Páginas vistas en total

jueves, 29 de mayo de 2014

NOVELA: EL SUPLICIO DEL AROMA DE SANDALO de Mo Yan

Kailas Editorial
800 páginas

Seguramente , si no fuese por la concesión del Premio Nóbel de Literatura en 2012 , la obra de Mo Yan , nos llegaría con mucha menor abundancia.
No  en vano, nos encontramos ante una narrativa que hunde sus raices en la historia y las tradiciones de China de forma absoluta, inmersa en una cultura tan singular y tan enigmática que muchas veces puede volverse incomprensible para el lector occidental.
Pero, por encima de todo ( creo que ya lo dije cuando le concedieron el premio ) Mo Yan es un gran contador de historias, con un lenguaje propio capaz de generar una realidad en la que introduce matices de una dimensión diferente ( me cuesta acuñar la expresión "realismo mágico" ) para dibujar tapices únicos. Es como si el escritor tuviese la capacidad de atisbar en la realidad un nivel complementario, que fusionase perfectamente la vida con la representación artística, algo palpable en sus personas/ personajes, siempre dotados de cierta dualidad.
El Suplicio del Aroma de Sándalo parte de una situación que se presenta desde el primer capítulo: un hecho trágico ( aunque lo grotesto esté siempre presente en la visión de su autor ) que vincula a tres hombres y a una mujer.
A partir de ahí, con su habitual libertad narrativa ( monólogos, voces ajenas, diálogos teatrales... ) hacia adelante y hacia atrás, como quien desenreda una madeja , se va contando una historia, plagada de pequeñas historias, totalmente vinculada al entorno social y a los hechos que marcaron una etapa del país, el principio del final de la dinastía Quin y la construcción del ferrocarril por parte de los alemanes.
Estoy de acuerdo con quienes alegan las dificultades de acceder al total de lo leído ( de hecho en mi comentario sobre su obra anterior ¡ Boom ! , reconocía que hay una parte concreta en la que me sentía absolutamente perdido ), pero no me parece el caso de esta gran novela.
Si bien es cierto ( y así se referencia en varias ocasiones ) su paralelismo con la disciplina, para mi desconocida, de la öpera de Maquiang, la narración fluye a la perfección dentro de unos cánones totalmente clásicos , asimismo, la introspección psicológica en los personajes principales, los hace absolutamente reconocibles.
El Suplicio del Aroma de Sándalo es sin lugar a dudas una narración larga y densa, potente, con textura de clásico y el sabor a especias de una cultura milenaria . Por su puesto, es su vinculación a esa cultura lo que , con respecto al contenido, nos aleja en ocasiones , y me refiero a la percepción del honor y la disciplina o, fundamentalmente , la percepción de la crueldad , en escenas difíciles de soportar pero a las que hay que reconocer una maestría absoluta.
También tiene mucho de crónica , y es que , de alguna manera , Mo Yan no puede dejar de recordarme a los juglares de tradición oral, capaz de otorgarle a su literatura siempre ese mátiz que la hace parecer recien salida de la tierra.
Es , ya lo he dicho antes , una gran novela . Crítica y brillante , apasionante y lucida, emocionante y dolorosa. Una historia de gentes corrientes que son , a fin de cuentas , quienes conformanb la Historia de los países.
Una última recomendación : la novela termina con un postfacio del autor . Leerlo nos acerca , no sólo a una explicación sobre esta obra en concreto, sino a su pluma , a su origen y a percibir a ese muchacho que recorrió un larguísimo camino desde su infancia rural a su situación presente ; son pocas páginas pero me da la sensación de que están llenas de alma.

Público  

No hay comentarios: