Páginas vistas en total

domingo, 7 de diciembre de 2014

TEATRO: DONDE HAY AGRAVIOS NO HAY CELOS de Francisco de Rojas Zorrilla

Dirección.- Helena Pimenta
Interpretada por.- Jesús Noguero. Clara Sánchis. David Lorente. Rafa Castejón. Natalia Millán. Nuria Gallardo. Fernando Sansegundo. Oscar Zafra

Son ya más de 25 los años que la Compañía Nacional de Teatro Clásico lleva con el objetivo de acercar a un público masivo las obras de nuestro siglo de oro.
Sin generalizar, era difícil antes de su nacimiento que acudir a una representación de Lope o Calderón fuese un plan apetecible para alguien por debajo de la cincuentena.
Han pasado diferentes directores y algunos han entendido mejor que otros el propósito. En general el balance es muy bueno, tanto en lo que se refiere a popularizarlos como a rescatar muchas piezas casi desconocidas.
Posiblemente ninguno ha sido tan valioso como su fundador, Adolfo Marsillach, atrevido y genial por partes iguales, pero eso es otra historia.
Helena Pimenta , me atrevo a apostar, va a ser un buen fichaje: no en vano, ya ha servido a Shakespeare con lucidez y frescura ( son muchos los que se bautizaron en el bardo inglés con su versión del Sueño de una noche de verano, varias veces repuesta ). Ahora afronta, dentro del programa de esta temporada, la dirección de una comedia que tiene como fondo el honor, y ,comprendiendo el cambio de los tiempos, lo acerca al género de enredo potenciando con acierto la vena cómica.
¿El resultado? pues bien, nada como escuchar las carcajadas del patio de butacas para tenerlo claro.
Hay elegancia, hay ritmo ( ayudado por la música y el baile ), hay una adaptación que se para a explicar lo necesario para que nadie se pierda. Hay un control cromático muy hermoso y toques de actualización que no buscan la fácil sorpresa del anacronismo.
Sobre todo hay respeto ( por el autor y por el público ), y hay eso tan difícil que es versionar sin profanar.
Y mucho, mucho, mucho juego.
Además, imprescindible, hay un conjunto de actores excelentes , capaces de decir el verso con elegancia y contundencia. De moverse como muñecos. Y de divertirse tanto como nos divierten a nosotros. Noguero y Lorente , a los que no recuerdo de otras veces , componen una hilarante pareja de clowns, tienen los mejores momentos, de Nuria Gallardo ya nadie duda , haga lo que haga; pero nunca me pude imaginar a la habitualmente dramática Clara Sanchis tan gamberra ni a la multiusos Natalia Millán ( ¿perohay algo que esta mujer haga mal?) recitando así.
Lo dicho: un juego elegante, hermoso, vivo. Y que algo esté tan vivo después de tantos años dice mucho a su favor.
Reírse con los clásicos es mucho más sano. De verdad.

Público

No hay comentarios: