Páginas vistas en total

viernes, 27 de febrero de 2015

CINE: TIMBUKTU de Abderrahmane Sissako

Mauritania 2014
Abel Jafri. Hichem Yacubi. Kettly Noel. Pino Desperado. Tolou Kiki. Ibrahim Ahmed. Layla Walet Mohamed

En los últimos meses, el horror creado por los fanáticos islamistas ( y retransmitido con saña en un alarde de salvaje propaganda ), ha escalado hasta límites difícilmente soportables. Cada nuevo noticiero, trae muestras mayores de la barbarie. Nadie puede ser ajeno a la bofetada de cada paso adelante de la bestialidad.
Pero nos falta, o me falta algo más allá del terrorismo: el miedo cotidiano, lo que han contaminado el día a día, como ha afectado en singular, a personas sencillas, a comunidades que no siempre alcanzan la proyección pública de los acontecimientos más sangrientos.
Eso es lo que nos muestra Timbuktu.
Una pequeña ciudad donde los yihadistas imponen su dictadura, absurda pero no inocente, peligrosa en su falta de respeto a la vida y a la libertad y en su absoluta soberbia.
El director es capaz en noventa minutos de cruzar diferentes historias, algunas más desarrolladas ( el tronco es ese matrimonio de pastores y su hija ) , otras abocetadas, en algún caso sólo una imagen es suficiente,... ese antiguo rapero contando su historia como hombre anuncio, esa madre cuya hija se ha visto obligada a un matrimonio no deseado, esa bruja loca capaz de rebelarse o el hombre que"no lo sabe todo"... No se ensaña en el horror, al contrario, busca y consigue la belleza, pero no por ello nos sustrae a la crueldad de, por ejemplo, una lapidación.
Todo encaja en este tapiz que tiene la delicadeza de la orfebrería, la belleza del color de sus túnicas , el sonido de la poesía y secuencias tan inolvidables como el partido de fútbol, el baile sin música de un hombre o la mujer vestida con colores chillones enfrentándose a un coche lleno de hombres armados. Hay en esta película la mano de un gran director, inteligente, con sentido visual pero, sobre todo , con una enorme sensibilidad.
No sé si puede calificarse Timbuktu de cine político, en cualquier caso, sí estoy seguro de que es cine necesario.
Ayer nos enteramos que otra de las hazañas del llamado estado islámico ha consistido en destrozar piezas que habían sobrevivido a tres mil años de historia. Cuando la barbarie también ataca algo tan importante como la cultura, es importante que la cultura derrote a la barbarie.
La belleza de estos fotogramas es una forma de victoria.

Público

No hay comentarios: