Páginas vistas en total

viernes, 9 de septiembre de 2016

CINE: TARDE PARA LA IRA de Raúl Arévalo

España 2016
Antonio de la Torre. Luis Callejo. Ruth Diaz. Alicia rubio. Manuel Solo

Las producciones españolas están ocupando, en los últimos años, un lugar importante dentro del género negro.
Son muestras sin duda comerciales pero que no por ello prescinden de la calidad, en primer lugar en una excelente escritura por regla general, en interpretaciones ( ya va siendo hora de dejar de decir que los actores británicos son los mejores del mundo ) y en producción.
Hay muestras tan sofisticadas como Toro, pero creo que el verdadero adn del negro nacional está más cerca de Peckimpah, de un negro sucio en el que posiblemente Urbizu haya sido un precursor.
Tarde para la ira se inscribe a la perfección en esta definición. No desvelo la trama si digo que se trata de una historia de venganza, una venganza cruel por un crimen igual de salvaje.
La trama, que se va desvelando con total claridad ante nuestros ojos, se desarrolla alrededor de un grupo de personajes, a los que observamos en unos primeros planos que parecen leerles mente y corazón. A su alrededor, aunque existan sentimientos nobles, todo es turbio, sucio, árido. No hay lugar para la misericordia ni para la paz.
Antes ya he citado a los actores. De Antonio de la Torre queda poco que decir. Los nuevos para mi Luis Callejo y Ruth Diaz son perfectos, profundos, vivos. Pero lo más sorprendente es comparar la aparición de Manuel Solo on su Juez Ruz de B.
Esta es la primera cinta como director de Raúl Arévalo, por eso sorprende su madurez, tanto en el control de las brutales escenas de acción como en la capacidad para conjugar esto con el respeto interior a sus personajes, la mixtura perfecta entre el movimiento febril y la mirada lenta a los ojos.
Tarde para la ira es una excelente película escrita sobre sentimientos en carne viva, sin edulcorantes pero tampoco exhibicionismo. Equilibrada en su oscuridad.
Creo que será sin duda una de las cintas de este año.
Lo merece.

Público

No hay comentarios: