Páginas vistas en total

sábado, 15 de marzo de 2014

CINE: OCHO APELLIDOS VASCOS de Emilio Martínez Lázaro

España 2014
Clara Lago. Dani Rovira. Karra Elejalde. Carmen Machi

Hay dos ideas que me parecen indiscutibles y que vienen muy bien a colación de esta película:
En primer lugar, reirse es una de las cosas más saludable que puede hacer un ser humano. Sin ningún efecto secundario.
En segundo lugar, ser "políticamente correcto", además de ser una invención moderna ( cuando éramos más pequeños y todo era más fácil, ser políticamente correcto era algo así como no parecerse a Jaume Matas o a Magdalena Alvarez ), es una absoluta estupidez que sólo sirve para limitar la libertad de expresión.
Con todo ello, me siento muy agradecido cuando alguien decide saltarse la corrección y hacernos reir con aquello que ,más o menos, todos pensamos, pero pocos se atreven a decir.
Además, ya he comentado en otras ocasiones, que me supera el exceso de trascendencia, esa vocación de mucha gente de convertir cada segundo de su vida en una lección de filosofía. Esto último parece de perogrullo, sin embargo, ¿porque parece costar tanto a los críticos alabar una comedia y a los jurados de cualquier premio o festival, reconocerlas?.
Me gusta reirme. Y creo que hay pocas cosas que no admitan dejar de ser tomadas en serio de vez en cuando.
Y por supuesto que es muy sano mirar España con otros ojos, capaces de no ruborizarse a la hora de reconocer lo disparatado de ciertos tópicos, muy arraigados en el subconsciente colectivo, de convivir con miedos y lugares comunes.
Poner en la misma línea a un andaluz, muy andaluz, y a una vasca, muy vasca, parece un estupendo punto de partida.
Con esa base, y un guión lleno de gags excelentes, se conforma una comedia romántica, que posiblemente, más allá del contenido, no aporta nada nuevo, pero sí dosifica muy bien el desarrollo, arriesgándose a veces a rozar el exceso, pero siempre consiguiendo no caer en él.
No en vano, Emilio Martínez Lázaro es un director con experiencia más que suficiente para saber como manejar este material. Además , es tan respetuoso como para mostrarnos los bellísimos paisajes, en norte y sur, donde habitan esta panda de patosos.
Los cómicos siempre deben de acompañar un proyecto así. Machi y Elejalde hacen bien lo que sea. Clara Lago tiene físico y caracter para hacer creíble su personaje. Pero la verdadera sorpresa es el monologuista Dani Rovira, que aparece con la simpatía, la presencia y la agilidad para convertirse en un muy bien actor del género.
Me he reído mucho con Ocho apellidos vascos. Y me ha divertido reírme. Ha sido un rato excelente durante el cual, no sólo no tuve tiempo para pensar en, por ejemplo, el Protocolo de Kioto, sino que además me he alegrado mucho de no hacerlo.

Público        

No hay comentarios: