Páginas vistas en total

sábado, 1 de octubre de 2016

CINE: EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS de Alberto Rodríguez

España 2016
Eduard Fernández. José Coronado. Carlos Santos. Marta Etura. Jimmy Shaw. Emilio Gutierrez Caba. Israel Elejalde

Lo decía hace unos días hablando de Tarde para la ira: en nuestro cine patrio, se ha generado una corriente muy activa alrededor del género negro, capaz de unos resultados muy positivos, que junto con los beneplácitos de la crítica, consigue resultados de público muy estimulantes.
Alberto Rodríguez destaca en el grupo como uno de los más eficaces desde Grupo 7, y consagrado por La isla mínima.
En estas tres películas, ha elegido como escenario de sus historias el trasfondo social de nuestro país, con situaciones, personajes y atmósfera perfectamente reconocibles.
El hombre de las mil caras se atreve a más, y es que no es ya un tema de ambiente, sino la crónica de unos hechos que todavía no cuentan con la distancia de la Historia. Muchos de sus personajes, todavía están en activo y la mayoría del público, leímos en su día en directo páginas y páginas de prensa al respecto.
Luis Roldán fue el icono de la corrupción del socialismo en nuestro país. Tras unos años de acumulación de casos, este se convirtió en la gota que desbordó el vaso, y supuso una línea final en el nivel de aguante de los votantes.
A partir de ahí, se exigió un nivel de honradez a los políticos que, lamentablemente, aun no se ha alcanzado.
Pero supuso también algo más: fue como un espejo cóncavo en que tuvo que reflejarse una sociedad que había entendido la democracia como una opción de eliminar cualquier barrera moral, y el desarrollo del país como una oportunidad personal de enriquecimiento. Una sociedad de fortunas veloces donde todo estaba permitido. Como dice Luis Roldán en un momento muy definitorio de la cinta "yo sólo hacía lo que hacían todos".
Francisco Paesa es un personaje fascinante. Donde al final Roldán resulta patético, este espía a sueldo sólo de si mismo, demuestra dos condiciones que lo convierten en el perfecto "triunfador" de una tormenta perfecta: por un lado, es extremadamente inteligente, por otro, absolutamente amoral y carente de cualquier escrúpulo.
Como columna vertebral de la película es perfecto. John Le Carre habría estado orgulloso de ser capaz de inventar a alguien así. Y es verdadero. Pero el guión de El hombre de las mil caras, también se preocupa de dibujar al resto, a aquellos que terminan moviéndose como títeres a su alrededor, con resultados tan buenos como el de la mujer del forajido que tan bien interpreta Marta Etura.
He citado en el párrafo anterior dos de los valores que cualifican esta propuesta:
Por un lado, el guión, que consigue elaborar un desarrollo comprensible de una trama que podría haber resultado muy compleja, y lo hace sin olvidar el nivel humano.
En segundo lugar, la interpretación. No suele gustarme el intento de películas basadas en hechos reales al mimetizar estéticamente a sus personajes. En este caso sólo me "canta" un poco el del ministro Belloch. El resto está interpretado por unos actores que son capaces de hacer suyos los rasgos algo forzados. Eduard Fernández consiguió el Premio a Mejor Actor en el Festival de Cine de San Sebastian y seguramente estará de nuevo cerca del Goya. Pero no es el único. Antes he citado a Marta Etura; la construcción de Carlos Santos es también perfecta. José Coronado se ha convertido, no sólo en un intérprete siempre eficaz sino en un talismán que da suerte a aquellos proyectos en los que cuentan con él. Y Emilio Gutierrez Caba sólo necesita unos minutos para inquietarnos.
Por último, El hombre de las mil caras es una excelente producción. Su poliédrica construcción por multitud de ciudades y escenarios, está realizada con riqueza de recursos, perfectos para el muy buen pulso de su director, narrador y cronista.
El cine español, con esta cinta, puede competir a nivel internacional sin localismos a pesar de que la historia sea propia. Por encima de todo, es una historia apasionante y está magníficamente contada.
Lo dicho, el camino entre crítica y público de nuestro cine funciona cada vez mejor.
Será una de las cintas del año. Lo merece.

Público

No hay comentarios: