Páginas vistas en total

viernes, 19 de septiembre de 2014

NOVELA: EL ENIGMA DEL CONVENTO de Jorge Eduardo Benavides

Alfaguara
488 páginas
También disponible en ebook
Premio Torrente Ballester de Novela.

Que daño ha hecho el "bestsellerismo" a la novela histórica.
Son muchas las muestras del género que ocupan hoy día las estanterías, algunas entre las más vendidas y escritas por personajes de fama externa a la literatura o ya consagrados como estudiosos narradores capaces de hablar hoy de los aztecas y saltar a los piratas de los mares en la siguiente entrega sin ningún titubeo; verdaderos eruditos, sin duda.
Personalmente creo que en realidad no son novelas históricas, sino muestras de un nuevo género conocido como thriller histórico, que es distinto. Hay obras de ese tipo muy estimables, por supuesto; tal vez El Nombre de la Rosa sea el paradigma.
Pero a medida que se han acumulado nuevas propuestas, pierden en profundidad o capacidad de dibujar de verdad una época, para ganar en lo rocambolesco.
Esta no es de las peores; es más, tiene puntos apreciables, pero tal vez es por ello por lo que me produce una mayor decepción.
Son tres los escenarios en los que se mueve, los tres muy atractivos y hasta cierto punto singulares por poco tratados, es decir, la cosa promete:
La España de Fernando VII y las intrigas entre tradicionalistas y afrancesados en un Madrid oscuro y lleno de sombras y esquinas.
Perú, luchando por independizarse de España frente aquellos que, sin embargo, quieren seguir vinculados a sus descubridores, entre nativos y nuevos burgueses.
Y , en la ciudad de Arequipa, el interior de un convento que es casi una pequeña ciudad, donde la fe se escora ya que, no en vano, son muchas sus internas que están allí más por necesidad que por vocación. Entre el bien y la amenaza del maligno que se cuela por las rendijas.
Habría dado para tres novelas.
Sin embargo su autor se queda en una que, desde un inicio un poquito confuso por la acumulación de movimientos pero que consigue cierta tensión,  avanza dejando de lado algunas las tramas enunciadas, cambiando el peso de los personajes y, perdiendo por momentos el ritmo.Al final se convierte en un producto más del género antes citado, y no el mejor.
Una novela histórica tiene que ser creíble.
Habrá a quien le apasione sólo el hecho de esperar la sorpresa de la página siguiente. Pasillos secretos,  puertas escondidas, hombres disfrazados, documentos misteriosos...
Yo preferiría el rigor. A fin de cuentas es difícil ser Stevenson

Público

No hay comentarios: