Páginas vistas en total

lunes, 31 de agosto de 2015

CINE: MAIDAN de Sergei Loznitsa

Ucrania 2014
Documental

Lo cierto es que si algo ha ampliado mi visión del séptimo arte en los últimos años, es la apertura al género documental como otro modelo narrativo.
En estas temporadas, ha habido muchas muestras que nos han proporcionado iniciativas de una creatividad sorprendente, posiciones que van desde el uso de figuritas de plastilina a convertir a asesinos confesos en estrellas de escenas de musical.
Todas ellas tienen dos cosas en común: el nivel de creatividad ya citado y el compromiso con aquello que se quiere hacer llegar al público.
Supongo que en el fondo subyace un avance en el propio género y sus artífices: ya no basta con captar la realidad y mostrarla sino que no debe de olvidarse que se cuenta con la posibilidad de utilizar y manipular las técnicas audiovisuales del cine, y los documentalistas actuales se exigen el mismo nivel de, llamémosle estilo, que cualquier otro creador. Es importante señalar que incluso existen directores que mezclan esta opción con productos narrativos más tradicionales, y así, de Sergei Loznitsa hemos conocido no hace mucho otra cinta , En la niebla, de ficción.
Puede decirse que mi experiencia no es única y que se ha avanzado mucho en la difusión comercial de los documentales, pero no han alcanzado aun el mismo nivel que el cine "corriente" ( que daño les ha hecho la referencia histórica a "los documentales de la 2"!!).  Por eso, Maidan no ha accedido en nuestro país a las pantallas "normales", sino a lo que algunas revistas del sector conocen como "otras pantallas", en este caso Filmin. Bien, lo importante es poder verla aunque hubiese sido de agradecer poder disfrutar de una propuesta tan contundente en un mayor volumen.
Vayamos por partes:
El compromiso del director con lo que cuenta es claro, tan claro que no da opción a las dudas con respecto a de que parte está. Por ello plantea el suceso de una forma muy simple, sin ninguna obsesión por proporcionar mas información. Hay una dictadura, unos valientes deciden concentrarse en Maidan y resistir, los intentos de desalojo de las fuerzas de opresión, terminan en una batalla campal; la elegía final es un precioso canto de alabanza a los fallecidos. Han nacido nuevos héroes.
Estoy seguro que cualquier suceso histórico admite matices, pero personalmente creo que ante puntos de partida como este, inadmisibles, es peligroso entras a intentar "comprender".
Por lo que se refiere al nivel creativo, Loznitsa opta por una decisión muy arriesgada pero que consigue mantener con coherencia creando una crónica única. El instrumento es la gente, el grupo humano que vivía alrededor de lo que estaba ocurriendo , colaborando en el mantenimiento de la utopía, siendo parte del suceso como un coro que repite las consignas y los cánticos, especialmente en los momentos más emocionales.
Cuando comienza la lucha , la confusión se adueña de la pantalla y la voz se hace única , un narrador presente e integrado, que desde su no presencia es capaz de trasladar la desesperación , el movimiento, la necesidad de seguir adelante.
Todo se nuestra a través de largos planos fijos con movimiento en su interior. Con mil pequeños afiches como aquellos que se hacen una foto o el locutor que busca donde grabar.Pero sin ningún golpe de efecto, sin ningún truco y sin ningún protagonista singular , más allá de esa masa compacta que será más libre cuando triunfe la revuelta.
Maidan es una cinta que hay que contemplar con serenidad y calma. El director es un maestro en saber mirar. Posiblemente ha intentado enseñarnos porque quería que supiésemos. Conmigo lo ha conseguido.
Muestra la realidad, no sabemos como ni cuando decidió que era necesario captarla ; pero tampoco olvida, como decíamos al inicio al hablar de los nuevos documentalistas, que está haciendo cine.
Nos regala por lo tanto un excelente y necesario documento, pero también una muy buena película.

Público  

No hay comentarios: