Páginas vistas en total

viernes, 25 de abril de 2014

CINE: HER de Spike Jonze

USA 2013
Joaquin Phoenix. Scarlett Johanson ( Voz ). Amy Adams. Rooney Mara.

A pesar de las excelente críticas recibidas por esta película, he tardado dos meses desde su estreno en ir a verla; siempre se me adelantaba otra que me apetecía más.
¿Porqué?.
Porque tengo en el recuerdo otra cinta de su director ( guión y dirección ) que también fue muy alabada , El Ladrón de Orquídeas, y que a mi me pareció un pastiche pretencioso, absolutamente artificial y, en su peor acepción, "moderno"; un intento intelectual al que por todos lados se le notaban las costuras.
Lo dicho: me causaba una gran prevención su cacareada originalidad.
Bien, pues al final me he decidido, y tengo que decir, lo primero, que me ha confirmado en ciertas certezas aunque no fuesen las previstas:
Una , ya intuida desde Gladiator y confirmada en The Master, y es que Joaquín Phoenix es un actor excelente, de múltiples registros. El es el tronco de Her, en un constante primer plano, y está tierno, triste, divertido, feliz, sólo... magnífico siempre.
Segunda, la voz  es uno de los elementos más relevantes en una interpretación; aquí Scarlett Johanson es sólo una voz. Y es inolvidable. Imprescindible ver Her en versión original. Dudo que por muy bien que esté doblada , pueda llegar a esa colección de matices.
Tercera, el paisaje urbano de Shanghai es fascinante, especialmente de noche.
Cuarta, todos podemos equivocarnos alguna vez, incluso los directores de cine, y alguien, después de un fiasco como El Ladrón de Orquídeas, puede ser capaz de una maravilla como Her.
La cinta está situada en un estiloso futuro, futuro  que no se refleja tanto en sus componentes estéticos ( aunque hay puntos tan logrados como el vestuario masculino ), como en las relaciones personales; un futuro donde parece que el amor, la comunicación, la compañía, se han convertido casi en otras necesidades fisológicas que deben de ser cubiertas; no en vano, el protagonista trabaja en un empresa dedicada a escribir cartas ajenas, plagadas de sentimientos ( falsos ).
Es ahí donde nos encontramos con un hombre tristemente romántico ( recien separado, de que forma tan estructurada, simple y sutil, nos narra el autor, desde el recuerdo, esa historia fracasada ) , que no es capaz de encontrar una pareja que responda a su ideal, a su pasión, a su romanticismo. Porque, digámoslo ya, Her es una película absolutamente romántica, a un nivel que emocionaría a, por ejemplo a Douglas Sirk. Y como cualquier historia de amor que pretenda sublimarse, es una historia de amor imposible, de dos personas condenadas a no encontrarse.
Theodore y Samantha , pueden ser cualquier pareja de las que viven en mundos diferentes, la sirena y el príncipe, la princesa y el sapo, la bella y la bestia o capuletos y montescos. Da igual. El caso es que sus dimensiones son diferentes y esto llena de matices a los dos personajes principales.Incluso cuando parece que se ha encauzado hacia la normalidad, no tardamos en comprender que, con toda lógica, era sólo un espejismo.
El guión no sólo es perfecto, capaz de resultar apasionante en su dificultad ( a fin de cuentas, de los dos protagonistas, sólo uno es corpóreo , y la máxima acción son los diálogos ), sino que es riquísimo en líneas de fuga, posibilitando reflexiones sobre la realidad y la necesidad de crearla, o la verdadera naturaleza del amor, e incluso la aceptación de lo diferente.
En Her, lo que podía ser artificio se despliega con una naturalidad pasmosa. Hay belleza, hay poesía y hay una gran sensibilidad llena de inteligencia.
Es una obra delicada y grande a un tiempo.
Espero que sea este el Jonze real, el que debe de darnos todavía muchas otras joyas como esta.

Público    

No hay comentarios: