Páginas vistas en total

sábado, 22 de marzo de 2014

CINE: LOS CANALLAS de Claire Denis

Francia 2013
Vincent Lindon. Chiara Mastroniani

He leído que fue Una Mujer en Africa, la primera película de esta directora que se estrenó en nuestro país, a pesar de contar con una ya larga trayectoria muy reconocida en festivales internacionales.
Personalmente me sorprendió la dureza y el rigor de esa especie de versión oscura de Memorias de Africa, donde Isabele Huppert se empapaba de las sombras de la locura tras ver como una guerra tribal, anárquica e incomprensible, destruía todos sus andamiajes.
En Los Canallas el género es otro: nos asomamos al noir. Pero no cambia el rigor antes citado , ni el lenguaje, ni su potencia visual, aquí aun más patente hasta acercarse en algunos puntos a la pintura de un Goya o un Caravaggio brillante.
Para empezar, la directora opta de nuevo por la deconstrucción a la hora de trasladarnos la historia; esto supone, no sólo una forma de contar, sino la decisión de hacer al espectador un partícipe activo, obligándole a interpretar lo que se le está contando; esto le requiere una proactividad atenta y, al mismo tiempo, convierte cada una de sus películas en una experiencia personal, única para cada uno.
Por otro lado, es de nuevo una narración basada en las sensaciones. Si en la aventura africana sentiamos ese calor sucio, denso, que anunciaba el peligro, aquí el veneno de la inmoralidad, tiñe cada fotograma, y desde ahí pregna de forma continua, hasta hacerse casa irrespirable. En la cinta abundan los personajes ya conocidos de las versiones más clásicas del género, la mujer fatal, el empresario con desprecio por la humanidad, la inocente que esconde, la víctima devorada y sobre todo, el héroe con la palabra perdedor dibujada en la frente. Lo que hace diferentes estos perfiles en esta ocasión, es el color, exterior e interior, con que Denis consigue pintarlos.
Así asistimos a una venganza donde la rabia que la genera, termina viciando también al vengador. Un historia de amor que se convierte en una condena, aunque diferente para cada uno de los vértices. El descenso a los infiernos de una niña inocente o que algún día lo tuvo que ser. Un misterio que nunca se resuelve, pero que sabemos que existe.
Y sobre todo, asistimos a un cuadro en el que se dibuja, todo el dolor y el mal que puede albergar el alma humana.
Los Canallas es un excelente película, epidérmica, sanguínea, y debería de servir para que, a partir de ahora, su directora tenga más fácil el acceso a nuestras pantallas.

Público  

No hay comentarios: