Páginas vistas en total

viernes, 31 de octubre de 2014

CINE: PERDIDA de David Fincher

USA.2014
Ben Affleck. Rosamund Pike. Neil Patrick Harris. Missi Pyle. Tyler Perry. Kim Dickens. Patrick Fugit

Creo que voy a ser breve.
Es muy difícil escribir o hablar de un thriller de este tipo sin cometer el imperdonable pecado de destripar algo del mismo. Y lo cierto es que esta es una de esas películas que conviene ir a ver sin saber lo que se va a encontrar.
No quiero caer en eso.
Por ello, me voy a limitar a dar algunas referencias:
En primer lugar, decir que David Fincher se ha convertido en un maestro del género ( aunque no sea el único que ha tocado ); afronta cada una de estas piezas con ambición, sin miedo a alargarse cuando lo considera necesario para marcar un ritmo preciso y dejar que la historia repose y vaya cautivándonos; además para él es esencial ( y aquí más que nunca ) la psicología de sus personajes, y para ello, para que nos llegue, se toma el tiempo que sea necesario.  Y si la historia tiene que cambiar de dirección en la mitad de su metraje , tampoco le preocupa.
Una de sus principales logros es su capacidad para mantener el equilibrio, patinando en el filo de la perversidad sin ningún tipo de efectismos, porque Fincher, por muy difícil que sea lo que narra, es capaz de estar en el entorno de lo cotidiano ( y posiblemente sea eso lo que produce un mayor nivel de violencia, la identificación ).
También es marca de la casa hablar no sólo de lo que se cuenta sino de como se cuenta, de la importancia de la percepción, del límite de poder determinar lo que es verdad y lo que no. Y lo más importante es que esto nunca se compone de trampas al espectador, sino todo lo contrario, lo convierte en un aliado al que facilita toda la información y con quien recorre siempre los caminos de la historia que, en muchas ocasiones, gira cuando es necesario .
En este caso, cuenta además con dos valores que colaboran a que el resultado sea tan contundente y tan logrado; por un lado, un excelente guión de Gilliam Flynn, perfectamente estructurado, ( si me sorprendió positivamente con su novela Heridas Abiertas, aquí demuestra que es capaz de entender los diferentes lenguajes de literatura y cine ); en segundo lugar, dos actores principales que están fantásticos pero sobre todo que suponen un acierto absoluto de casting.
Creo que he cumplido.
Repaso y no me parece que haya metido la pata.
Eso sí, Perdida es una obra para no perderse. Fincher es ya uno de los directores de la nueva generación que ha dejado hace tiempo de ser promesa. Ver una de sus películas es asistir a una aventura , recorrer un camino en el cual, creo que ya lo he dicho, somos partícipes. Un director por lo tanto que cumple una premisa importantísima y muy difícil: contar con su público como parte de su obra.

Público

viernes, 24 de octubre de 2014

CINE: MAGICAL GIRL de Carlos Vermut

España 2014
Luis Bermejo. Barbara Lennie. José Sacristán. Israel Elejalde. Elizabeth Gelabert

Aquellos que disfrutamos fascinados de aquella propuesta totalmente nueva que fue Diamond Flash, ajeno a cualquier cosa que hubiésemos visto hasta entonces, esperábamos con ansiedad y curiosidad infinita el salto de su director al circuito más o menos comercial.
Fundamentalmente, yo me preguntaba como pensaba afrontar la necesidad de establecer cierto nivel de narrativa que no expulsase al público de las salas. No me imaginaba que fuese capaz de traicionarse, ¿ entonces?.
Magical Girl responde a esa pregunta. Y lo hace con un producto excelente, personal, por supuesto diferente y , digámoslo ya, perverso.
Porque si bien Vermut opta por una narrativa más lineal o convencional ( el modelo puzzle deconstructivo se traslada con claridad suficiente y muy buena caligrafía ) no renuncia al extrañamiento con el que mezcla géneros, y , para mi el mayor nivel de la llamada a la perversión, deja al espectador que llene los vacíos ( posiblemente siempre es peor no saber que saber ); personalmente me gusta esa dinámica, no necesito que me cuenten todo.
La historia se inicia como lo que podría ser una de las historias sociales de, por ejemplo, Ken Loach; un padre en el paro, su hija enferma y un deseo que cumplir. De ahí saltamos a un relato que parece bordear la locura; hay también una tercera línea presentada en un prólogo y que regresará en el último tramo. Las tres piezas, un perfecto puzzle sobre cuyo encaje el autor es tan inteligente como para soltar miguitas pero sin ningún tipo de subrayado. Y lo que parecía un cuento de lucha, se convierte en un oscurísimo thriller, una colección de personajes donde Vermut es capaz de sacar lo peor de cada uno. Nos ayuda a asomarnos a lo más miserable, a lo más podrido del ser humano, hasta llegar a sorprendernos con el twist del personaje de Sacristán ( el único punto de la escalada al que me cuesta un poquito llegar ).
La verdad es que lo que hace más singular Magical Girl , además de su caligrafía, su coraje, su capacidad de sorprender, es su subtexto, lo que deja en el paladar y en lo que seguimos pensando mucho después. Su historia, igual que pasaba con la de Diamond Flash, queda tan abierta que es todavía mucho lo que nos puede ofrecer. Se multiplica.
Lo dicho, Carlos Vermut sigue siendo único. Ahora la curiosidad es , ¿como será la tercera?
Antes de terminar: Bárbara Lennie, esa mirada, esos gestos, ese alma. También de ti esperamos mucho.

Público

Nota de día siguiente:
Leo en la página de Manuel Hidalgo en El Mundo que la presencia comercial de esta película es mínima. Apenas seis mil espectadores en el anterior fin de semana. Ocurrió con Gente en sitios o 10.000 noches en ninguna parte. Nos encanta echarle la culpa al Iva cultural pero al final resulta que este no parece afectar por ejemplo a X Men o a Torrente. Sería el momento de reflexionar o de pensar que no todo puede ser utilizado politicamente.
Una pena.De verdad, un consejo, no os perdáis Magical Girl.

jueves, 23 de octubre de 2014

FALLECE RAMIRO PINILLA

Inmensa tristeza.
Me asomo al periódico on line a media mañana para enterarme de que ha fallecido Ramiro Pinilla.
Uno de los mejores escritores que nunca han existido en lengua castellana, con esa contundencia.
Desde que entre 2004 y 2005 se publicó su magna trilogía Verdes Valles, Colinas Rojas , se convirtió para mi en un titán al que acudía sin demora cada vez que publicaba un nuevo libro.
Se resucitó Las Hormigas Ciegas , una novela irrepetible.
Siempre cronista de su Getxo natal, del que nunca quiso salir, luego nos regaló su inteligencia, su oficio y su ternura en otras como La Higuera la última Aquella edad inolvidable.
Pero también su humor , un humor metaliterario y de homenaje que , aquellos que adoramos a los clásicos americanos del género negro, supimos apreciar: nació Samuel Esparta y con él, varias novelas , que nadie se atreva a llamarlas menores. Falta una , su testamento, la leeré desde la tristeza de saber que se trata del último caso.
Es una gran pérdida.
Insustituible.

Público

NOVELA: SANGRE Y ARENA de Vicente Blasco Ibáñez

Diferentes editoriales.
También disponible en ebook.

Mi conocimiento de la obra narrativa de Blasco Ibánez , aparte de conocer sus títulos principales por haberlos estudiado en el colegio, se limitaba a dos series de televisión ( Cañas y Barro y La Barraca ) de hace ya mucho tiempo y que recuerdo como chocantes en su modernidad y su desarrollo narrativo.
También sabía , y no dejaba de sorprenderme , que el Hollywood clásico ( regalo foto de cartel ) lo había utilizado como fuente.
Nada más .
Gracias al hecho de que el kindle nos ofrece entre otras cosas, acceso a la biblioteca casi universal, y a mi curiosidad , me asomé a Sangre y Arena.
¿Resultado?
Estoy absolutamente sorprendido. Y no me extraña nada la agudeza de los productores americanos al descubrirlo.
Blasco Ibañez es un narrador de tomo y lomo, un excelente contador de historias , capaz de establecer un perfecto perfil psicológico de sus personajes e integrarlo en una trama apasionante, además de , más difícil todavía, pintar unos cuadros costumbristas que resultan verdaderas crónicas de la época e integrarlos en la novela sin que la detengan.
En este caso, la historia de un torero que pierde las referencias de clase por culpa de una mujer muy peligrosa, también nos lleva a conocer la estructura social de esos años en una España que aun tenía mucho que crecer para acercarse a Europa, la brutalidad y la nobleza de la fiesta nacional como reflejo de la brutalidad y la nobleza de sus gentes , y el fervor religioso tan cercano a la superstición más pagana ( el capítulo dedicado a las procesiones de Semana Santa es inolvidable ).
Lo dicho, que ya he comprado ( NO A LA PIRATERIA ) Los cuatro jinetes del Apocalipsis , del que hablaré en breve , y seguramente vendrán muchos más.
¿Pero como he podido desconocer durante todos estos años a este autor de raza? Y los que habrá....

Público

TEATRO: LLUVIA CONSTANTE de Keith Huff

Dirección .- David Serrano
Intérpretes.- Roberto Alamo. Sergio Peris Menchetta.

Nos dice en el programa de mano David Serrano, director y adaptador de la obra, que cuando leyó este texto por primera vez , se dio cuenta de que se encontraba ante un clásico inmediato, a la altura de Tenesse Williams y Arthur Miller.
Personalmente , y sin hacer de menos a esta propuesta , eficaz e inteligente , creo que exagera un poco.
Lluvia Constante es un buen texto, posiblemente muy bueno; como he escrito en el párrafo anterior , muy eficaz , muy bien orquestado desde su asumida teatralidad ( dos personajes que nos cuentan toda la historia, representan, hablan con el público, monologan... ), capaz de tenernos una hora y cuarenta minutos pegados a la butaca y de ir avanzando en un trenzado perfecto.
Personalmente ( y esto es algo que no sé si es fruto del adaptador o del autor ), hay algún punto que me gustaría que se hubiese afinado:
La representación comienza desde el humor, y va girando poco a poco hacia la tragedia , ese inicio me cuesta a la hora de posicionarme y entrar; por otro lado, me falta precisamente un poco de aliento trágico y unos gramos de sutileza y ambiguedad.
Vamos a ver: Lluvia Constante es un thriller , una pieza en la que dos policías de calle, seguramente después de acercarse muchas veces al precipicio, se ven inmersos en un último movimiento que cambiará radicalmente sus vidas; habla de la amistad entre hombres , de la dependencia y la traición, y, sobre todo, de la difusa frontera entre el bien y el mal, especialmente cuando uno se mueve en el infierno.
El montaje ( a lo mejor es el montaje ) es pura energía. A mi me falta un ápice de , repito, sutileza, para poder dejar entrar todas las dudas sobre el comportamiento de los personajes y que , en mi caso, no aparecen de forma clara hasta que pienso con posterioridad en la obra.
En cualquier caso, eso sería llegar a la perfección, la representación vista ayer en los Teatros del Canal se queda en excelente.
Pero vayamos a lo que verdaderamente se convierte en el cimiento de esta Lluvia:
Una obra como esta , en la que los dos actores principales permaneces constantemente en escena, evolucionando ante nuestros ojos, precisaba de un ejercicio de interpretación brutal; una fisura en cualquiera de ellos habría dado al traste con toda la propuesta.
En el caso de Roberto Alamo ya nada me sorprende , otra creación a sumar a su Urtain o a la de De ratones y hombres. Grande cada vez que tiene un papel con carne en sus manos. Y este tiene mucha. Pasa de la brutalidad a la ternura, de generar odio a compasión , en cuestión de segundos; su control físico y vocal es absoluto; es un regalo, ese monstruo con corazón al que siempre sentimos el deseo de perdonar.
Pero tengo que reconocer que no ponía a Peris Mencheta al mismo nivel. Y lo está. Su papel tiene mucho de escucha , algo tan difícil, pero también , cada vez que habla, se convierte de forma absoluta en su personaje . Su interpretación es también magnífica , en cada gesto, en cada mirada , en cada silencio. No hay un sólo segundo de duda.
Y lo que posiblemente sea labor del director , es que , no sólo son dos interpretaciones perfectas sino que están perfectamente empastadas, homogeneas, formando un todo que es lo que eleva esta Lluvia Constante.
Teatro lleno, público en pie; no me extraña, es una muy buena representación.
Una vez más , los Teatros del Canal aciertan con su programación.
Enhorabuena.

Público  

sábado, 18 de octubre de 2014

NOVELA: LA LLUVIA DEL TIEMPO de Jaime Bayly

Alfaguara
408 páginas
También disponible en ebook.

Jaime Bayly me parece un caso curioso:
Nació a la literatura desde el periodismo con una novela rompedora, No se lo digas a nadie, demoledora crítica de la hipocresía en la alta sociedad peruana.
Claramente, el personaje principal era una trasunto del propio autor.
A partir de ahí, tuvo un preocupante problema de repetición, en nuevas propuestas como Fue ayer y no me acuerdo o La noche es virgen. Y digo preocupante porque al mismo tiempo , destacaba una prosa ágil, una acerada capacidad de análisis y un buen nivel en creación de personajes abrasados.
Navegó posteriormente, con fortuna por el melodrama ( lo más destacable, El huracán lleva tu nombre ), y mantuvo su crítica social en otras como Los amigos que perdí y Mi mamá me mima, y , hace dos obras, intentó el género negro ( no recuerdo ahora los títulos pero comenté ambas aquí ); en esta última aventura creo que le faltaba sentirse del todo cómodo pero apuntaba bien.
En medio, y difícil de vincular a este análisis , una segunda novela titulada , creo, Los últimos días de la prensa , capaz de ser hilarante , en un código al que su autor nunca ha regresado.
Siempre estaba el fondo de crítica a la sociedad, que lo hacía acercarse ( aunque se quedase aun a mucha distancia ) al cinismo de un Truman Capote o la capacidad de cronista de un Dominick Dunne. Eso no era malo, repito: era un agudo observador, y además se le podía otorgar cierta universalidad al pensar que esos códigos eran replicables en otros paises latinoamericanos.
La lluvia del tiempo comienza como un thriller político y consigue en su primera mitad , utilizar las virtudes de su autor y engancharnos. Pero más o menos en ese momento sufre una especie de mutación regresiva: el personaje central era obviamente el escritor, pero no estaba tan identificado; de pronto, adquiere todas las características de sus primeras novelas y se convierte en el peso principal de la trama que comienza a moverse en círculos que no parecen ir a ninguna parte. Otra vez volvemos a ese periodista homosexual, drogradicto, avergonzado, sufriente, a quien empezamos a conocer ya demasiado, tanto como para que nos canse. Además, se le plantea cierta oportunidad de redención, algo que no estaba en sus apariciones anteriores y que suena no demasiado creíble y más como un autoregalo que como un desarrollo coherente de la trama.
La historia se ha desinflado.
Lo que hasta entonces había captado nuestra atención, se vuelve repetitivo, la novela se desequilibra, los apuntes donde va incluyendo pequeñas biografías de los diferentes actores, dejan de tener sentido, e incluso alguna me suena a relleno.
Personalmente temo que Bayly, que me parecía un narrador interesante, esté enfermizamente anclado en un lugar al que siempre retorna.
Ha habido ocasiones en que se ha alejado, puede hacerlo y conseguir muy buenos resultados. Debe de hacerlo. Creo que ya ha ajustado todas las cuentas y ahora debe dedicarse sólo a escribir.

Público

CINE: EL CHICO DEL MILLON DE DOLARES de Craig Gillespie

USA 2014
Jon Hamm. Bill Paxton. Alan Arkin

El cine familiar ha perdido su denominación de origen: ya no es familiar por temática sino porque pueda ir a verlo un número importante de miembros de la familia, y teniendo en cuenta el cambio en los intereses de nuestros hijos, está plagado de historias que, posiblemente, no sean las más idóneas para ciertas edades.
Comprendo que también a nosotros nos hacían leer en el colegio El señor de las moscas, pero era un caso, también, y sobre todo, estaban otras propuestas como los Cinco y los Siete Secretos.
Vale. Quizás estoy sonando a abuelo  ( no lo soy ).
En cualquier caso, yo muchas veces hecho de menos, dejando a un lado el cine de animación, el producto Disney de toda la vida.
Me refiero a esas historias de personas que ostentaban valores reconocibles y fáciles de entender, que por supuesto se equivocaban pero terminaban buscando lo mejor, esas películas que nos emocionaban y nos divertían, llorar y reir.
El chico del millón de dólares es una vuelta a todo eso.
Habla de un hombre emprendedor que, para salir adelante, decide poner en marcha un concurso que será una especie de búsqueda de talentos para el beisbol en la India. Las cosas no siempre salen como uno lo espera y no tardará en tener que elegir entre humanidad y negocios. Los contrastes culturales de dos chicos indues del entorno rural, aderezan la historia con divertidas anécdotas. Y por supuesto, como tiene que ser, la historia termina bien y con moraleja.
Llamadme ñoño si quereis, pero yo lo he disfrutado de principio a fin, y como la cinta carece de complejos y asume su condición, yo tampoco los he tenido a la hora de emocionarme.
Me he creído lo que me cuentan y, más importante , he decidido creérmelo.
También me he reído, sin tener en cuenta si alguno de los chistes eran políticamente correctos, pero lo importante es que, dado que hay cariño para todos sus personajes, cualquier broma es sólo eso, una broma, y de la película nadie sale ridiculizado sino todo lo contrario.
La coda final, recordándonos que es una historia real y presentándonos a sus verdaderos protagonistas, añade el valor del sueño imposible alcanzable, y este es el mejor mensaje que cualquier obra puede transmitir.
Es, repito, un producto Disney de toda la vida, y ¿a quien le amarga un dulce?.
Posiblemente , el hecho de que el béisbol sea su base , va a jugar en su contra de cara a su éxito entre el público europeo, lo que será una pena . Si desde aquí puedo convencer a alguien para que no se la pierda, seguro que me lo agradece.

Público

NOVELA: DEMONIOS FAMILIARES de Ana María Matute

Destino
180 páginas
También disponible en ebook.

Ya expresé en su día mi tristeza por la desaparición de la que considero una de las escritoras/ es más importantes en lengua castellana.
Se fue dejándonos un regalo. Inacabado. Pero precioso.
Una novela sin terminar que recalca con ello su ausencia.
Pero también una novela que se encuentra entre lo mejor de su prosa y que es un claro exponente de su mundo propio, tan particular, y que ella era capaz de construir con palabras.
Como si formase un díptico con su obra anterior, Paraiso Inhabitado, nos encontramos de nuevo en la Guerra Civil, una vez más a través de un personaje que no consigue interpretar la contienda, no por ser una niña, como en el otro caso, sino por la lejanía que le ha sido impuesta.
La verdadera guerra para esta muchacha, es ,una vez más, una familia construida a base de secretos y silencios, de miedo, y de la necesidad de respirar libertad frente a una disciplina ficticia.
Eva es un personaje totalmente "matutiano" pero también lo son todos los que pueblan estas páginas que se hacen tan breves, el Coronel, Yago, Magdalena, Berni... personajes que parecen modelados con la arcilla de los cuentos infantiles pero lanzados a un mundo peligroso y a menudo cruel.
También como un cuento es capaz de pintar su autora el paisaje, bosque y desván, casona y casino, siempre con el pincel de la poesía, en un lenguaje sin nada superfluo pero que creo llega a un nivel de belleza superior al habitual incluso en ella.
Asimismo, consigue, como siempre consigue , que junto al nivel presente , tengamos la sensación de que existe otro, de que la realidad está compuesta por un conjunto de velos, debajo de los cuales se esconden muchas cosas , otros universos a los que tal vez nunca alcanzaremos , pero que le otorgan una dimensión diferente y mucho más amplia a aquellos que se nos está narrando.
Y , por último, no sé si es una apreciación personal, pero tengo la sensación de que esta vez existe más ternura , mayor compasión hacia los habitantes del relato, una especie de suavidad que hace que la narración los arrope como un abrazo.
Nos quedamos a mitad de la epopeya. La muerte, tantas veces inoportuna, nos ha dejado sin lo que, estoy seguro, sería una gran novela. A cambio tenemos, por lo menos, un hermoso testamento. Y la memoria de una mujer que supo inventar y lo compartió, generosamente, con nosotros, hasta el último momento.

Público

CUENTOS: CUENTOS DE LA ALHAMBRA de Whasington Irving


Diversas editoriales.
También disponible en ebook.

A veces creo que sería estupendo recuperar algo de ingenuidad.
Es por ello que acudo a beber a ciertas obras del pasado, con nivel de clásicos, que sé que me pueden hacer retroceder a una etapa en que era muy fácil creer en todo.
Posiblemente porque se escribieron en momentos en que el mundo era menos escéptico.
Los Cuentos de la Alhambra se corresponden al periplo de un escritor americano fascinado por ese palacio y sus alrededores, donde llego a pasar una larga temporada. Puede dividirse el libro en dos partes; en la primera, junto con una primorosa descripción geográfica, nos situa su propia existencia allí, a partir de ahí, se suceden varios relatos, parece ser que recogidos de la tradición popular, que él pone con sus palabras al servicio del lector.
Y es una delicia.
Aunque mucho más breve, no están lejos Las 1001 Noches, pasadas por el tamiz del extranjero que escucha sorprendido y consigue transmitirnos su sorpresa.
Yo lo he disfrutado un montón; recomiendo absolutamente estos viajes en el tiempo; de alguna manera reaprendemos a leer , y también un poquito ¿porqué no? a vivir.

Público

CINE: LAS DOS CARAS DE ENERO de Hossein Amini

UK. 2013
Viggo Mortensen. Kirsten Dunst. Oscar Isaac

El universo de Patrcia Highsmith no es fácil de plasmar en cine, sobre todo porque su nivel de perversidad sucede por regla general en el interior de sus personajes.
Existe una capa exterior de respetabilidad, alterada por la ambiguedad entre el bien y el mal, que termina creando espejos con extrañas relaciones de dependencia.
De todos modos, lo consiguió gente tan diversa como Lilliana Cavani, Win Wenders o Anthony Minghella. Amini sin llegar a esa altura, no desmerece a la autora.
Todo se inicia en un viaje turístico por Grecia donde una pareja de, en apariencia, pudientes americanos, cae o se deja caer, en las pequeñas trampas de un estafador de poca monta con encanto.
A partir de ahí, de un comienzo tan recordable, incluso en adaptaciones de novelas de Agatha Christie, todo se complica y nada es lo que parece.
Por decirlo de alguna manera, ya en ese momento, aparece o se presiente cierto nivel de turbación que, más que al exotismo de la criminóloga inglesa, nos recuerda, salvando las distancias, al Bertolucci de El cielo protector, como si ya entonces supiésemos que esa pareja no encajaba en ese lugar, que estaba condenada a perderse.
Lo mejor que se puede decir de Las dos caras de enero, es que consigue transmitir ese aire malsano que se va filtrando entre los tres protagonistas, que entretiene y que el director hace que las vueltas del guión no suenen previsibles; lo peor, que le falta cierta profundidad para que sus lazos sean y no sólo se cuenten: deberíamos de entender esas referencias a la atracción entre ellos o a su posible, extraña, filiación; como decía en un párrafo anterior, creo que esa sensación de extraños compañeros de viaje es una de las señas de identidad de esta escritora.
En lo que respecta a la interpretación , Mortensen ya demostró en las manos de Cronenberg que puede tener una segunda cara , y Durnst es una rubia que me gusta , que creo que tiene fondo, más allá de ser la compañera del héroe, algo que hizo en ocasiones; Oscar Isaac también se mueve con soltura en este camino desde el vulgar seductor al hombre confuso en una trama que le excede. Ellos contribuyen a redondear el resultado.
Repito, es un buen producto , suficientemente turbio para que Highsmith se sintiese satisfecha.

Público

sábado, 11 de octubre de 2014

NOVELA: ASI COMIENZA LO MALO de Javier Marías

Alfaguara
540 páginas
También disponible en ebook.

La prosa de Marias es, ya lo he dicho varias veces, singular. Un perfecto equilibrio al borde de la pedantería de la que consigue salvarse, creo, por el humor.
Un trabajo denso con las palabras, absolutamente literario; un ejercicio de inmersión donde sus historias son, más de lo que son, lo que se cuenta.
Así empieza lo malo, nos habla desde ciertos lugares a menudo comunes del autor, ese observador externo, sorprendido, conocedor sólo de retazos de la verdad, y que se ve involucrado en la narración; esa especie de novela negra con pintura blanca, porque se limita a poner situaciones y condiciones pero eliminando siempre los tintes el género. Una especie de Patricia Highsmith sin morbo, algo que era más patente en su novela anterior, Los Enamoramientos, pero que aquí también conforma un misterio a través de tres personajes ( dos principales y un secundario ) que a mi entender, se encuentran en lo mejor dibujado de su autor: Muriel, un hombre que navega entre la cultura y la frivolidad, entre la búsqueda de expresión y de negocio, de justicia y de venganza; Beatriz, una mujer entre el romanticismo absoluto y la dejadez, entre la fuerza y la fragilidad, entre el cuerpo y el alma, una figura sanguinea que consigue suscitar a la vez compasión, amor y deseo, y rechazo y tristeza; y el Doctor, o un malo, malo de película, malo de novela, malo de verdad. Todos ellos entre la sinceridad y la máscara , entre lo que dejan conocer y lo que son, sin que verdaderamente pueda llegarse a decir cual es cual.
Hay dos cosas que me gustaría destacar en esta obra y que me hace colocarla entre las novelas de Marías que recordaré, si bien no como Corazón tan blanco, que sigue siendo mi favorita, pero también alejada del ligero cansancio que, reconozco , me ha producido alguna:
Por un lado, y sin saber adivinar porqué, creo que alcanza una sensación de ligereza muy agradable y que consigue alquímicamente, convivir con la densidad de su prosa. Esto es algo que nos permite discurrir cómodamente por las diferentes líneas argumentales que se enredan alrededor del retrato de familia.
En segundo lugar, creo que es la novela más "hutchcontiana" de su autor, algo que se apoya en su situación tangencial en el mundo del cine ( hasta ese parche de su protagonista y su descripción, que parece remitirlo a Nicholas Ray ), pero sobre todo en aquellas medias verdades, la necesidad no sólo de descubrir sino también de entender , y esos personajes entre las esquinas y la confusión, esa capacidad de observar al ser humano buscando su trastienda, en especial ( ya lo he citado antes ) esa mujer que podría recordar a cualquiera de sus protagonistas. En definitiva, el autor consigue generar un subtexto, desde la simple plasmación de los hechos, algo que hace que la novela se prolongue tiempo después de su lectura.
Lo dicho, la literatura de Marías, muy buena literatura, siempre está entre el peligro y la genialidad, y casi siempre lo supera.
En esta ocasión una vez más, y con más comodidad de la habitual para el lector.

Público

viernes, 10 de octubre de 2014

EXPOSICION: AKHYAN . Marionetas , máscaras y cuentos ilustrados de la India.

Teatro Valle Inclán
Hasta el 12 de octubre.

Obviamente este comentario llega con poco tiempo: sólo quedan dos días, hasta el 12 de octubre para disfrutarla esta exposición.
Mi nota aquí no es sólo para referirme a esta colección preciosa, brillante y exponente de lo que verdaderamente es la cultura de un pueblo milenario, un estallido de color y fantasía que resalta de nuevo, por si no lo sabíamos aun, que los títeres no son una disciplina sólo dirigida a los niños ( lo cual , ya de por si sería alabable ).
En este caso, héroes y dioses, historias reales y leyendas, ángeles y monstruos, conviven en todo su esplendor, como otra forma de contar historias capaz de llegar a cualquiera capaz de soñar. Que belleza y que delicadeza. Cada figura es una obra de arte de artesanía e imaginación.
Lo dicho, no es sólo para recomendar a todos que corran a verla, sino, una vez más, para resaltar la labor del Topic de Tolosa, un museo que, si bien ahora empieza a conocerse más, creo que todavía , en nuestro país, no lo suficiente, como lugar donde la magia es real, agujero a otros mundos , sino también como agente de difusión cultural.
Este año, ha llegado a un acuerdo con el Centro Dramático Nacional, para programar Titerescena, un conjunto de espectáculos que, durante la presente temporada, nos ofrece acercarnos a este arte, desde la realidad de un mundo mucho más pequeño de lo que parece y a unas creaciones mucho más grandes de lo que se ve.

Público

jueves, 9 de octubre de 2014

NOBEL DE LITERATURA A PATRICK MODIANO.

Acabo de leer la noticia.
Sorprendente para muchos.
Yo sólo conozco de él una novela, creo que se titula algo así como Paseo por la calle de las tiendas oscuras, y me dejó muy buen sabor de boca, aunque no seguí avanzando en su obra.
Tal vez ahora me decida por la Trilogía de la ocupación.
No es Anne Tyler, ni Marías, ni Kundera, ni Howard, a los que seguramente habría celebrado más.
Pero ( siento hablar en negativo, a ellos les dará exactamente igual y no se van a llegar a enterar nunca ) tampoco Murakami ni Banville.
Habrá tiempo para acercarme más.
Enhorabuena.

Público

TEATRO: EL PRINCIPIO DE ARQUÏMEDES de Josep María Miró

Dirección- Josep María Miró
Intérpretes- Rubén de Eguía. Roser Batalla. Albert Ausellé. Santi Ricart

La historia que nos cuenta Josep María Miró no es nueva.
A modo de ejemplo, basta recordar , como un clásico ( que parecía haberse quedado anticuado y ahora, lamentablemente, vuelve a estar de actualidad ) , La Calunmia de Lillian Hellman; también el pasado año la película La Caza fue capaz de ponernos al límite de nuestras dudas con este delicado tema.
Rubén es monitor infantil de natación. En principio es un chico joven, descarado, sin problemas, como él mismo se define "el monitor enrollado". Hasta que un día cualquiera, sin demasiadas razones, estalla una bomba , algo que surge con una pequeña chispa y alcanza en poquísimo tiempo ( la obra , en tiempo real, no llega a la hora y cuarto ) la dimensión de una tragedia.
El espectador , o yo al menos, me veo en una absoluta encrucijada , para la que un día después sigo sin tener respuesta:
Por un lado, que duda cabe que , en muchos frentes, nuestro mundo se ha convertido en un lugar muy peligroso para los niños, y si estos son nuestros hijos, nuestra reacción puede perder el referente de la justicia; no hace falta más que abrir un periódico o encender la televisión para sentirnos aterrados frente a lo que puede ocurrir. Hasta que punto justifica eso cualquier error o el hecho de aceptar la duda como sinónimo de culpabilidad , es algo difícil de determinar en el campo emocional.
Pero también , estoy seguro, a todos nos duele pensar que estamos convirtiendo nuestro entorno en un ámbito de control tan absoluto que va desapareciendo cualquier vestigio de inocencia; cualquier referencia a un pasado más tolerante , como el campamento al que hace mención la directora de la piscina, suena en estos momentos a ciencia ficción. ¿ Hay cierto nivel de imán en esas barreras que no cesamos de crear o son necesarias? ¿ corremos el peligro de asumir cualquier tipo de control en aras a la seguridad?.
Y vuelvo al inicio , ¿ se puede justificar la injusticia?, ante el peligro para nuestros hijos ¿ se convierte la presunción de inocencia en presunción de culpabilidad?, o ¿ no es una forma de ganarnos la partida convertirnos en continuos vigilantes?.
El texto de Miró es una pequeña joya en precisión e inteligencia ; sus personajes son seres humanos y no posiciones abstractas , pero tampoco detienen el desarrollo de una tensión que se desenreda con una fluidez aterradora. El modelo de puzzle consigue lanzar la intriga en dos direcciones: hacia adelante y hacia atrás, en un alarde de maestría totalmente magnético.
La producción, dirigida por el propio autor, también es perfecta , medida y, sobre todo valiente, dar cuerpo y movimiento a la explícita sexualidad del protagonista sirve para ponernos en el filo, para hacernos aun más partícipes del drama , sin buscar justificaciones ni ofrecer refugios a nuestra autoimagen liberal y bien pensante. 
En la interpretación todos están perfectos, quizás destaque la solidez de Batalla pero también es su personaje el más completo. La fisicidad de Eguía es insuperable. 
El teatro tiene a veces la misión de hacernos pensar , de que nos paremos a contemplar el mundo que nos rodea y cuestionemos nuestros comportamientos y nuestra aportación al mismo. El Principio de Arquímedes no necesita más de ochenta minutos para poder patas arriba nuestra zona de confort.

Público     

sábado, 4 de octubre de 2014

NOVELA: EL BALCON EN INVIERNO de Luis Landero

Tusquets
248 páginas
También disponible en ebook.

Desde que saltó a la edición con Juegos de la edad tardía, siempre he pensado en Landero como un heredero de los clásicos narradores de nuestras letras, Baroja, Galdós... autores que extraían sus historias del ámbito cotidiano, que buscaban a sus protagonistas en la soledad de los tipos corrientes que, como cualquier ser humano, siempre tiene algo que los hace singulares. Esos escritores eran capaces de llenar de alma y de humor algo que nadie más que ellos era capaz de ver. Y en esto último tiene mucho que ver el  respeto por cualquiera, el amor a los débiles.
En definitiva, eran capaces de mirar, pero en esa mirada, además de inteligencia ( la que posibilita el humor ), había toneladas de comprensión.
De esa personalidad cercana y generosa, tiene mucho su última obra, no una novela, sino un pequeño regalo para el lector y ,posiblemente , también para si mismo.
Y es que lo que aquí tenemos, partiendo de un momento de bloqueo narrativo, es una delicada rememoración, no tanto unas memorias, sinó un viaje en el tiempo, a unos años en que la distancia era tal con la actualidad, que nada podía hacer presagiar como iba a terminar ese muchacho un poco tarambana.
En ese tiempo hay recuerdos muy hermosos, hay dudas que todos hemos tenido, hay verdades que planean en el viento como si fuesen sólo leves espejos de la realidad, con todo ello se dibuja una sociedad en crecimiento, entre el campo y la ciudad, entre un pasado rural y la necesidad de hacerse urbano, entre, como siempre, parecerse a sus antepasados o crecer en libertad.
Con su prosa, y posiblemente trasladándonos su propia sorpresa, el autor y nosotros sentimos que una vida es un viaje tan largo que puede recorrer continentes tan distantes que parecen responder a diferentes personas. La distancia del tiempo es capaz de alejar mucho más que la física.
El balcón en invierno habla de todo eso, pero también, o sobre todo, habla de sentimientos. A mi me ayuda a acercarme más a un escritor al que admiro. También es literatura. Lo repito, un delicado regalo. Gracias por compartirlo.

Público  

viernes, 3 de octubre de 2014

CINE: BLACK COAL de Diao Yinan

China. 2014
Fan Liao. Lun Mei Gwei. Xuering Wang. Wang Jigchun. Wang Yu Alei

Voy a empezar diciendo que, posiblemente, Black Coal sea la película menos china de las películas chinas que llegan a nuestra cartelera.
Black Coal podía ser española, francesa, inglesa y, por supuesto, americana, especialmente americana, porque la historia que nos cuenta, sus códigos y su desarrollo son los de una obra de género negro totalmente clásica.
Aunque tenga el color del exotismo de su país de origen, no hay verdaderas referencias ni políticas ni sociales, tampoco crítica al sistema, ni siquiera referencias especialmente marcadas culturalmente.
Lo que hay es el misterio de un crimen que se creyó resuelto cinco años atrás, que dejó marcado al agente que lideró la investigación y que regresa; hay mucha noche ; y sobre todo, hay dos personajes perfectamente reconocibles, la mujer fatal y el policía atípico, obviamente condenados a que su relación adquiera una compleja profundidad. También hay sorpresa, giros, tensión.
El director ha tenido que haber visto mucho cine negro clásico y es capaz de homenajearlo, utilizando lo mejor de cada uno de los maestros, no en vano presentimos a Hitchcock en algunos movimientos y referencias ( esas cuchillas de los patines ) o a Fritz Lang en esas miradas turbias, y lo usa bien.
Pero además, no es sólo un imitador, y tiene su propio estilo para dotar las imágenes de una poesía magnética, hermosa. Esos caminos, esa música, ese movimiento que no sabemos si se está ralentizando.Y sobre todo, muy especialmente, la dicotomía entre lo que parecen sentir los personajes ( por el envoltorio ) y lo que trasladan ( por su comportamiento ), algo que estalla finalmente en un final abierto, y uno de los más lúciidos de los últimos tiempos.
En resumen, Black Coal es una muestra excelente y singular de cine de género; quizás haya sorprendido la concesión del Oso de Oro de Berlín frente a propuestas que pueden considerarse más personales ( y nada menos que Boyhood ), pero es una buenísima película que merece trascender la convocatoria habitual de la versión original para llegar a mayores públicos que sin duda lo disfrutarán.

Público

miércoles, 1 de octubre de 2014

NOVELA: LA SOLEDAD DE LOS PERDIDOS de Luis Mateo Diez

Alfaguara
584 páginas
También disponible en ebook.

Luis Mateo Diez es sin duda uno de los más interesantes prosistas de nuestro panorama literario.
Creo que ya son varias las ocasiones que he comentado alguno de sus libros, la belleza de su lenguaje, su capacidad artesana de construir con palabras texturas inolvidables, su imaginación que otorga contornos míticos al entorno cotidiano.
No olvidaré los relatos agrupados en La Ruina del Cielo o el humor y la melancolía de obras como La Fuente de la Edad.
Sin embargo, si no recuerdo mal, en el último tercio de Camino de Perdición, su protagonista se veía inmerso en una aventura nocturna entre realidad y sueño, que marcó de alguna manera el camino de su autor hacia un mayor nivel de abstracción. Esta vía se hizo más patente en Fantasmas del Pasado y fue pregnando en gran parte de sus escritos, alejándole de alguna manera de la sencillez narrativa frente a otros derroteros posiblemente más ricos pero también más complejos.
La Soledad de los Perdidos, incide de nuevo en la Postguerra, en un mundo donde de algún modo todos parecen haber sido derrotados porque ninguno es capaz de dominar su destino y asentarse con solidez en el resto de sus años de vida; ocurre todo en una noche y en la Ciudad de las Sombras , un lugar a donde ha huido ya quince años atrás el protagonista y que parece compuesto, a partes iguales , de niebla y de irrealidad: En ese espacio de tiempo, Ambrosio Leda, que no es verdaderamente Ambrosio Leda , recuerda e inventa , es actor o público de diferentes historias , conoce a nuevos personajes y convive con otros que posiblemente nunca lo sean , habla y escucha.... y con él una galería de seres que podrían poblar vidas , cuentos o sólo sueños inacabados, estraperlo , tráfico de drogas , manipulación de la religión ... en definitiva , paseos entre las ruinas.
La oscuridad difusa de Mateo Diez está llena de destellos que iluminan , bocetos cargados de emoción y de vida, pero no siempre es fácil orientarse sin perderse y el tamaño del volumen se hace a veces costoso. Sigue estando su capacidad de crear con cada frase un cuadro, pero en ocasiones es un cuadro abstracto, compuesto de tantos elementos y tan dispares , que cuesta fijar la vista en algún lugar, en ese magma de belleza literaria.
Quizás requiera una lectura reposada , lenta y muy dilatada en el tiempo, y yo he tendido siempre a devorar las páginas.
En definitiva, esta obra me ha alejado de su autor , pero también es cierto, que paradoja, que habría dado mucho por ser capaz de escribir siquiera una de sus páginas.

Público