Páginas vistas en total

lunes, 7 de diciembre de 2015

CINE: EN EL CORAZON DEL MAR de Ron Howard

USA 2015
Chris Hemsworth. Benjamin Walker. Cillian Murphy. Brendan Gleeson. Ben Whisaw. Tom Holland. Joseph Mawle. Jamier Sives. Donald Sumpter. Jordi Molla

Creo que aquellos que nos hemos criado cinematográficamente hablando en Sesión de Tarde ( y que cuando crecíamos un poco, lo completábamos con Sábado Cine ), tenemos una sensibilidad especial.
La sensibilidad de la aventura.
Terminábamos de comer, nos tumbábamos delante de la televisión, y nos preparábamos para lo que viniese: piratas, safaris, soldados, indios y vaqueros... era indiferente, sabíamos que nos esperaban dos horas apasionantes en otro lugar.
Y así, sábado tras sábado.
Obviamente, algunas eran muy buenas, otras sólo buenas, otras obras maestras. Pero todas nos ayudaban a viajar.
De vez en cuando, aparecen todavía películas que nos ayudan a recuperar aquella hermosísima sensación. Es cierto que es difícil recuperar la ingenuidad de entonces, pero sólo el hecho de conseguir asomarse al chiquillo que éramos, ya es importante.
Cuando aparece una de estas cintas, no discutimos ( siempre, por supuesto, de un nivel de calidad exigible y por encima de todo, del respeto al público ) sobre su objetivo, sobre si se acerca a ser una obra maestra o cual es su estilo...
No. Lo importante es lo que nos hace sentir.
Esa emoción por estar allí. Dentro de los fotogramas.
En el corazón del mar, con unas imágenes increíbles, y una cuidadísima dirección artística, es sin duda una de esas películas.
Todo comienza en el prólogo de Moby Dick. Herman Melville busca a un marinero jubilado para pedirle que le cuente una vieja historia que le hará que se tenga que enfrentar de nuevo con sus peores demonios.
Aquí comienza la epopeya de un grupo de hombres que buscaban su negocio en la caza de las ballenas y se encontraron con un vengador terrible.
Frente al referente literario, aquí la gran ballena, no es un demonio, sino un animal cuyo comportamiento es mucho más comprensible. Y el núcleo es la lucha entre dos hombres que terminan coincidiendo en la verdad.
La historia se va desarrollando entre recuerdos y tormentas, con , ya lo he dicho anteriormente, imágenes fabulosas del mar y de las ballenas, en especial las de ese magnífico monstruo.
Y yo, sentado en mi butaca, me siento como parte de esa tripulación.
Puede decirse que le falta épica y que grandeza de su narrativa no está a la altura de la grandeza de los elementos. Que Ron Howard es un artesano sin mucha personalidad, pero eficaz, que igual hace películas de sirenas que de corredores de fórmula 1.
Pues vale.
Pero yo he visto En el corazón del mar con una de mis hijas, y lo hemos pasado estupendamente.
Ahora que a pesar del gran número de canales de televisión no es fácil encontrar películas que merezcan la pena ( como hemos perdido en este sentido ), se agradece mucho que alguien se acuerde de que el cine también debe de ser entretenimiento, para todos.

Público

No hay comentarios: