Páginas vistas en total

sábado, 5 de septiembre de 2015

CINE; UN DIA PERFECTO de Fernando León de Aranoa

España 2015
Benicio del Toro. Tim Robbins. Olga Kurylenko. Melanie Thierry. Fedja Stukan. Sergi López

Si por lo general hoy en día es difícil entender una guerra, en pleno siglo XXI, en concreto la Guerra de los Balcanes es un puzzle que tiene mucho de kafkiano, de esperpento sangriento donde, ya lo decía cuando hablaba de Mandarinas, incluso para los que la están sufriendo es muy poco claro quienes son los bandos contendientes y quien pertenece a cada uno.
Fernando León de Aranoa es un excelente guionista además de un muy buen director, como ya ha demostrado en varias ocasiones; también ha demostrado su interés por la justicia y los conflictos sociales ( los barrios periféricos, la prostitución, el paro... ), en este caso, su mirada sigue el mismo nivel de compromiso, pero lo dirige hacia el exterior, y también, creo que por primera vez, utiliza como base un material ajeno, una novela de alguien que ha vivido en directo lo narrado, aun así  lo hace suyo con su innata capacidad de guionizar.
Nuestro español aborda un proyecto internacional ( en localización y actores ), posiblemente la única forma de afrontar la propuesta en su amplitud,  para relatar la cara trasera de las batallas, la vida diaria de los cooperantes, aquellos que intentan ayudar entre las bombas y trasladar cierto nivel de humanidad en medio del horror.
El conflicto es muy sencillo: un cadáver en un pozo contamina el agua, necesaria para los habitantes de la zona, la necesidad de extraerlo para solucionar el problema, se convierte en un objetivo titánico para estos hombres, al tiempo que se enfrentan a sus propias historias y a la de un niño que se cruzan en su odisea y que parece representar el dolor de la infancia, las mayor víctima de cualquier contienda.
Fernando León es capaz de crear personajes complejos y sus pequeñas historias sin tener que excederse en la información, sino apuntando con una impresionante lucidez a su corazón; además dialoga también como nadie, pero esta vez tal vez acercándose más al humor como elemento necesario para distanciarse un poco de la tragedia y permitir analizarla con objetividad. Es importante como consigue que brote la sonrisa en este entorno desolador sin que en ningún momento tengamos la sensación de que es algo incorrecto, sino al contrario, propiciando cierta ternura.
La cámara aprovecha los impresionantes paisajes naturales, sin evitar mostrar las ruinas, y se decide por un ritmo frenético cercano al rock, una elección totalmente adecuada para avanzar en una historia que no tengo claro si es muy sencilla o muy compleja. También es una elección perfecta que apunta directamente al corazón, terminar con una balada tan preciosa como Where have the flowers gone? , como fondo de un epílogo donde  recorremos a todos aquellos personajes que con mayor o menor peso, nos han acompañado durante esos cien minutos, todos ellos ahora bajo el efecto purificador de la lluvia.
Me ha gustado mucho Un día perfecto, me he sentido cercano a la frescura de B. ( que buena interpretación de Tim Robbins ) y a la confusión de Sophie, también a  la experiencia de Mambrú y a la belleza de Katya.
Entiendo su compromiso y la necesidad de ser profesionales, su desarraigo y su amistad.
La recomiendo, es buen cine, es muy entretenida y trata un conflicto que es necesario no olvidar para que no ocurra de nuevo.

Público

No hay comentarios: