Páginas vistas en total

viernes, 10 de abril de 2015

CINE: AGUAS TRANQUILAS de Naomi Kawase

Japón 2014
Nijiro Murakami. Jun Yoshinaga. Miyuki Matsuda. Tetta Sugimoto. Makiko Watanabe. Jun Murakami. Hideo Sakaki. Sadae Sakae. Kazuro Maeda

La pantalla de esta hermosa película se abre con unas imágenes impactantes de un mar furioso.
Las olas parecen nacer como caballos que atacan la playa, rompiendo con un sonido que no precisa de ningún acompañamiento. Minutos después, esas mismas aguas amanecen tranquilas.
No han transcurrido diez minutos cuando asistimos a otra escena que, combinada con la anterior, creo que resume el significado de la obra: los dos jóvenes protagonistas comparten bicicleta , mientras de fondo una delicada melodía al piano parece acariciarles.
La cinta de Kawase se podría definir como una cinta sobre la naturaleza, pero dejarlo así sería muy simplista. La directora hace un verdadero tratado sobre lo que ese concepto debe de significar, como lo debemos de asumir para conseguir vivir en armonía en este mundo y encontrar un camino en el cual los pasos entre la vida y la muerte no sean más que un cambio ligero, pero nunca traumático, y siempre dejando como herencia la serenidad y la paz de la propia experiencia.
Para ello, es sin duda necesario vivir aceptando lo que generalmente entendemos por naturaleza, ese mar, ese árbol, ese viento... pero también, algo indispensable, tener en cuenta que hay que dejar fluir la propia naturaleza del ser humano, y esta, en su pureza, está hecha de amor, de respeto, de compartir; sólo así, el ser humano podrá integrarse perfectamente en su entorno.
El concepto es tan extremo, que incluso en la visita a Tokyo, llega a mostrar algo que en principio podría parecer tan contradictorio como una naturaleza urbana.
Pero no quiero transmitir la sensación de que Aguas Tranquilas es sólo una especie de ensayo cinematográfico. Hay unos personajes perfectamente dibujados y una historia contada con pausa, serenidad y cuidado. Una historia que se mira, porque está plagada de imágenes increibles tanto desde el punto de vista estético ( por ejemplo las ya citadas del mar ) como de contenido ( la escena coral del fallecimiento de la madre ).
Por supuesto es una historia de amor y descubrimiento.Esos jóvenes tienen que pasar por dudas,  dificultades y errores. Hay un camino que recorrer.
Y al final el mar, ese mar en el que se sumergen los protagonistas, porque posiblemente no haya fusión más perfecta entre el ser humano y su entorno. Ese abrazo azul. Ese sueño de belleza, paz y armonía.

Público

No hay comentarios: