Páginas vistas en total

miércoles, 24 de mayo de 2017

CINE: YOUR NAME de Makoto Shinkai

Japón 2016
Animación

Creo que fue El Viaje de Chihiro la película que marco realmente el punto de inflexión:
A partir de esa extraña y magnética historia, quedo claro que el cine que hacían los herederos de Heidi, distaba mucho de ser un cine infantil, por mucho que frecuentemente algunos de sus protagonistas fuesen niños o adolescentes.
Yo personalmente disfruto horrores con la delicadeza del trazo, la humanización no hiperrealista de sus personajes, frente a unos escenarios recreados con un verismo sorprendente, sobre todo con su tratamiento del color, en definitiva con su capacidad para crear belleza. Ponyo, Toroto, .... comestibles peluches con alma que nos roban el corazón.
Pues bien, asumiendo que voy bien dispuesto, lo cierto es que salgo de Your Name sorprendido, enamorado, rendido.
En primer lugar, si hablaba antes de belleza, creo que es una palabra que se queda corta para describir la catarata visual que nos regala, paisajes abiertos, la ciudad de Tokyo, tierras devastadas.... todos están llenos de detalles en un trazo ligero pero firme y con una capacidad alquímica para generar colores, tonos e incluso texturas. Lo que alcanzan estos creadores es magia.
Pero no es esto lo que más me sorprende.
Creo que lo más maravilloso de esta película es el guión.
La historia, que finalmente se conforma como una singular y creativa fábula fantástica de amor, alrededor de la idea de los pliegues del tiempo, comienza casi como una comedia juvenil. A partir de ahí, transita por diversas vías, sorprendiéndonos en cada recodo. Y lo más difícil es que algo en apariencia complejo, se cuenta con una narrativa clara y perfectamente comprensible, y se cierra a la perfección.
Es una historia romántica efervescente.
Es una juguetona y lúcida historia de ciencia ficción.
Your Name divierte, emociona ( que difícil y que maravilloso que unos dibujos sean capaces de emocionar ), nos mantiene en tensión.... Es una joya con escenas inolvidables, como, por poner sólo un ejemplo, el cruce en el puente bajo la lluvia.
Está claro que mi entusiasmo es absoluto ( sí, creo que ha quedado claro ).
Pero, de verdad, esta obra maestra lo merece.
Que gozada para los sentidos, pero también para la inteligencia¿.

Público

No hay comentarios: