Páginas vistas en total

martes, 4 de abril de 2017

NOVELA: EL BOSQUE INFINITO de Annie Proulx

Tusquets
848 páginas
También disponible en ebook

Hay libros que uno no lee, libros en los que uno entra. Incluso libros en los que a uno le gustaría quedarse a vivir.
Este es el caso de El bosque infinito.
Son libros grandes , densos, llenos de historias. La experiencia se convierte en un viaje largo y tupido, como los bosques en los que nace esta larga epopeya.
En el siglo XVII, dos inmigrantes europeos llegan a América desde una Europa empobrecida y asolada por la miseria más absoluta, buscando una oportunidad para sobrevivir.
Su destino es el inmenso bosque, su objetivo, convertirse en taladores. El nuevo mundo se abre ante ellos como un nuevo nacimiento.
Desde ahí, René, en apariencia el más fuerte, se mimetizará con el entorno dando lugar a una línea de descendientes en los que las raíces indias se fundirán con el hombre blanco.
El otro, será el creador de un estirpe de empresarios madereros, una de las grandes fortunas del continente.
Saltando entre ellos, asistiremos a tres siglos de historia, a unas sagas complejas que irán dejando al margen los acontecimientos que se van sucediendo a su alrededor, guerras, crisis, cambios culturales.... Como música de fondo frente a sus historias particulares , las que verdaderamente interesan a su autora y a nosotros.
En muchas ocasiones se ha hablado de la búsqueda y el intento por parte de muchos escritores, de crear la gran novela norteamericana , como forma de generar una crónica que refleje el tapiz inmenso de ese país, en tiempo y en espacio ( me cuesta olvidar el artificioso y sobrevalorado fiasco de Ciudad en llamas ).
Creo que , francamente , por ambición, amplitud y grandeza literaria, El bosque infinito podría ser una buena candidata a ocupar ese lugar.
Proulx opta por cambiar el punto central en cada parte, y en algunos casos, en cada capítulo. Con ello obtiene una pluralidad de historias que le permite crear un paisaje habitado brutal en tamaño y en contenido.
La narración se desdoble y se apoya en elipsis para poder abarcar la inmensidad  que se propone en tiempo y espacio, en algunas ocasiones visitando otros lugares como Nueva Zelanda y China, pero fundamentalmente centrado en América del Norte. Desde los bosques agrestes ( o quizás un gran bosque infinito, como reza el título ) , al nacimiento de las grandes ciudades.
Cada personaje secundario , por pocas páginas que vaya a ocupar, tiene su personalidad , su espacio. El catálogo es tan rico que , como decía al inicio, al terminarla se tiene la sensación de haberla habitado.
Sólo puede puntuarse como negativo la dificultad que en ocasiones existe de seguir las ramas de estos árboles genealógicos tan frondosos. No es un problema en cualquier caso para seguir todo lo que se nos cuenta.
El bosque es mientras tanto el único protagonista inmutable a través de los años, más allá del inmenso daño que la ambición del ser humano es capaz de causarle. El mensaje central de la autora es un mensaje de esperanza pero también de aviso. No sólo la naturaleza, todos nosotros, nuestra historia, corremos el peligro de no ser capaces de entender lo que verdaderamente debería de importar.
Mientras lo pensamos, podemos perdernos en bosques de páginas , en largas historias, en experiencias que, como esta, nos devuelven a los momentos en que escuchar era uno de los mayores placeres.

Público    

No hay comentarios: