Páginas vistas en total

domingo, 12 de febrero de 2017

NOVELA: TU NO ERES COMO OTRAS MADRES de Angelika Schrobsdorff

Periférica & Errata Naturae
587 páginas

Cuando leo Tu no eres como otras madres, no puedo dejar de acordarme de El olvido de seremos, novela que creo haber comentado aquí hace tiempo.
En ambas, el autor/ autora, relatan la biografía de uno de sus progenitores, quizás intentando entenderlos, quizás como homenaje a todo aquello que en su día no fueron capaces de compartir.
Acercarse a quien sólo mirábamos desde la exigencia, cuando se llega a entender su vertiente de ser humano. Asumir el cruce de caminos de la vida, tan a menudo.
Los dos tienen la generosidad de trasladarnos retratos íntimos, donde no se esconden las partes menos edificantes. En el caso que ahora nos ocupa, la generosidad llega al nivel de cerrar la obra con una colección de cartas privadas, que en ningún momento son explicadas, corregidas o justificadas, sino que muestran con absoluta transparencia los últimos meses de su personaje.
También los dos hablan del amor, de ese que llega antes o después y que nos lleva a ser conscientes de que , dejando de lado relaciones extremas, siempre depende de nosotros quedarnos con lo mejor o con lo peor de quienes han vivido a nuestro lado.
Angelika Schrobsdorff, avanza además en otra vía para mi muy importante, y es en como buscar una forma de narrar la Historia al margen de los canales oficiales.
Su madre, Elsie, una mujer de origen judío, se lanza a la vida en el periodo de entreguerra en Alemania. Allí vive una juventud ajena a cualquier tipo de preocupación, bastante libertaria en sus relaciones, y dirigida a su propia felicidad, más bien placer por su inmediatez.
Mientras a su alrededor el monstruo va creciendo, ella y sus amigos, se limitan a destinar sus esfuerzos a no enterarse de nada, a minimizar cualquier riesgo.
Pero la realidad siempre se impone.
Desde la frivolidad y el derroche a la miseria, el recorrido de Elsie, Angelika y el resto de su familia, se corresponde seguro, con el emprendido por muchas personas durante esos años.
Su narración en primera persona nos permite una visión sincera y sin fisuras.
Como decía antes, una nueva forma de acercarnos a la Historia, aquella que sufren en su entorno cotidiano tantos y tantos seres humanos y que no siempre se puede percibir en las descripciones enciclopédicas.
Tu no eres como otras madres, con su estructura que oscila entre la narración directa de la autora y una voz neutra, consigue hacernos presente el dolor, el desconcierto, el drama, la ruina en la que tuvo que hacer inmersión todo un país para hacerse perdonar los horrores de una guerra, para admitir la derrota con una absoluta humillación que, paradojas del destino, no sólo afectaba a aquellos que habían sido culpables sino también a las víctimas, que volvían  a serlo de nuevo.
La autora consigue hacer convivir a la perfección el paisaje externo, físico y político, con la epopeya íntima de sus personajes.
Con ello, nos proporciona el conocimiento de lo ocurrido, y también la emoción, más sincera al ser conscientes de la verdad que guardan estas páginas.

Público

No hay comentarios: