Páginas vistas en total

lunes, 7 de diciembre de 2015

EXPOSICION: ARQUETIPOS. Edward Munch

Museo Thyssen Bornemisza
Madrid
Hasta el 17 de enero.

Siempre que escribo sobre una exposición de pintura digo lo mismo: soy un profano.
Me asomo con sorpresa y sin ningún prejuicio.
Descubro y disfruto.
Tengo por supuesto mis preferencias, y entre ellas están los expresionistas, esos creadores que convierten sus obras en un catálogo de sentimientos, de sensaciones, de intentar describir y entender la existencia. De brochazos interiores que apelan no a nuestra razón sino a algo mucho más íntimo.
Munch me traslada a otra forma de contar. A una colección de impactos. A colores y formas tan salvajes que salen del corazón del artista y llega al corazón de quienes nos sentimos sobrecogidos ante esa belleza extraña y singular.
En esta exposición, preciosamente organizada a través de emociones y conceptos, además descubro su catálogo como un trabajo evolutivo , que recupera figuras en el tiempo hasta llegar a piezas perfectas, que consigue contar verdaderas historias en estas figuras que tanto dicen desde su fisonomía y desde el espacio en que se mueven.
No es fácil no sobrecogerse ante esas figuras mudas porque no consiguen lanzar su voz con todo lo que tienen en su interior , representantes de una sociedad tan injusta como alejada de poder comprender el significado de su propia existencia.
Esta exposición es un viaje hermoso y terrible, un viaje , repito, por una extraña belleza.
Un viaje del que, al margen de la hiperconocido El grito, traigo una de mis pinturas favoritas, esta niña enferma que parece concentrar toda la tristeza del mundo.
Una joya a nuestra disposición en Madrid.

Público

No hay comentarios: