Páginas vistas en total

martes, 28 de abril de 2015

NOVELAS: EPISODIOS NACIONALES - PRIMERA SERIE - V / VI- NAPOLEON EN CHAMARTIN- ZARAGOZA de Benito Pérez Galdós

Diversas editoriales
También disponible en ebook.

Me encuentro con la sorpresa la semana pasada de saber que no soy único.
Visito a RL en el hospital, y ¿ que está leyendo mi buen amigo para pasar el tiempo, siempre tan lento en esos lugares de reposo ( que poco nos gusta en el fondo reposar, que largo se hace )?. Sí: los Episodios Nacionales de Pérez Galdós. La coincidencia, esa cosa extraña que puede hacer incluso que se crucen dos paralelas, ha preparado otro adorno en este caso: los dos nos encontrábamos inmersos en el mismo, Napoleón en Chamartín.
Pero lo dicho, esto último es sólo un adorno, lo importante es que hay más gente que descubre y se sorprende , como me ha ocurrido a mi, con este totémico empeño literario, poco adecuado seguramente para una época en que la escritura no era algo tan sencillo como ahora ( baste ver el mostrador de novedades de cualquier librería, donde comparten cama y comida presentadores  de televisión, futbolistas, nutricionistas, estrellas surgidas de no se sabe donde.... ).
¿Estoy divagando?.
Posiblemente.
Volvamos al centro, a esta rememoración histórica que no debe de quedar limitada a ser leída por estudiantes obedientes. Vuelvo a decirlo aquí: es una saga apasionante , capaz de captar nuestra atención desde el primer minuto, y además , una excelente guía para entender un poco mejor la historia de nuestro país, desde la calle, desde lo que verdaderamente ocurría, posiblemente uno de los ejemplos más claros y originales de periodismo documental.
Seguramente ya lo he dicho en las otras dos entradas que he dedicado a la saga , pero no me importa repetirme: Pérez Galdós es capaz de ensamblar con una maestría absoluta, la crónica con el folletín, crear unas narraciones de un grupo de personajes que compongan el andamiaje del que cuelga los lienzos de la historia, y lo hace , eso es lo genial, sin que ninguna de las dos partes se resienta sino, al contrario, se alimentan en un todo capaz de otorgar grandeza a lo que parecen los personajes secundarios y que aquí se convierten, por pleno derecho, en principales.
El tándem que acabo de terminar , funciona como un díptico perfecto:
Napoleón en Chamartín, si bien con escaramuzas y guerrillas, es una muestra de como una invasión puede recibirse e incluso manipularse por aquellos que siempre están arriba, como se puede traicionar a un pueblo por los intereses personales, como los que se salvan se salvarán siempre porque entienden que la lucha se celebra en los salones y no en los campos ; incluso tienen tiempo, mientras otros se preocupan de salvar su vida , de cosas tan futiles como el honor; nuestro Gabriel, protagonista y ya casi amigo, sufre desde su condición , mientras otros ni siquiera se arrugan la levita. Rendirse y pactar, y comenzar rapidamente a buscar acomodo.
Zaragoza, sin embargo, es la batalla, el sitio feroz de aquellos que no están dispuestos a rendirse, que luchan hasta morir, mientras todo se derrumba a su alrededor. Soldados de combates perdidos de antemano, de luchas imposibles pero aun así capaces de soñar siempre con la victoria, hasta el último aliento, dispuestos a perder absolutamente todo pero, sobre todo, a no regalar nada. Creo que es esta una de las piezas maestras de la serie, dado que es difícil dibujar con esa precisión narrativa el desarrollo de un combate , y encontrar los colores y las palabras para retratar la derrota y el dolor.
Como siempre, Galdós es capaz de crear un conjunto de tipos que se van incorporando a la acción con sus pequeñas historias, con su ejemplo de la época, perfectos, humanos, reales. También acompañar el grueso de la narración con conflictos paralelos que se van desarrollando parejos al eje central.
Creo que eso es ser novelista en su acepción más grande, en su capacidad de levantar monumentos con palabras.
En este caso, un monumento de amor a un país y , sobre todo, a sus gentes.
Seguiré. Por supuesto

Público

 

No hay comentarios: