta Muller, hasta los campos de concentración donde la bestialidad era una forma de existencia. 
Como he dicho antes , La Comadrona es algo así como una historia de amor, pero es tal el realismo que utiliza su autora al trasladarnos la suciedad física y moral en que se enclava , que es muy difícil identificar algún sentimiento positivo entre la mugre.
Este es uno de los problemas que encuentro en su lectura : todo es tan sórdido que por momentos necesito aire para respirar.
Otros problemas son más estructurales : me cuesta encajar las piezas relacionadas con el espionaje y el pasado, o alguna encaja en exceso; no es fácil seguir la situación para los que no estamos bien informados sobre lo que sucedió en aquellos lugares durante la masacre. Hubiese sido de agradecer que las páginas de referencia histórica que cierran el volumen estuviesen al principio.
Pero mi problema mayor es con la traducción : tal vez sea una elección difícil pero me cuesta mucho pensar en la identificación de los personajes con ese lenguaje cheli que , por otro lado, contrasta absolutamente con la hondura de sus pensamientos y su fuerza interior ; me parece impostado y me aleja constantemente del realismo necesario para comprenderlos y para identificarme con ellos y con el horror que les rodea.
Tengo que reconocer que por momentos, La Comadrona me causó un profundo rechazo; sin embargo, mi apreciación final es más positiva, no sólo porque el libro crece en el último tramo, sino también porque , en su capacidad para dar voz a los callados de la historia , consigue enfrentarnos a su tragedia y otorgarles una grandeza que , en muchos casos, les ha negado el olvido.

Público   

No hay comentarios: