Páginas vistas en total

miércoles, 21 de octubre de 2015

TEATRO: REIKIAVIK de Juan Mayorga

Director.- Juan Mayorga
Intérpretes.- Daniel Albadalejo. Cesar Sarachu. Elena Reyes

Nadie puede ya dudar de que Juan Mayorga es el dramaturgo actual más importante de nuestro teatro.
Es impresionante su capacidad de producción, pero también la pluralidad de temas y modelos, desde la parábola animal al teatro social, y, muchas veces , la recreación de la historia reciente; sorprende en este último caso ( o al menos a mi me sorprende ) su alejamiento de los referentes más castizos, más cercanos; así en sus piezas "históricas" Mayorga ha hablado de la Revolución Rusa o los campos de concentración alemanes.
Y, sobre todo, Mayorga es muy teatral, su teatro es muy teatro, huyendo de cualquier atisbo de naturalismo o de búsqueda de la realidad impostada. Sus textos ( y hablaremos también de sus representaciones , ahora que también dirige ) son artefactos escénicos que no esconden su condición de tal, sino que la potencian y la aprovechan.
En Reikiavik, contamos con dos de esas constantes:
De nuevo el autor recurre a la historia, esa partida de ajedrez que se convirtió, en plena guerra fría, en un combate tan importante como los de Waterloo o Bailén , aquí referenciados. Ese acontecimiento que elevó a la historia a la capital de Islandia y que llegó a vincular a dos potencias a su más alto nivel, sobre dos personajes desconcertados , alejados de la relevancia de su misión o incapaces de entenderla en toda su dimensión.
Pero lejos de una narrativa simple, Mayorga recurre, crea, un artefacto como hizo por ejemplo en El chico de la última fila, y que nos permite transitar por lo ocurrido con cierto nivel de reflexión en la distancia. Una estructura muy inteligente, coherente hasta el final, y que abre puertas para pensar en otros aspectos como el lugar y la forma de la narrativa y su vinculación con la realidad.
De esta manera, veo en Reikiavik tres lecturas que encajan a la perfección:
Por un lado es la traslación de una pequeña y grande epopeya histórica, en la que personajes normales se vieron engullidos por intereses superiores.
En segundo lugar , un ensayo sobre la realidad , la narrativa , las vías de escape.... este aspecto daría para un largo debate , para ahondar más en lo que se nos ofrece tirando de diferentes hilos.
Y también , Reikiavik es un misterioso cuento borgiano, con mucho misterio y algo de magia.
Mayorga se estrenó en la dirección con otro texto suyo de también pocos personajes, La lengua en pedazos ; aquí la propuesta es más arriesgada y no por ello deja de estar conseguida, no en vano es suyo el texto y sabe sacarle el mejor partido, con muy pocos elementos y potenciando el humor , hasta conseguir no sólo divertirnos sino casi trasladarnos en el tiempo y en el espacio.
Es imposible hablar de esta propuesta sin citar a sus dos actores protagonistas ( Elena Reyes también está perfecta en el papel de acompañamiento, no sería justo no citarla ). Albadalejo y Sarachu, siempre presentes , con texto infinito y un lenguaje gestual lleno de matices , se conviertes en dos seres plásticos, capaces de transitar entre los tonos y palabras con una sorprendente veracidad y una entrega total. Son una mezcla perfecta de dramatismo y clown que nos atrapan desde el primer hasta el último minuto. Sin ellos, esta pieza no tendría esa fuerza.
Reikiavik está siendo un éxito. Lo merece. Es otra muestra de que Mayorga es ya un autor universal. Un gran dramaturgo de nuestro tiempo y para todos los tiempos.

Público    


No hay comentarios: