Páginas vistas en total

jueves, 27 de marzo de 2014

NOVELA: LAS TRES BODAS DE MANOLITA de Almudena Grandes

Tusquets
766 páginas.

Con Almudena Grandes tengo varios problemas:
Por un lado hay un contraste entre el valor que para mi tiene su aliento narrativo y la valentía de sus esfuerzos, y por otro lado, la desigualdad en el interés que me generan todas las tramas que recoge en sus novelas más grandes ( de hecho tengo que decir que, personalmente, sus dos obras que prefiero son de las más breves: El Lector de Julio Verne y, sobre todo, Te Llamaré Viernes, posiblemente la peor tratada ).
En segundo lugar, también me inspira respeto su inmersión en la historia de nuestro país, pero no puedo evitar tener la sensación de que existe en la misma cierto maniqueismo, cierta visión que, no por cierta, deja de ser sesgada . Los textos de la autora que acompañan al final sus obras desde El Corazón Helado, son muy válidos desde la dedicatoria y la información de génesis de las historias, pero no sé si tanto históricamente al mezclar datos y opiniones personales. Desde este punto de vista, creo que la novelista y la cronista no siempre se ayudan mutuamente.
Todo esto, se manifiesta una vez más en las setecientas páginas de Las Tres Bodas de Manolita:
Es loable que hoy día alguien se dedique a la novela teniendo como referente a los grandes narradores como Galdós y Clarín, optando por las grandes historias y la narración lenta, disfrutada, plena y plural. Enmarcarlas en un proyecto que, supongo, toma como referencia lejana los Episodios Nacionales, ambicioso ( aunque la referencia a la "Guerra Interminable" no me guste nada ).
De todas maneras, me pasa lo que anunciaba antes. no todos los bloques consiguen interesarme al mismo nivel, y así, la lectura de la vida de Manolita, me produce un constante sube y baja. Tengo la sensación de que la autora ha querido encajar encajar en un mismo libro diferentes episodios ( el Orejas, los orfanatos, Cuelgamuros, la cárcel de Porlier ... ) y que para ello ha tenido que generar diferentes tramas que, por si mismas, no siempre tienen el mismo tono. Si a ello unimos ( y aquí entra la novelista ) la parte de fabulación necesaria para el desarrollo de sus personajes, nos encontramos con que, sin solución de continuidad pasamos de la épica al romanticismo, del thriller a la denuncia ... y así sucesivamente.
Personalmente creo que el conjunto se resiente de cierto exceso y de cierta falta de homogeneidad.
A modo de ejemplo, puedo decir que, cuando llegando al final se le otorga espacio a narrar la infancia e historia posterior del personaje de Silverio, es para mi como una losa que detiene un camino directo y esperado hacia la conclusión.
Por lo que respecta al valor histórico, y es este un tema delicado que intentaré tratar con cierta cautela, tengo durante toda la novela una sensación demasiado transparente de buenos y malos, que se ve reforzada con las palabras finales de la autora. Está claro lo que piensa, como que existe libertad para ello y, si tiene capacidad para expresarlo, mejor aun, pero me hubiera gustado contar con una visión más plural, donde estoy seguro que la lucidez de Grandes sería capaz de aportar mucho de nuevo.  
En definitiva, Las Tres Bodas de Manolita es una obra compleja, grande y meritoria pero personalmente pienso que, aquello  que yo siempre consideré como los errores de su autora, no sólo no se van limando con el tiempo, sino que se consolidan.
Termino. Como siempre, lo que aquí cuento, digo, escribo, es sólo una opinión personal. Como habrá muchas.

Público

2 comentarios:

Voz en off dijo...

A mí todas las demás me gustaron mucho.Esta me está costando un poco más.

público dijo...

Sí, creo personalmente que aunque los materiales pueden tener valor independientemente , la mezcla no termina de encajar . Espero en cualquier caso que llegues al final. Abrazos