Páginas vistas en total

miércoles, 12 de abril de 2017

CINE: LO TUYO Y TU de Hong Sang- soo

Corea del Sur.- 2016
Kim Joo- Hyuck. Lee You- Young. Kwon Hae- Hyd. Yu Jung- Sang. Kim Eui- Sung

Los juegos sobre la certidumbre han sido siempre la corriente que ha alimentado el cine de Hong Sang- soo.
En sus películas se cruzan planos de narración que apuntan en diferentes direcciones, unas veces como variaciones sobre un mismo suceso, como un estudio de probabilidades, otras como desarrollos interiores, con una estructura de muñecas rusas pero sin una decisión sobre cual es la más grande y cual la más pequeña.
Son una forma constante de cuestionar la verdad, tal vez de decirnos que la realidad es una cosa y el cine otra diferente.
Es el espectador quien decide. Aunque lo cierto es que nadie le pide que tome una decisión.
Entiendo que lo correcto ante el cine de este autor, lo que nos permite disfrutarlo, es dejarnos llevar sin buscar explicaciones ni intentar poner orden.
Personalmente, lo que más me gusta, junto con una inteligencia simpática que le permite urdir las tramas, es su ausencia absoluta de trascendencia y su capacidad para imprimir una asombrosa ligereza en todas sus obras.
Lo tuyo y tu viene a ser como un credo, la culminación de lo visto hasta ahora, la concentración en poco más de ochenta minutos de su forma de hacer, más destilada, podría decirse que más radical si no fuese porque el adjetivo radical no me cuadra en nada con el cine de Hong Sang- soo.
Y es que aquí no hay varios planos narrativos sino uno solo. Incluso tengo la sensación de que cierra más el entorno en un vecindario limitado, para centrarse en la historia. Para que nada nos desvíe de esta historia de amor.
Youngsoo, enamorado de Minjung, no es capaz de aceptar como es a esta mujer libre, un poco salvaje, de fácil beber y dada a relacionarse con otros hombres. Los rumores sobre ella terminan con su relación.
A partir de ahí, arrepentido, inicia su proceso de búsqueda. Mientras ella vaga por los pocos espacios conocidos a merced de otros dos admiradores.
Pero ¿ es ella?.
¿Es una mujer o sólo un deseo?
¿ Está engañándole o signos como el pitido en el oído quieren dejar la puerta abierta a una posible anormalidad?.
¿ Hay una gemela?.
Es difícil escribir algo más sin descubrir la magia que esconde este juego. Baste decir que es una delicia y que conduce a un final propio de la más hermosa historia de amor, aquella que acepta y agradece, y que es capaz de reconocer que el amor, si de verdad nos importa, puede ser más importante que la realidad e incluso modificarla a su antojo.
Antes hablaba de la ligereza de su autor.
Pues bien, esta película, compuesta a base de diálogos generalmente de dos en dos y en apariencia banales, apenas dura ochenta y cinco minutos, pero lo cierto es que se pasa como un vuelo. Es gracioso pensar que no están tan lejos de tono las comedias americanas de nueva vía que generalmente nos viene regalando Sundance, tan lejos y tan cerca,
En definitiva, una pequeña joya que, si como decía antes, aceptamos que lo importante no tienen porque ser las certezas, podremos gozar con una sonrisa.
Por cierto, esta mañana , visita a la exposición de Escher y ahora Lo tuyo y tu, creo que este miércoles está siendo un buen día para cuestionar la entidad de lo cierto.

Público

No hay comentarios: