Páginas vistas en total

sábado, 11 de octubre de 2014

NOVELA: ASI COMIENZA LO MALO de Javier Marías

Alfaguara
540 páginas
También disponible en ebook.

La prosa de Marias es, ya lo he dicho varias veces, singular. Un perfecto equilibrio al borde de la pedantería de la que consigue salvarse, creo, por el humor.
Un trabajo denso con las palabras, absolutamente literario; un ejercicio de inmersión donde sus historias son, más de lo que son, lo que se cuenta.
Así empieza lo malo, nos habla desde ciertos lugares a menudo comunes del autor, ese observador externo, sorprendido, conocedor sólo de retazos de la verdad, y que se ve involucrado en la narración; esa especie de novela negra con pintura blanca, porque se limita a poner situaciones y condiciones pero eliminando siempre los tintes el género. Una especie de Patricia Highsmith sin morbo, algo que era más patente en su novela anterior, Los Enamoramientos, pero que aquí también conforma un misterio a través de tres personajes ( dos principales y un secundario ) que a mi entender, se encuentran en lo mejor dibujado de su autor: Muriel, un hombre que navega entre la cultura y la frivolidad, entre la búsqueda de expresión y de negocio, de justicia y de venganza; Beatriz, una mujer entre el romanticismo absoluto y la dejadez, entre la fuerza y la fragilidad, entre el cuerpo y el alma, una figura sanguinea que consigue suscitar a la vez compasión, amor y deseo, y rechazo y tristeza; y el Doctor, o un malo, malo de película, malo de novela, malo de verdad. Todos ellos entre la sinceridad y la máscara , entre lo que dejan conocer y lo que son, sin que verdaderamente pueda llegarse a decir cual es cual.
Hay dos cosas que me gustaría destacar en esta obra y que me hace colocarla entre las novelas de Marías que recordaré, si bien no como Corazón tan blanco, que sigue siendo mi favorita, pero también alejada del ligero cansancio que, reconozco , me ha producido alguna:
Por un lado, y sin saber adivinar porqué, creo que alcanza una sensación de ligereza muy agradable y que consigue alquímicamente, convivir con la densidad de su prosa. Esto es algo que nos permite discurrir cómodamente por las diferentes líneas argumentales que se enredan alrededor del retrato de familia.
En segundo lugar, creo que es la novela más "hutchcontiana" de su autor, algo que se apoya en su situación tangencial en el mundo del cine ( hasta ese parche de su protagonista y su descripción, que parece remitirlo a Nicholas Ray ), pero sobre todo en aquellas medias verdades, la necesidad no sólo de descubrir sino también de entender , y esos personajes entre las esquinas y la confusión, esa capacidad de observar al ser humano buscando su trastienda, en especial ( ya lo he citado antes ) esa mujer que podría recordar a cualquiera de sus protagonistas. En definitiva, el autor consigue generar un subtexto, desde la simple plasmación de los hechos, algo que hace que la novela se prolongue tiempo después de su lectura.
Lo dicho, la literatura de Marías, muy buena literatura, siempre está entre el peligro y la genialidad, y casi siempre lo supera.
En esta ocasión una vez más, y con más comodidad de la habitual para el lector.

Público

No hay comentarios: