Páginas vistas en total

miércoles, 31 de agosto de 2016

TEATRO: IDIOTA de Jordi Casanovas

Director.- Israel Elejalde
Intérpretes.-
Gonzalo de Castro. Elisabet Gelabert
Kamikaze Producciones.

La Función por Hacer fue una sorpresa que descubrió a un director como Miguel de Arco y una compañía como Kamikaze. Dos referencias que no tardaron en convertirse en una apuesta de búsqueda y calidad en el ámbito teatral español.
El hecho de que decidiesen embarcarse en una aventura como la gestión del Teatro Pavón no puede ser mejor noticia para los enamorados del género dramático.
Prometen una temporada apasionante con muchos de sus éxitos de los últimos años, pero abren con un estreno, Idiota, una obra que ya ha pasado con éxito por la cartelera barcelonesa.
Para mi, acudir a esta representación tenía mucho de toma de posiciones, de apoyo a estos valientes y a su iniciativa.
Supongo que es un poco absurdo, pero el hecho de que antes de comenzar, los cuatro gestores de la aventura saliesen a dar la bienvenida, me hizo sentirme como en casa. No sé si lo hacen todos los días pero a mi me encantó.
¿Y la obra?
Sí, claro, toca hablar de la obra.
Idiota comienza en un escenario extraño, casi galáctico, donde un hombre lamentablemente reconocible , va a someterse a un experimento en el que, por dinero, ha decidido participar. Su antagonista es una psicóloga atractiva, fría y eficaz que deja poco margen a sus socarronerías.
A partir de ahí, se desarrolla un intercambio milimetrado que va adquiriendo calor al tiempo que nos sorprende cada vez más, hasta el punto de situarnos entre el escepticismo y la expectación.
Es difícil decir algo más sin contar parte de la trama, y eso sería una traición. Baste decir que el autor consigue el logro de tenernos en una tensión constante y mantenida durante hora y veinte, sin utilizar trampas. Los giros son inteligentes, creíbles dentro de la dimensión en la que nos han colocado, es decir, coherentes con la historia. Y lo más complicado, llega a un final excelente donde no tenemos la sensación de que el dramaturgo ha sido capaz de enredar pero no de desenredar.
Idiota es en apariencia un juego teatral, pero creo que esconde más. Ofrece niveles sin duda muy interesantes para la reflexión.
La producción es capaz de extraer lo mejor del texto, acompañada de un importante tratamiento audiovisual, una iluminación perfecta y una música duramente evocadora.
También está claro que el director se siente muy cómodo con el libreto y lo transmite. En el programa de mano comenta que una de las cosas que más le atrajo del mismo fue su indefinición, su devenir entre el thriller y la comedia. Está en lo cierto dado que se obtiene la reacción vital en ambos: la risa y la angustia, sin que ninguna llegue a ahogar a la otra. Un prodigio de medida. Elejalde potencia ambas en su justa medida.
Posiblemente el hecho de que fundamentalmente sea actor, tiene mucho que ver con su trabajo con el dúo protagonista.
Y es que una propuesta como esta podría venirse totalmente abajo sin los intérpretes adecuados. En este caso sorprende la perfecta posición de ambos en dos personajes que exigen dos tonos tan diferentes. Se consigue. Gonzalo de Castro da todo; sin duda es el papel es un regalo pero también sería fácil pasarse de frenada, él consigue el equilibrio absoluto entre la compasión y el rechazo, entre el patetismo y la dignidad  Logra algo tan increíble como que lleguemos a empatizar con quien en un inicio sólo nos parece un patán ( y que duro este espejo, ver que podemos llegar a identicarnos con alguien así¡ ). .Gelabert le da el contrapunto perfecto, mucho más que un papel utilitario, consiguiendo que una línea de humanidad lo recorra hasta su última frase, la que cierra la representación.
Idiota es pues, digámoslo ya, un excelente estreno.
Teatro que hace pensar pero que no por eso deja de ser absolutamente entretenido, un punto que este grupo ya había alcanzado con clásicos tan asentados en el imaginario colectivo como propios del lado más aburrido de la cultura ( Hamlet, Misántropo, Antígona... ).
Creo que de alguna manera esa son las constantes de Kamikaze.
Mucho que esperar de estos magos maravillosos.
¡ Gracias pues!.
No me cabe duda que el Pavón se va a incorporar a los templos del género dramático en Madrid.

Público

No hay comentarios: