Páginas vistas en total

sábado, 31 de enero de 2015

CINE: LA TEORIA DEL TODO de James Marsh

UK.2014
Eddie Redmayne. Felicity Jones. Emily Watson. Charlie Cox David Thewlis. Charlotte Hope

Salvo error por mi parte ( no lo creo, ya que lo he comprobado en varias ocasiones ), en los últimos números de mi biblia cinematográfica, Caimán Cuadernos de Cine, no se hace mención al estreno ( ni por supuesto existe crítica ), ni de The imitation game, ni de la película que ahora nos ocupa, La teoría del todo.
Salvo problemas con las distribuidoras, sólo se me ocurre que , desde una posición más centrada en un tipo de cine innovador y diferente, estas propuestas, por otro lado vinculadas casi desde su nacimiento a la carrera de los Oscars, pecan de excesivamente convencionales para el consejo de redacción de la revista.
Pues bien. Me parece un error.
Quien haya leído alguna vez este blog, sabrá que por lo general, me gustan las nuevas propuestas, tanto en cine como en teatro y literatura, no por ello creo que se deba de desechar cualquier propuesta por no encajar en ese perfil; así considerado, lo innovador no tardará de ser otro rasgo convencional más.
Desechar The imitation game, de la que hablé el otro día, es prescindir de una buena película.
Hacerlo de La teoría del todo, es prescindir de una muy buena película y, en general un producto muy sólido.
Stephen Hawking es un personaje fascinante conocido a nivel mundial como uno de los cerebros más potentes del planeta. También como la terrible contradicción de que un hombre de su capacidad mental viva postrado en una silla de ruedas y con sus capacidades físicas cruelmente limitadas. Lo que se nos ofrece no es verdaderamente una biografía, pero sí recorre los años cruciales: su  lanzamiento al estrellato científico y su primera historia de amor, con su primera mujer y madre de sus tres hijos. De hecho, está basado en el libro escrito por ella, su primera esposa, sobre sus años juntos, e incluso podría decirse que es ella su principal protagonista.
Desde ahí, desde su visión, la historia adquiere una dimensión importante, no sólo la de un hombre dolido y roto, con capacidad de volar pero las alas partidas, sino también la visión de alguien que se cree capaz de acompañarle en el duro camino, pero a quien el tiempo ( ese tiempo que, paradójico, es el contenido de todos los ensayos de Hawkins ) hace pasar por las duras pruebas de la vida.
Efectivamente, la cinta no destaca por su carácter innovador o atrevido, pero sí por su solidez narrativa y su elegancia. También  por dos interpretaciones enormes de la pareja principal, una especialmente física y otra más íntima.
En general, como decía al principio, una muy buena narración y, sobre todo, sobre un hombre del que todos deberíamos aprender algo, y de la mujer que fue capaz de amarle. Una historia que había que contar y que se ha contado bien.  

Público

No hay comentarios: