Páginas vistas en total

lunes, 3 de febrero de 2014

NOVELA/ RELATOS: NIÑOS EN EL TIEMPO de Ricardo Menéndez Salmón

Seix Barral- Biblioteca Breve
224 páginas
También disponible en ebook.

Descubrí a Menéndez Salmón, supongo que tarde , gracias a esa pesadilla que se titulaba La Noche Feroz; luego lo confirme en esa otra que se llamaba Medusa.
En ambas terminé sobrecogido por su temática, por su forma de asomarse al horror desde la aceptación del ser humano, urgando en su interior sin excusas ni coartadas.
Pero , sobre todo, supongo que lo que lo hacía más terrible ( y, porqué no decirlo, fascinante ) era la precisión y la inteligencia de su lenguaje , y que incluso en la brevedad, tuviese tiempo y espacio suficiente para pensar y para hacernos pensar a nosotros, para acompañarnos en ese viaje a las profundidades.
Niños en el Tiempo regresa a sus constantes.
Es difícil mantener una coherencia tan absoluta ( creo que tres obras son suficientes para pensar que es lo normal en su producción ), sin ninguna  concesión.
Aquí está de nuevo la brevedad , la precisión. No hay una página de más , no hay un adorno. Su prosa es seca , destinada a dibujar la realidad que quiere mostrarnos, con trazós sobrios, ajenos de cualquier contaminación emocional, incluso cuando, como es en este caso, el tema se hubiese prestado a desviaciones fáciles en ese sentido.
Porque de nuevo,  aunque en un entorno y situación más cotidiana , Menéndez Salmón se asoma con nosotros al dolor . ¿ Puede haber dolor más lacerante, más incomprensible, más denso, que la muerte de un hijo cuando apenas es un niño? ¿ cuando no merece más que la vida?. Es este el tema principal de esta narración, que es novela y a la vez tres relatos en sus tres partes, perfectamente estructuradas.
La primera, la más dura, nos invita a identificarnos con ese escritor que se encuentra ante esta tragedia absurda; con una capacidad de análisis de cirujano, recorremos sus sentimientos, su necesidad de avanzar , la onda expansiva que afecta a su matrimonio. Es tal la inteligencia, la sinceridad , y, ya lo he repetido en varias ocasiones, la precisión con la que se describe y se cuenta, que es imposible no comprender, no estar, no ser, no mimetizarse con ese personaje que es persona. Posiblemente sea en esta parte, en este dolor inmenso y el intento de convertirlo en algo material, para poder agarrarlo y lanzarlo fuera, donde estén las mejores páginas de esta obra, el mejor Menéndez Salmón y también el más arriesgado; ya dije antes que era fácil despeñarse en el sentimiento, algo que aquí no ocurre. Presiento que es esa ausencia del grito, de la expresión, lo que hace todo más terrible, por íntimo.
En la segunda parte , posiblemente como forma de huida , el autor intenta buscar en el arte de fabular , una escapatoria, y para ello vuelve los ojos a otra infancia robada , en este caso no por la muerte sino por la historia. El autor se enfrenta a narrarnos, a inventar , lo que debería de haber sido la infancia de Jesús , esa vida "oculta" de los Evangelios.
Hay mucha lucidez, hay imaginación y calidez , hay inventida de un buen contador de historias, pero también la reflexión sobre su oficio y el sentido de la literatura, en un ejercicio inteligente y hermoso, que encaja a la perfección con las páginas anteriores. Contar como necesidad , buscar como necesidad.
Como también encaja la tercera parte , una especie de bálsamo que nos regala el tiempo, quizás para recordarnos que la infancia siempre prevalecerá, que siempre nacerán "niños de niños de niños", y al mismo tiempo, que las heridas más o menos cicatrizan y encima de ellas, superficialmente , sólo queda la piel.
Es difícil decirlo de un libro que produce un impacto tan profundo, pero Niños en el Tiempo es un libro hermoso, y es de las obras en las que , con mayor acierto, navegamos entre la propia historia y la reflexión literaria . Es sin duda una experiencia importante que es complejo olvidar y, posiblemente, también abarcarla en todo lo que representa.
Y una vez más , su autor, que se confirma como una las grandes plumas de nuestro país, demuestra que hace falta poco para conseguir ese impacto,  talento y verdad.
Una obra única.

Público    

No hay comentarios: