Páginas vistas en total

sábado, 14 de enero de 2017

CINE: EL PORVENIR de Mia Hansen - Love

Francia 2016
Isabelle Huppert. Edith Soob. Roman Kolinka. Andre Marcon.

El porvenir es una rara avis dentro de la tipología de película en versión original:
Estrenada a principios de septiembre, se ha mantenido en cartelera hasta ahora, mediados de enero, mientras muchas otras con mayores atractivos, desaparecían en una quincena.
También se ha hecho un hueco importante en las listas anuales americanas de favoritas.
Bueno, el hecho, por si mismo no tiene porque ser extraño.
Sin embargo, cuando nos centramos en la película, la cosa cambia:
¿ De que va?.
Una mujer de mediana edad, intelectual, que se gana la vida como reputada profesora de filosofía, tiene que afrontar que su marido la abandone por otra, que su editorial deje de confiar en ella, que su madre fallezca. Y lo vive. Sin más, ni menos.
¿ Que es entonces lo que ha convertido El porvenir en algo tan especial?.
Varias cosas, sin duda, pero diría que lo más importante, es ser capaz de poner ante nuestros ojos, ya lo he citado antes, la vida, y también lo he dicho antes, nada más ni nada menos.
Nathalie, la protagonista, es en apariencia una mujer segura de si misma, hasta en ocasiones, generar antipatía. En esta narración, este recuento de un tiempo de su vida, veremos alguna barrera que se derrumba, también su capacidad para asumir lo que ocurre sin melodramas, su comprensión absoluta de lo delicado y lo imperfecto de la felicidad.
También es verdad que en esta historia, como en la vida, son muchas las tramas que podrían anunciarse y nunca llegan a pasar, y en ese sentido, El porvenir podría ser también la de una historia no iniciada entre un alumno y una profesora en dos momentos opuestos de su existencia, o la del intento de retorno de un marido que no sabe siquiera si está arrepentido, y muchas otras, repito hasta el cansancio, como la vida.
El porvenir es un inteligente , delicado y sereno ejercicio de verdad y de equilibrio. En apariencia ligero pero tremendamente difícil.
Una apuesta radical, coherente y perfecta .
Como en cualquier película, y más si habla de sinceridad, contar con Isabelle Huppert es una apuesta segura. En un papel diametralmente opuesto al de Elle, demuestra de nuevo de lo que es capaz. Cualquier alabanza se queda corta.
Como también para esta película llena de alma.
Nos enseña que el verdadero porvenir, más allá de lo grandilocuente de la palabra, es sólo el día que viene después.... Nada más ni nada menos.

Público

No hay comentarios: