Páginas vistas en total

martes, 27 de septiembre de 2016

NOVELA: LA PRESA de Irene Nemirovski

Salamandra
220 páginas.

Irene Nemirovski es uno de los mayores descubrimientos literarios de los últimos años.
A partir de la publicación de Suite Francesa, que no dejó a nadie indiferente, se han ido recuperando con una periodicidad sostenida, todas sus novelas. Una forma de comprobar que las alabanzas que recibió entonces, no eran fruto de la casualidad.
La producción de esta narradora tantos años olvidada es de una calidad, que no puede sino dejar de sorprender dicho olvido.
Esta colección de piezas no muy extensas, ofrece un tapiz plural y complejo de la Europa de entreguerra, de una sociedad en proceso de cambio pero sin tener todavía claro cual era el camino que iba a seguir.
No existe descripción localizada porque para ella es presente, pero sí una capacidad de dibujar entornos y costumbres con la precisión de un cronista.
Pero no todo es exterior.
Nemirovski también es capaz de bucear en el interior de sus personajes, de entender y transmitir sus íntimos deseos, sus miedos, sus esperanzas.... Personajes que viven en la misma incertidumbre que les rodea.
La Presa cuenta con lo mejor de su autora.
Una historia de gran dureza. La de un joven que crece en la necesidad del éxito, y en el abandono del calor humano. Seguramente un modelo bastante habitual en aquellos desiguales tiempos de miseria. Verle alcanzar el cielo, o rozarlo, y caer , porque es imposible que el hombre renuncie por entero a su alma.
Y a su alrededor, los que le acompañan en su viaje hasta la oscuridad, los que le sostienen , los que le admiran , los que no le comprenden. Todos formando un catálogo voraz y descarnado de ese pequeño mundo.
Un relato perfectamente construido, como siempre, tanto desde el punto narrativo como desde el psicológico. Capaz de integrar con precisión acciones y sentimientos.
Tan real, que, lejos de la novelística histórica, tenemos una constante y sorprendente sensación de  verdad. Como si su autora no sólo nos contase una historia, sino que nos permitiese mirar por una ventana, entrar en un hogar, incluso en un corazón.
Otra muestra de su excelencia.

Público

No hay comentarios: