Páginas vistas en total

martes, 28 de abril de 2015

NOVELAS: EPISODIOS NACIONALES - PRIMERA SERIE - V / VI- NAPOLEON EN CHAMARTIN- ZARAGOZA de Benito Pérez Galdós

Diversas editoriales
También disponible en ebook.

Me encuentro con la sorpresa la semana pasada de saber que no soy único.
Visito a RL en el hospital, y ¿ que está leyendo mi buen amigo para pasar el tiempo, siempre tan lento en esos lugares de reposo ( que poco nos gusta en el fondo reposar, que largo se hace )?. Sí: los Episodios Nacionales de Pérez Galdós. La coincidencia, esa cosa extraña que puede hacer incluso que se crucen dos paralelas, ha preparado otro adorno en este caso: los dos nos encontrábamos inmersos en el mismo, Napoleón en Chamartín.
Pero lo dicho, esto último es sólo un adorno, lo importante es que hay más gente que descubre y se sorprende , como me ha ocurrido a mi, con este totémico empeño literario, poco adecuado seguramente para una época en que la escritura no era algo tan sencillo como ahora ( baste ver el mostrador de novedades de cualquier librería, donde comparten cama y comida presentadores  de televisión, futbolistas, nutricionistas, estrellas surgidas de no se sabe donde.... ).
¿Estoy divagando?.
Posiblemente.
Volvamos al centro, a esta rememoración histórica que no debe de quedar limitada a ser leída por estudiantes obedientes. Vuelvo a decirlo aquí: es una saga apasionante , capaz de captar nuestra atención desde el primer minuto, y además , una excelente guía para entender un poco mejor la historia de nuestro país, desde la calle, desde lo que verdaderamente ocurría, posiblemente uno de los ejemplos más claros y originales de periodismo documental.
Seguramente ya lo he dicho en las otras dos entradas que he dedicado a la saga , pero no me importa repetirme: Pérez Galdós es capaz de ensamblar con una maestría absoluta, la crónica con el folletín, crear unas narraciones de un grupo de personajes que compongan el andamiaje del que cuelga los lienzos de la historia, y lo hace , eso es lo genial, sin que ninguna de las dos partes se resienta sino, al contrario, se alimentan en un todo capaz de otorgar grandeza a lo que parecen los personajes secundarios y que aquí se convierten, por pleno derecho, en principales.
El tándem que acabo de terminar , funciona como un díptico perfecto:
Napoleón en Chamartín, si bien con escaramuzas y guerrillas, es una muestra de como una invasión puede recibirse e incluso manipularse por aquellos que siempre están arriba, como se puede traicionar a un pueblo por los intereses personales, como los que se salvan se salvarán siempre porque entienden que la lucha se celebra en los salones y no en los campos ; incluso tienen tiempo, mientras otros se preocupan de salvar su vida , de cosas tan futiles como el honor; nuestro Gabriel, protagonista y ya casi amigo, sufre desde su condición , mientras otros ni siquiera se arrugan la levita. Rendirse y pactar, y comenzar rapidamente a buscar acomodo.
Zaragoza, sin embargo, es la batalla, el sitio feroz de aquellos que no están dispuestos a rendirse, que luchan hasta morir, mientras todo se derrumba a su alrededor. Soldados de combates perdidos de antemano, de luchas imposibles pero aun así capaces de soñar siempre con la victoria, hasta el último aliento, dispuestos a perder absolutamente todo pero, sobre todo, a no regalar nada. Creo que es esta una de las piezas maestras de la serie, dado que es difícil dibujar con esa precisión narrativa el desarrollo de un combate , y encontrar los colores y las palabras para retratar la derrota y el dolor.
Como siempre, Galdós es capaz de crear un conjunto de tipos que se van incorporando a la acción con sus pequeñas historias, con su ejemplo de la época, perfectos, humanos, reales. También acompañar el grueso de la narración con conflictos paralelos que se van desarrollando parejos al eje central.
Creo que eso es ser novelista en su acepción más grande, en su capacidad de levantar monumentos con palabras.
En este caso, un monumento de amor a un país y , sobre todo, a sus gentes.
Seguiré. Por supuesto

Público

 

viernes, 24 de abril de 2015

CINE: FELICES 140 de Gracia Querejeta

España 2015
Maribel Verdú. Antonio de la Torre. Eduard Fernández. Nora Navas. Gines García Millán. Marian Alvarez. Alex O'Doherty. Paula Cancio. Marcos Ruiz

Las dos primeras películas que conocí de Gracia Querejeta me sorprendieron al intentar encuadrarlas en el panorama cinematográfico español de ese momento ( menos plural que el actual ).
El ultimo Viaje de Robert Rylands tenía la elegancia del cine británico y un nivel de reposo poco frecuente, Cuando Vuelvas a mi Lado era un melodrama trágico con aire naturalista.
Luego vino Hector, un producto sólido donde de nuevo se hablaba de las relaciones familiares.
Siete Mesas de Billar Francés posiblemente sea su cinta más taquillera o la que acercó su obra al gran público; a mi me parece la peor, deudora de las comedias de situación televisivas de las que podría ser un episodio piloto.
Con 15 Años y un Día ( la familia de nuevo ) recupero el pulso aunque el resultado era algo irregular.
Pues ahora, con Felices 140, , en un formato más "popular" que el de sus primeras piezas ( las más arriesgadas ), vuelvo a encontrar a una directora y guionista ( esto último en colaboración con Antonio Mercero ) con mucho que contar y gran oficio para saber contarlo, es decir, la mejor Querejeta vuelve.
En principio parece que nos encontramos con un modelo de reunión de amigos camino a la catarsis ( Rencuentro o Los Amigos de Peter en el punto de mira ). Sin embargo, si somos capaces de estar atentos al subtexto, empezaremos a ver ligeras variantes: Elia, nuestra protagonista, tiene un pasado con ciertas aristas, e incluso la proposición que llega a hacerle a su ex pareja es muy cuestionable, como también podría cuestionarse la razón de esa celebración ( "si tu no vienes lo cancelo todo" llega a escribir ); entre los invitados, el hecho de contar con su hermana y el marido de esta, parece venir justificado sólo por parentesco o por contar con su amado sobrino, la relación entre los adultos dista mucho de ser de las que pide la recuperación del paraíso perdido ; tampoco en el resto, las afinidades son tan claras, todas teñidas de cierta oscuridad.
Con todo ello, la catarsis es mucho más compleja y tóxica, como también lo son las dobleces, y este material le sirve a Querejeta para hablar de la mediocridad del ser humano, en este caso basado en el dinero, el detonador más común, pero aplicable a muchas otras cosas ( envidia, soberbia, avaricia... hay pocos pecados que no se asomen aunque sea de refilón , a la pantalla ).
El ritmo es perfecto, denso en su aparente ligereza. Engancha desde el inicio.
Es muy fácil dejarse llevar , sorprenderse, ponerse del lado de unos o de otros ( una reflexión posterior nos ayudará a comprender que no son tan ´sencillos los posicionamientos ).
Por supuesto, dado su carácter coral, la cinta necesita un plantel de actores capaz y entregado, y aquí todos se salen. Desde sus primeras películas , no sé muy bien si Querejeta ha demostrado ser una excelente directora de actores o tener un ojo clínico perfecto para elegirlos. En cualquier caso, el resultado es el mismo.
Por un lado, Maribel Verdu se ha convertido ya  en una apuesta segura haga lo que haga,  un monstruo de encanto y  naturalidad pero no por ello exenta de todos los matices necesarios. A su alrededor orbitan todos los demás, cada uno capaz de crear con el texto que se le ofrece ( que quilibrio tan inteligente , hay oportunidades para todos ) un personaje pleno. Por destacar a alguien, lo hago con Eduard Fernández y Marian Alvarez, pero podría haber citado a cualquiera.
Felices 140 me deja muy buen sabor de boca, me parece una película muy lograda y espero que tenga la carrera comercial que se merece; puede achacársele que no sea redonda ( ¿ es eso imprescindible?) o el viraje , ya anterior, de su autora hacia lo más comercial ( ¿ es eso malo? ). Y a partir de aquí, esperar una nueva etapa en la carrera de su directora con muchas obras importantes que darnos, quizás en alguna ocasión volviendo a asumir el riesgo de sus primeras propuestas.

Público

jueves, 23 de abril de 2015

TEATRO: ADENTRO de Carolina Román

Director.- Tristán Ulloa
Intérpretes.- Carolina Román. Araceli Dvoskin. Nelson Dante. Noelia Noto

Cada vez disfruto más con el teatro íntimo.
Son muchas en Madrid las salas de aforo reducido, cercanas, que permiten esa comunión entre los artífices y el espectador, creando una ceremonia tan personal, que podemos sentir de una forma casi epidérmica la verdad de lo que se nos está mostrando.
Es importante la elección del tipo de obras susceptibles de acceder a esta clase de escenarios. Si bien apuestas como La Casa de la Portera y La Pensión de las Pulgas han demostrado que, con talento, cualquier autor ( Shakespeare, Chejov ) y cualquier texto ( Macbeth, Ivanov ) puede adaptarse. De todas maneras, hay piezas como Adentro que parecen escritas para este tipo de espacio.
Carolina Román ( excelente escritora y excelente actriz ), ha escrito una obra que en principio no está lejos de los dramas familiares que popularizaron los autores norteamericano del siglo XX y también de cierto tipo de cine. Encuentros catárticos en los que afloran secretos escondidos, el hogar como infierno, el amor fraternal como fuente de desgracias.La intromisión exterior como testigo o desencadenante Casi un género.
En este caso, trasladado a Argentina.
Pero no se limita a copiar. Su teatro no suena a antiguo creo que, principalmente, por su destilado, su estilización: en esta pieza no se cuenta nada sino que las cosas ocurren, hasta el punto que no todo se nos ofrece y se podría decir que queda algo del fondo, del pasado de esta historia de amor cruel, pendiente de que seamos nosotros quienes la escribamos.
Además, no es una crítica, ni a la institución ni a la sociedad: la autora no juzga, es más, incluso en una peripecia tan dura , consigue, no se como, que exista una contínua corriente de amor, hasta llegar a ese maravilloso final, donde siempre, ocurra lo que ocurra, queda la vida.
Tristán Ulloa la dirige con una gran sensibilidad. Aprovechando ese humor que siempre distancia del exceso pero también creando una atmósfera de poesía extraña y tierna, sutil en todo momento.
No sé muy bien si todos los actores argentinos son grandiosos o es que aquí sólo llegan los muy buenos, el caso es que no se les puede poner una pega a ninguno de los cuatro, en una obra que esta llena de miradas, en la que, como su título indica, todo sucede adentro. Que difícil. Que fantástico. Que necesidad ( de nuevo ) de estar cerca, para poder tener la seguridad de apreciar su trabajo, de conocerlos, de intentar entenderlos y, porque no, amarlos.
Adentro es un tesoro delicado y cruel, verdadero.
La representación en la Sala de la Princesa del María Guerrero es un precioso encuentro.

Público  

miércoles, 22 de abril de 2015

NOVELA?: LA RIDICULA IDEA DE NO VOLVER A VERTE de Rosa Montero

Seix Barral
240 páginas
También disponible en ebook.

Quiero contar cual es mi relación literaria con Rosa Montero.
Aunque quede un poco largo.
Inicié el contacto con sus exitosas novelas como Te tratare como a una reina y Bella y oscura. Francamente , no terminaron de llenarme a pesar de estar bien escritas . Su realismo excesivo me sonaba a artificial, y ahora percibo que intuía en el interior a una narradora con otra capacidad de fabulación más atrevida.
Dejé por tanto de leerla.
Años después, me encontré sin libro en un aeropuerto, a punto de meterme en un largo vuelo. Las librerías de aeropuerto son una especie de cueva de los milagros donde , junto con las novedades más vendidas , se puede encontrar una mezcla sorprendente de extraños especímenes. Lo más atractivo, o lo menos "desatractivo" esa una novela de Rosa Montero de la que apenas había oído hablar que se titulaba El corazón del tártaro. Me la compré sin demasiadas esperanzas. Y me encontré con una obra soberbia. Una bajada a los infiernos contada con las tripas y con un nivel de imaginación que le otorgaba a esa noche un perfil casi mitológico. Fue como un flechazo, Se había atrevido. Había roto los límites y tocado el cielo.
Nada más aterrizar en Madrid me lancé a por su siguiente libro. Era La loca de la casa. Muy diferente . Una disgresión divertida , inteligentísima y fluida sobre la imaginación. Una gozada intelectual.
Desde entonces , he vuelto a Rosa Montero. He buceado en novelas tan ambiciosas y logradas como El rey transparente o Lágrimas en la lluvia ( ya sólo la utilización de esa escena de cine mítica en el título, me produce una sensación de hermanamiento ), tocando géneros diversos , saltando de la Edad Media al futuro. La sigo ya siempre . Hay algunas obras suyas que me gustan más y otras menos, pero todas me merecen un absoluto respeto, el que sin duda ella siente por sus lectores.
Sólo decir que esta breve historia se la escribí a la autora a través de su página web y me contesto, con humildad , generosidad y cariño, virtudes que sólo tienen los campeones.
Sabía que Pablo Lizcano, el periodista con quien compartía su vida, había fallecido repentinamente víctima de un cáncer.
Este libro, nace de esa ausencia : en el tiempo de duelo, cae en sus manos el diario íntimo de Madame Curie , un breve documento que dirigió a su marido tras la muerte de este. El punto de partida parece hermanar a ambas mujeres , pero creo que en el caso de Montero , además de permitirle pensar, es fundamentalmente ese clavo ardiendo, ese soporte del que poder de nuevo romper la pared para lanzarse a la literatura tras un periodo de silencio posiblemente dolorido y desconcertado.
No espere nadie un relato pornográfico de la ausencia , ni un ejercicio de  victimismo, ni retazos de intimidad que permitan acercarse a personajes más o menos conocidos . Sí un trabajo ligero y profundo, con la inteligencia de  quien conoce las trampas de la trascendencia, de un ser humano ejemplar , para llegar a entender que, incluso para ella , al final lo más importante era algo tan ingenuo como  vivir , aquello que ( como dijo Jonh Lenon ) ocurre mientras nos dedicamos a pensar en otra cosa. Por supuesto asoma en estas páginas tan hermosas , tan fáciles, tan disfrutables , el alma. También las referencias contantes de una devoradora de libros pero no como coleccionista , sino como ser humano que encuentra y se sorprende.
Ideas sobre las dificultades de ser mujer en muchas etapas de la historia, dudas sobre la verdad de narrar...
Una obra , en definitiva , absolutamente libre, plural, abierta.
Espero verdaderamente que este libro con este título tan fantástico , haya servido a su autora  para asumir , como dice , que el dolor no va a pasar , para reinventarse y seguir adelante. A mi me servido para gozar de nuevo de su prosa y de su cerebro ( además , por supuesto, de para saber algo más de unos personajes emblemáticos del Siglo XX como fueron los Curie ).
Ahora está ya en librerías su nueva novela , de nuevo en el universo compartido de Blade Runner. No faltaré a la cita. Y si desde aquí puedo transmitirle mi cariño y mi admiración , bienvenido sea. Si la ves , díselo.

Público

domingo, 19 de abril de 2015

NOVELA: PERFIDIA de James Ellroy

Ramdom House
787 páginas
También disponible en ebook.

En general, entrar en una novela de Ellroy implica muchas cosas para el lector:
Por un lado, estar dispuesto a pasar bastante tiempo entre sus páginas, dado que generalmente se trata de proyectos monumentales en tamaño ( aunque lo cierto es que personalmente no puedo imaginarme otro método de lectura que no sea el devorarlas ).
En segundo lugar, deberá dedicar toda su capacidad intelectual a seguir la trama , o tramas que se cruzan y se enganchan formando verdaderas redes, y aun así, nadie le asegura un nivel de éxito total.
Por último, siempre que tenga la suerte de poseer una memoria de elefante, habrá que hacer en ella un hueco para almacenar una lista de personajes que parece interminable.
Y todo ello teniendo en cuenta que el autor no parece estar dispuesto a hacer ningún esfuerzo para ponérnoslo fácil. Su objetivo es contar y eso es lo que hace, con la precisión de un cirujano y una ausencia absoluta de cualquier referencia superficial que pudiera servirnos de ayuda.
Bien.
Dicho así no suena demasiado atractivo. Y sin embargo lo es.
Personalmente creo que la clave esta, por un lado en dejarse llevar por sus páginas como si estuviésemos en una montaña rusa, luego también entender que más que ( o además de ) en una novela policiaca, nos encontramos en una novela histórica, un libro perfectamente encajado en el tiempo que narra, en sus causas y razones, especialmente en su entramado político. Estas son dos líneas que se cruzan una y otra vez en todas sus obras.
No en vano, sus personajes, siempre perfectamente dibujados, pueden agruparse en el catálogo de tipos habituales del género negro, pero también en un entorno de poder en el que, a menudo, aparecen algunos perfectamente reales ( en este caso, por ejemplo, Kennedy - un habitual- y Bette Davis, entre otros ).
Perfidia reune todas las características de  su autor.
Nos encontramos al borde de la entrada de los EEUU en la Segunda Guerra Mundial. El bombardeo de Pearl Harbour tiene graves implicaciones para la colonia japonesa asentada en Los Angeles, y también se convierte en una excelente ocasión para obtener beneficios siempre que se aligeren los escrúpulos morales.
El asesinato de una familia nipona, va a ser el epicentro desde el que la acción vaya involucrando cada vez más capas.
Hay venganzas y negocios turbios, hay necesidades de redención e historias de amor que difícilmente pueden llegar a hacerse realidad sin provocar un choque de trenes , hay lo que parece ambición y es sólo una búsqueda de un lugar donde poder respirar para sobrevivir. Está el mal, sin ninguna esquirla del bien, y está el mal intentando dejar de serlo. La complejidad de relaciones es tal que lo definiría como un drama de ritmo shakespereano si no fuese porque es esa una expresión tan manida que no me gusta demasiado usarla.
Personalmente me apasionan las novelas de su autor, y Perfidia lo ha conseguido de nuevo.
Mentiría sin embargo si no reconociese que me resultaría muy difícil leer dos seguidas: el esfuerzo es agotador, aunque merece la pena.
No sé si sería muy básico compararlas con un cocido....

Público

viernes, 17 de abril de 2015

CINE: PURO VICIO de Paul Thomas Anderson

USA 2014
Joaquin Phoenix. Josh Brolin. Katherine Waterston. Owen Wilson. Resee Wintherspoon. Benicio del Toro. Joanna Newson

Voy a empezar con una declaración: Puro Vicio no me gusta, me encanta. Lo hago porque soy consciente de que es esta una película que produce amores y odios, bastante encendidos. ( Sólo hay que ver el resumen de críticas en Filmaffinity, que van desde el encendido elogio a la estupefacción ).
Pues yo me posiciono entre aquellos que hemos disfrutado una barbaridad con ella y la coloco mentalmente, entre otras de las grandes propuestas de Paul Thomas Anderson, como Magnolia y The Master.
Ahora vamos a intentar comentarla, algo que, ya adelanto, no es fácil, tal es la magnitud y la complejidad de la propuesta. A ver como me sale:
En primer lugar, es fundamental resaltar que está basada en una novela de Thomas Pynchon, posiblemente uno de los escritores más difíciles en la actualidad en lo que se refiere a linealidad narrativa. ( Hace poco hablaba aquí de Al Límite; es divertido comprobar que casi todas sus críticas la definen como "la obra más asequible de su autor", es decir, dan por hecho que habitualmente no lo es ).
Por lo tanto, cabía esperar que no íbamos a encontrarnos con una historia al uso, transparente y sencilla de seguir. Y así es.
Pero creo ( ojo, y lo digo sin haber leído el original ), que el principal valor que aporta el director, es el de ser capaz de transmutar un artefacto literario en uno cinematográfico.
Nos encontramos, desde el minuto uno, inmersos en el género negro, y con ello, en un conjunto de personajes y situaciones conocidos de todos los que bebemos del cine clásico: el detective tarambana pero emocionalmente honesto, la ex novia perdida y amada, el sórdido policía, agentes involucrados, matones con y sin cerebro.... instituciones de internamiento, barcos fantasma, lujo y lumpen.... Todo ello perfectamente encastrado junto con otras escenas que alcanzan un nivel de poesía del que es difícil sustraerse, en especial las que implican a los dos antiguos amantes.
¿ Lógica narrativa ? ya he dicho que es un artefacto, y es el propio artefacto lo que se nos regala, porque independientemente de la coherencia, el director nos lleva de la mano, nos acompaña, no nos confunde sino que se preocupa de nuestra diversión, con un excelente sentido del humor y una ligereza deliciosa, que , debo reconocerlo, no he encontrado en las páginas de Pynchon, y que agradezco mucho.
Dos reflejos de ese carácter de, repito de nuevo, artefacto: por un lado, el personaje de la narradora, presente y ausente, siempre medida, y, en segundo lugar, ese último plano, esa luz extraña que parece remitir a algo así como una cámara o, en cualquier caso, nuestra mirada.
El hecho de que se desarrolle en unos coloristas años setenta y en medio del universo hippy habitado por las drogas y el sexo libre, otorga a su desarrollo una preciosa pátina entre la realidad y el sueño, que le da a la narración un nivel más amplio y abierto. Podríamos , en un análisis más profundo ( aunque creo que estudiarla con pretensión de profundidad sería un ataque al corazón de la propuesta ), jugar a aceptar que algunos de sus tramos sucedan solamente en la mente de su protagonista. Como digo, una dimensión más amplia, porque nosotros, como espectadores, podemos decidir.
Tras The Master y Her , ya nadie puede dudar de la grandeza de Joaquin Phoenix, obviamente Anderson lo sabe y pone en sus manos la obligación de ser la columna vertebral de otra de sus cintas. El cumple con creces, y parece el perfecto maestro de ceremonias para la plural pandilla que ocupa sus fotogramas.
Lo dicho: no es un análisis crítico o sesudo, yo me he divertido un montón con esta propuesta, me ha sorprendido y me he emocionado. Personalmente creo que es una de las cintas del año.

Público    

viernes, 10 de abril de 2015

CINE: AGUAS TRANQUILAS de Naomi Kawase

Japón 2014
Nijiro Murakami. Jun Yoshinaga. Miyuki Matsuda. Tetta Sugimoto. Makiko Watanabe. Jun Murakami. Hideo Sakaki. Sadae Sakae. Kazuro Maeda

La pantalla de esta hermosa película se abre con unas imágenes impactantes de un mar furioso.
Las olas parecen nacer como caballos que atacan la playa, rompiendo con un sonido que no precisa de ningún acompañamiento. Minutos después, esas mismas aguas amanecen tranquilas.
No han transcurrido diez minutos cuando asistimos a otra escena que, combinada con la anterior, creo que resume el significado de la obra: los dos jóvenes protagonistas comparten bicicleta , mientras de fondo una delicada melodía al piano parece acariciarles.
La cinta de Kawase se podría definir como una cinta sobre la naturaleza, pero dejarlo así sería muy simplista. La directora hace un verdadero tratado sobre lo que ese concepto debe de significar, como lo debemos de asumir para conseguir vivir en armonía en este mundo y encontrar un camino en el cual los pasos entre la vida y la muerte no sean más que un cambio ligero, pero nunca traumático, y siempre dejando como herencia la serenidad y la paz de la propia experiencia.
Para ello, es sin duda necesario vivir aceptando lo que generalmente entendemos por naturaleza, ese mar, ese árbol, ese viento... pero también, algo indispensable, tener en cuenta que hay que dejar fluir la propia naturaleza del ser humano, y esta, en su pureza, está hecha de amor, de respeto, de compartir; sólo así, el ser humano podrá integrarse perfectamente en su entorno.
El concepto es tan extremo, que incluso en la visita a Tokyo, llega a mostrar algo que en principio podría parecer tan contradictorio como una naturaleza urbana.
Pero no quiero transmitir la sensación de que Aguas Tranquilas es sólo una especie de ensayo cinematográfico. Hay unos personajes perfectamente dibujados y una historia contada con pausa, serenidad y cuidado. Una historia que se mira, porque está plagada de imágenes increibles tanto desde el punto de vista estético ( por ejemplo las ya citadas del mar ) como de contenido ( la escena coral del fallecimiento de la madre ).
Por supuesto es una historia de amor y descubrimiento.Esos jóvenes tienen que pasar por dudas,  dificultades y errores. Hay un camino que recorrer.
Y al final el mar, ese mar en el que se sumergen los protagonistas, porque posiblemente no haya fusión más perfecta entre el ser humano y su entorno. Ese abrazo azul. Ese sueño de belleza, paz y armonía.

Público

miércoles, 8 de abril de 2015

NOVELA: DISTINTAS FORMAS DE MIRAR EL AGUA de Julio Llamazares

Alfaguara
192 páginas
También disponible en ebook.

No es esta ciertamente una novela, o no es una novela al uso. Más cercano a una especie de poesía introspectiva, se compone de un conjunto de cuadros de reflexión sobre un hecho central: la entrega de las cenizas del patriarca de una familia campesina, al lago que a cubierto la que fue su aldea, muchos años atrás.
A partir de ahí, cada rememoración esconde recuerdos con ideas, visiones del presente y del pasado, conceptos un poco abstractos junto con detalles cotidianos. Todos con un tono delicado, preciso y coherente, algunos más logrados que otros, acercándose y alejándose en función de su vinculación familiar con el fallecido.
Me gusta la propuesta. Admito que puede cansar su inmovilidad y que algunos de los capítulos están más conseguidos que otros, pero me llega tanto el tono como muchas de sus lúcidas reflexiones.
Sobre todo, creo que hay dos aspectos muy importantes a destacar:
En primer lugar, la configuración de la memoria como un magma, una especie de savia que recorre el interior de una familia, incluso pregnando en aquellos que no han vivido los hechos recordados; una sustancia que se compone tanto de realidades como de referencias ajenas, de palabras y de hechos, que se confunde entre lo vivido y lo escuchado.Cuando un nuevo miembro entra en la tribu, parece empezar a beber ese nectar, casi como un rito de iniciación. Es una hermosa creación.
En segundo lugar, el personaje central, ese que sólo aparece en los recuerdos ajenos, es el emblema de una raza de hombres honestos y fuertes, de agricultores que parecen nacidos de la tierra, que soportan sobre sus hombros a una familia , como un árbol centenario que sostiene el cielo. Un homenaje posiblemente al pasado de Llamazares.
Se lee pronto, es breve, y despacio, es intensa.
Y es verdad.

Público

TEATRO: ENRIQUE VIII Y LA CISMA DE INGLATERRA de Calderón de la Barca

Director- Ignacio García
Intérpretes- Sergio Peris Mencheta. Joaquín Notario. Pepa Pedroche. Mamen Camacho. Emilio Gavira. Sergio Otegui. María José Alfonso. Chema de Miguel. Natalia Huarte. Anabel Maurín.
Músicos- Anna Margules. Trudy Gimbergen. Celia Alvarez

Tengo un buen amigo que siempre huye de las obras "recuperadas". Según su teoría, aceptable, cuando , por ejemplo, una ópera de Verdi o un drama de Lope no se ha representado en los últimos cien años será por algo.
Aun así, lo cierto es que , en una loable difusión de nuestro fondo dramático, la Compañía Nacional de Teatro Clásico ha tenido la valentía de no limitar sus temporadas a las piezas de repertorio más conocidas de nuestros autores del Siglo de Oro, regalándonos sorpresas como lo fue, por ejemplo, "¿De cuando acá nos vino?".
El caso de Enrique VIII que nos ocupa, obra ,según dice el programa, de juventud es intermedio. Tiene muchos valores para no haber quedado relegada al olvido, en primer lugar , un verso hermoso y fluido, marca de su autor, en segundo, una trama bien urdida, a la que por supuesto se puede achacar la falta de rigor histórico, pero no mucho más que , por ejemplo, al Enrique VIII de Shakespeare, mucho mejor considerado.
Lo que sí es cierto, y me parece hasta divertido, es que esta es posiblemente una de las primeras muestras de manipulación y propaganda política a través del teatro en nuestro país, con la santificación de la Reina Catalina frente a la demonización de su rival Ana Bolena y cierta disculpa del monarca que, a fin de cuentas , a los reyes se les debía respeto, aunque fuesen enemigos. Y Calderón lleva la propuesta un poco al límite en un final, acelerado, que habría hecho las delicias de José María Pemán en sus mejores tiempos.
Comentarios aparte, nos encontramos ante una de esas ocasiones en que el montaje consigue elevar el texto que sostiene.
Por un lado, a nivel estético es exquisito, tanto en el fastuoso vestuario de Pedro Moreno como en una preciosa, práctica y sugerente escenografía. El movimiento coreográfico y la iluminación, también son perfectos y el fondo musical de flauta y viola en directo, es como una caricia que acompaña sin imponerse nunca.
Pero lo fundamental, es lo bien que está dicho el verso, lo bien interpretado, tanto por los ya conocidos en estas lides como Pedroche ( cada vez mejor ) y Notario, como por un Sergio Peris Mencheta que empieza a revelarse como capaz de cualquier cosa.
La representación de Enrique VIII y La Cisma de Inglaterra se disfruta mucho, tiene el nivel que siempre deberían de tener los montajes en un teatro público y que la CNTC está enfocando tan bien esta temporada. Entra por los ojos y por los oídos.
¿ Y que nos permitimos ciertas licencias con la historia? y quien no. Y además , visto en la distancia, la génesis de la iglesia anglicana tal vez daría para una comedia....

Público  

martes, 7 de abril de 2015

NOVELAS: EPISODIOS NACIONALES- PRIMERA SERIE - III / IV : EL 19 DE MARZO Y EL 2 DE MAYO / BAILEN de Benito Pérez Galdós

Diversas editoriales
También disponible en ebook

Continuo mi recorrido por esta magnífica serie de novelas de Pérez Galdós donde la historia de una nación se narra a través de la historia de algunos personajes que han podido vivirla.
En la tercera, Gabriel ha regresado a Madrid tras los pasos de su amada Inés. En una ciudad sumida en el latente conflicto por la sumisión de la monarquía al regente de Francia, vivimos una divertida aventura de folletín, donde dos hermanos avaros y una especie de cenicienta, se convierten en tipos capaces de transmitir una estampa costumbrista de lo que fácilmente podía ser el vivir de la época; no faltan el color de sus calles, de sus costumbres , los olores de una atmósfera cargada de orgullo y de oscuridad.
Es sólo posible en manos de un gran escritor que el humor y la ironía en el análisis social, convivan de una forma tan precisa con la definición detallada , casi hiperealista , sin que se resienta ni el entretenimiento ni lo didáctico de la propuesta.
La novela termina con la revuelta del 2 de mayo, y es aquí donde Galdós demuestra como puede poner su corazón en su pluma y como es capaz de trasladarnos, junto con la descripción detallada y prolija de los hechos , su admiración por el coraje de aquellos ciudadanos que supieron luchar y morir , siempre sin armas prácticamente , por aquello que merecía la pena. Sobrecogen estas páginas que consiguen trasladarnos a un episodio tan cruel como heroico, tan necesario para quienes pueden dudar sobre si la historia de nuestro país sólo tiene páginas de adocenamiento y negrura.
Bailén continúa donde la anterior termina.
Gabriel, de nuevo siguiendo a su amor ( es impresionante destacar como , utilizando modelos de , ya lo he dicho antes, folletín, el texto de Galdós nunca suena a antiguo ni a ñoño ), emprende su camino hacia el sur , donde pasará a formar parte del ejército que libra la Batalla de Bailén contra las tropas francesas.
En este tramo, se mezclan tres elementos que consiguen fundirse con una alquimia perfecta:
Por un lado, folletín de nuevo, una trama de enredos y pasado, de hijos naturales y mayorazgos pendientes muy propios de la época.
En segundo lugar , otra vez con una gran precisión pero también la maestría de conseguir guiar al lector sin aburrirle, la rememoración de las escaramuzas guerreras. Cuanto tendrían que aprender de aquí los narradores que pretenden trasladar sucesos bélicos y no saben equilibrar entre lo periodístico y lo emocional. Galdós es casi un cirujano de los hechos pero sin olvidarse de que lo debe de contar en una novela.
Y por último, lo que personalmente he valorado más , el humor, en la creación de un conjunto de personajes secundarios y de situaciones , absolutamente hilarantes, además de creíbles , y que no puede dejar de sorprender lo bien que encajan en lo que sin duda es un relato de fondo dramático.
He decidido desengancharme un poco, no emborracharme de este excelente regalo, alargar más el placer. Volveremos a hablar de ellos.
Pero por Dios, lo recomiendo al cien por cien, que nadie lo dude, Es una lectura única.

Público  

sábado, 4 de abril de 2015

MICROTEATRO INFANTIL: VIOLETA, OSCAR, EL PIRATA PEDRO Y ABEJAGATO de Jaime Aranzadi / DUNDI Y RAPULDA. UN CUENTO DIFERENTE de Luis Quo

Todos crecen.
Es lo que tienen los niños.
Y , sin que nos demos cuenta, dejan de ser la excusa perfecta para ver teatro infantil.
Ahora estamos ya en el siguiente escalón: el que nos lleva a compartir, a buscar aquellas obras que pueden conseguir interesarnos a todos. También es una etapa divertida, llena de ilusión, pero no puedo evitar cierta nostalgia por sus años de ingenuidad.
Gracias a Dios, no han perdido del punto del juego , y siempre hay sobrinas.
Me encuentro pues este sábado, retornando a las sesiones infantiles del Microteatro y, sobre todo, divirtiéndome mucho.
Violeta, Oscar, El Pirata Pedro y Abejagato e Jaime Aranzadi.
Director- Jaime Aranzadi
Intérpretes- Silma López
He hablado muchas veces ( y no me voy a repetir ) sobre la importancia de tomarse a los niños en serio si se quiere escribir para ellos.
Importante entender sus códigos, que tampoco son tan diferentes de los nuestros. Comprender que son perfectamente capaces de entender nuestros mensajes, y tan inteligentes que saben que estos sólo son sinceros cuando son sencillos. Sus sentidos, mucho más abiertos, perciben todo lo que se les ofrece y necesitan que los alimenten. Y, sobre todo, son muy capaces de volar.
El modelo de cuentacuentos propuesto por Jaime Aranzadi, se abre gracias al encanto de Silma López y a los dibujos de Ana de la Cerda que nos lanzan de viaje a la búsqueda de algo tan importante como los deberes .... ¿ o es otra cosa?.
En quince minutos no es fácil llevar tan lejos a los más pequeños ( e incluso a los mayores ).
Dundi y Rapulda, Un Cuento Diferente de Luis Quo
Director- Luis Quo
Intérpretes - Cristina González del Valle. Luis Quo
No  es negativo utilizar los cuentos de siempre como base para nuevas propuestas.
Tampoco intentar adoptar un sentido del humor y un tono que también acerque a los mayores. Siempre que no se olvide que el verdadero objetivo son los niños.
La propuesta de Luis Quo,  se basa en deformar a los personajes conocidos, en especial el rol de la bella y generosa princesa.
Lo hace acercándola seguramente más a los infantes de hoy día pero sin caer en el cliché más fácil. A los mayores no puede dejar de divertirnos recordar lo lejos que está este personaje de aquellos que nos ofrecían a nosotros.
Y es fácil, muy fácil, divertirse, si esta Rapulda está en manos de una actriz tan elaborada y con una dicción tan rica como Cristina González del Valle.
Lo dicho: ya no tengo muchas oportunidades de ver teatro infantil, pero de vez en cuando, lo consigo. Cuando el premio son dos piezas breves como las que disfruté esta mañana, me reitero en la necesidad de tomárselo muy en serio para tener la seguridad de que siempre seguirá habiendo público para el arte dramático.
Algunos lo saben y contribuyen a ello. Sin duda los artífices de Microteatro.

Público    

miércoles, 1 de abril de 2015

NOVELAS: EPISODIOS NACIONALES- PRIMERA SERIE - I/II - TRAFALGAR- LA CORTE DE CARLOS IV de Benito Pérez Galdós

Episodios Nacionales-
1ª Serie - Novelas 1 y 2
Diversas editoriales
También disponible en ebook

Hace no mucho, comentaba a raíz de la lectura ( descubrimiento para mi ) de Blasco Ibáñez, la sorpresa al encontrarme con el antecedente claro a la obra de Ken Follet , tan reconocida hoy día , y que nuestro escritor valenciano había manejado en su momento como una forma de narrativa coral donde la historia y la ficción caminaban a la par , componiendo novelones que unían lo didáctico al entretenimiento.
Viene esta reflexión al caso, no tanto por buscar parecidos entre el autor de Sangre y Arena y Galdós, sino por hacer mención al fondo de armario que nos ofrecen nuestros clásicos , y que hemos dejado relegados a la obligación para estudiantes , en lugar de convertirlos en una fuente inagotable de aventura. No sé porqué hemos sido ( o somos ) en España tan poco respetuosos con nuestro pasado, en el sentido de limitar estos autores a adjetivos como aburridos, pesados, antiguos... posiblemente , nunca hemos conseguido desvincular sus obras de su posición política o de la forma de afrontar nuestra Historia.
En cualquier caso, esto es lo que hay, y yo mismo, tras pasar por muchos años de colegio en los que sustituía las lecturas obligatorias por resúmenes que me daban contenido suficiente para aprobar los exámenes, me encuentro con cincuenta años, descubriendo estas joyas.
  Ahora, inmerso en la epopeya de Galdós, que iré consumiendo poco a poco, para, eso sí, no atiborrarme, he gozado horrores con una forma distinta de asistir a aquellos acontecimientos que fueron marcando el devenir de un país plural, vital, brillante y oscuro, lleno de riquezas pero también de un carácter entre voraz y festivo muy difícil de gobernar . Y lo hago con la sensación de sentarme a dejar que sean los protagonistas los que me lo cuenten desde la distancia del pueblo, de la "intrahistoria", entendiendo mucho más al poder empaparme de sus costumbres, de su forma de vida , tal es la precisión de la descriptiva costumbrista de su autor.
Trafalgar nos cuenta una batalla, una derrota, pero sobre todo nos cuenta como aquellos que nunca tuvieron claro cual era el motivo de la lucha, se vieron inmersos en aquella tragedia de dolor y muerte , que dada su inconsistencia, no podía vivirse más que como un absurdo sainete dramático. Incluso los que ocupaban mayor posición social, y debían ser parte por obligación y derecho de las razones y consecuencias, se convertían en meros figurones por la distancia con la que percibían lo que verdaderamente estaba ocurriendo entre quienes guiaban sus destinos.
En La Corte de Carlos IV, un delicioso reportaje del mundo del teatro en aquellos tiempos, seguramente germen de lo que es hoy día la pelea entre los canales de televisión, Madrid y Aranjuez se nos abren como un cuento de intrigas y traiciones , donde la debilidad de los gobernantes es un virus que pregna en cada habitante.
Pero no son, repito, sólo paisajes con figuras , sino también y sobre todo, entretenidísimas narraciones de las que disfrutar ; frescas, divertidas, emocionantes.
Todavía me queda mucho. Gabrielillo tiene aun infinidad de aventuras que contarme.
Y no puedo evitar pensar , una vez más, en el infinito caudal, en el océano por conocer que , en forma de letras , y aumentando día a día, tenemos la suerte de poder gozar.
¿ A quien puede no gustarle leer? ¿ lo han probado?.

Público