Páginas vistas en total

viernes, 21 de marzo de 2014

CINE: JIMMY P de Arnaud Desplechin

Francia / EE.UU 2013
Benicio del Toro.Mathieu Amaric. Gina McKee.Larry Pine

En primer lugar, tengo la sensación de que los festivales de cine no son el mejor lugar para cierto tipo de películas; es cierto que las hay que destacan por un lado o por otro, pero creo que muchos crítico sufren una especie de Síndrome de Sthendal tras horas y horas de proyecciones.
No sería la primera vez que incluso los más renombrados, reconocen errores en una segunda visión ( el caso de La Gran Belleza, que precisamente coincidió con esta que nos ocupa en el pasado Festival de Cannes , es llamativo, ahora alabada de forma casi unánime ); también, con un poco de memoria, nos encontramos con que ciertas referencias "en caliente", terminan contrastando con las críticas del estreno en salas.
Jimmy P, no es una obra maestra, pero sí a mi entender, una muy buena película, y sorprende que haya sido tan vapuleada, máxime cuando su director se acababa de ganar el respeto con la maravillosa Cuento de Navidad.
Pues bien, Desplechin se asoma a una aventura americana, y en primer lugar, hay que reconocerle que no ha renunciado a sus referencias: al igual que en su cinta precedente, lo que le interesa investigar son las relaciones humanas que se establecen entre diferentes seres humanos, desde puntos de partida poco convencionales, pero desembocando en sentimientos comunes, de todos conocidos, como el amor, la admiración o la ternura.
La amistad entre este indio "enfermo del alma" y su médico, no parte de circunstancias sencillas, ni se acoge a los esquemas más conocidos del cine de aprendizaje y salvación. Tampoco la relación entre el doctor y su amiga, que puntúa el eje central, es simple, pero transpira una pureza difícil de alcanzar.
Pero además hay otros valores que me hacen disfrutar de esta historia:
En primer lugar, la apuesta por lo narrativo, limitándose ( conteniéndose ) en una presentación de hechos en la que se evita cualquier aspecto que no sea visible, eliminando la peligrosa introspección y asumiendo una criticable ( no por mi ) aparente superficialidad, que consigue hacer ligero un relato de tan aparente densidad.
No hay ningún subrayado ni ninguna toma de posición: podemos estar asistiendo a un proceso de sanación a través del conocimiento de uno mismo o a otro erróneo derrotero de la psicología moderna. La decisión al respecto es nuestra. La muestra se limita a la objetividad de la historia.
Todo ello, con una caligrafía ágil, vital y rica, capaz de mezclar realidad y sueños, y de hacer que, una historia sobre el cerebro, consiga presentar una extraña pátina de poesía surrealista.
Además, hay una constante elegancia visual, referenciada por la mirada de un extranjero que se asoma a una América muy cinematográfica, sobre la que las primeras imágenes son ya una especie de tarjeta de presentación.
Antes de terminar , me gustaría hacer una referencia a los nuevos sistemas de distribución: posiblemente Jimmy P no va durar mucho en cartelera, más bien le supongo un paso efímero; gracias a Dios, existen ya otros canales, Filmin es uno de ellos y, en casos como este, se produce un estreno simultaneo. Hay que asumir por lo tanto que, aunque nunca hay que abandonar las salas, lo cierto es que, sí existen otras vías, no sustitutorias sino complementarias. Y lo mejor es que todos lo asuman cuanto antes.
Lo dicho: gracias a esto, la muy buena Jimmy P llega a mucha más gente. Y en este caso, es una suerte, una muy buena suerte.

Público  

No hay comentarios: