Páginas vistas en total

sábado, 11 de junio de 2016

SEIE TV: ELIZABETH I de Tom Hooper

USA/UK. 2005
Helen Mirren. Jeremy Irons. Hugh Dandy. Toby Jones. Patrick Malahide. Barbara Flynn. Ewen Bremmer. Charlotte Asprey. David Delve. Ramunas Rudokas. Eddie Remayne
Duración 223 minutos
Dos capítulos.

Con los cambios que han experimentado en los últimos años las plataformas de emisión, puede decirse que las series de televisión han perdido su temporalidad. De hecho, podría eliminarse la coletilla "de televisión" ya que, aunque se hayan producido mayormente para ese medio, lo cierto es que ya no dependen de un canal concreto o de la necesidad de esperar semanalmente cada nuevo capítulo, algo sólo aplicable a su primera emisión; a partir de entonces, quedan a disposición del público en otras fuentes y formatos; este podrá disfrutar de ellas de la misma manera que disfrutaría de cualquier grabación artística aunque exija más tiempo, claro.
En casos como los de las denominadas "miniseries" ni siquiera eso: Elizabeth I podría ser fácilmente una película más larga de lo habitual y , tanto por su calidad como por su ritmo, haber accedido a cines.
Son muchas las historias que conocemos sobre Isabel I de Inglaterra, sobre sus éxitos en el gobierno, la fuerte teatralización de su figura, y la crueldad que expresaba con sus enemigos. Sorprende de entrada un nuevo proyecto tan bien dotado en medios y con tan reconocidos intérpretes.
Pues bien, hay que decir que, lo primero que sorprende agradablemente, es que parece que, salvando las distancias, sus autores se acercan más a los folletines históricos del antiguo Hollywood que a los sesudos ensayos históricos.
Por supuesto, están de fondo episodios importantes de la historia de Gran Bretaña y su desarrollo político, desde la condena de María Estuardo hasta las conquistas militares en Portugal o el problema irlandés. Pero la base narrativa se centra en dos largos episodios amorosos y en como estos romances trágicos afectaron a esta mujer y a su entorno.
Esta opción, que podría parecer superficial a primera vista, consigue trasladarnos un personaje mucho más complejo y rico, mucho menos arquetípico de lo que hasta ahora se nos había contado. Aquí la Reina es sobre todo una mujer, prisionera de un destino difícil pero que asume con absoluto compromiso a pesar del dolor que le pueda crear, no por ello puede evitar errores y caídas fruto de las dificultades de gobernar lo más difícil: el corazón. Helen Mirren, que a este paso va a terminar representando a toda la monarquía británica, es capaz , en un trabajo lleno de matices, de mantener la grandeza y majestad pero acercándola lo suficiente para hacerla humana.
Del resto ninguno desmerece, algo que ya no sería perdonable con los británicos , a quienes los interpretes americanos se suman al mismo nivel.
La dirección artística y el vestuario no pecan de quedarse en el exceso decorativo sino que son un ejemplo perfecto de como alcanzar una perfección realista sin que en ningún caso se imponga sobre la historia.
En definitiva, es Elizabeth I es un ejemplo excelente de narración de género, sin el complejo didáctico pero muy fiel, centrada en acercarnos a los personajes que dominaron el mundo de entonces . Consigue hacerlos cercanos para también, sobre todo, conseguir entretenernos. Una fantástica propuesta. Que ahora podemos disfrutar de un tirón.

Público

No hay comentarios: