Páginas vistas en total

martes, 5 de abril de 2016

NOVELA: LA LEGIÓN PERDIDA de Santiago Posteguillo

Planeta
1152 páginas
También disponible en ebook.

Creo que ya en alguna otra ocasión he hablado del género histórico como un tipo de novela a la que debo en gran parte mi pasión por la lectura.
También sobre la decepción con la que me he encontrado frecuentemente en los últimos años. Habiendo proliferado la utilización de la coartada histórica para encajar cualquier tipo de ficción, son muchos los productos que no merecen ser encajados en esta vía que Walter Scott elevó a los altares de la buena literatura.
No es cuestión de buscar una época más o menos atractiva y acontecimientos novelescos que colorear con pretensiones de cultismo más o menos pintorescas.
La novela histórica exige rigor.
No quiero decir con ello que no haya sitio para la ficción, pero esta debe de resultar creíble, veraz, y respetuosa. Exige conocimiento e investigación y también respeto con las fuentes y fundamentalmente con el lector.
Además del ya citado Scott o de las biografías sublimes de Stefan Zweig, muchos autores no tan considerados como Mary Renault o Pauline Edge o, en nuestra tierra, el mismo Terenci Moix, demostraron que se podían crear historias dentro del manto de la Historia.
Posteguillo se coloca en esta liga. Sin duda es un apasionado por lo que cuenta, pero además, estoy seguro, ha sido un lectos hambriento del género, y ha disfrutado mucho leyendo.
Tanto como nos hace disfrutar a nosotros.
No conozco su trilogía anterior pero sí he devorado esta centrada en Trajano. Desde Los asesinos del emperador a esta Legión perdida, pasando por Circo máximo. Y tengo que decir que , al margen de sus virtudes literarias, he recobrado esa pasión dentro del descubrimiento y la aventura de muchas horas de lectura de mi infancia.
La narración que recoge en estas mil páginas , tiene dos líneas en paralelo, por un lado la de la leyenda de  la Legión Perdida de Craso, y, muchos años después, las conquistas del Cesar en Partia. Esta última a su vez , se desdobla en varias epopeyas y alguna pincelada para trazar un mural amplio y complejo del Imperio Romano .
Por supuesto hay sorpresa: vincular el más lejano oriente con esta civilización, no sólo añade color a la narración sino también una nueva vía de conocimiento que , al menos yo, ignoraba.
Repito: las fuentes que se recogen al final del libro, así como una completa sinceridad por parte del autor a la hora de trasladar lo que es ficción y lo que es historia, demuestran su respeto y su enorme trabajo en su escritura, pero está claro que , con esa base , su máximo objetivo es entretener . Y vaya si lo consigue.
Espero que ya esté listo para afrontar nuevos retos.

Público

No hay comentarios: