Páginas vistas en total

jueves, 20 de febrero de 2014

TEATRO: MBIG- MC BETH INTERNATIONAL GROUP de William Shakespeare

Dirección y versión- José Mastret
Francisco Boira. Rocío Muñoz Cobo. Inma Cuevas. Manuel Castillo. Victor Duplá. Maribel Luis. Pilar Matas. Pepe Ocio. Francisco Olmo. Daniel Pérez Prada

Personalmente me niego a creer que la proliferación en Madrid de nuevos formatos teatrales tenga que ver más con la crisis que con la capacidad de experimentación o el talento.
Lo cierto es que los modelos que han ido surgiendo, permiten hacer teatro con menos medios de los habituales, pero también  transforman el hecho teatral en una experiencia en la que el público se integra de una manera mucho más cercana , mucho más epidérmica , y, una vez superada en ocasiones la verguenza inicial, se siente parte del espectáculo.
Ya lo comente , creo, a raíz de Ivan Off, el montaje que inauguró La Casa de la Portera: José Mastret puede ser cualquier cosa menos prudente; frente a Microteatros o piezas más reducidas ( ojo, nada en contra, Dos Ninas para un Chejov es de lo mejor de la cartelera ) , él parece haber decidido que el formato no tiene nada que ver con la ambición. No es lo mismo meter al público en una sala durante veinte minutos de comedia ligera que dos horas y media de drama clásico. Para esto último hay que tener mucho coraje y mucho amor al teatro, y para que no sea un estrepitoso fracaso, mucho talento. Mastret va sobrado de todo ello.
Ahora abre un nuevo espacio, La Pensión de las Pulgas, y para su estreno, nada menos que un Shakespeare , con diez actores y casi tres horas de duración . Un doble salto mortal. Y por el lleno que está consiguiendo, parece que ha caído de pie . Me alegro.
Vamos ahora con el montaje:
Con Macbeth tengo el mismo problema que , por ejemplo, con La Casa de Bernarda Alba , es una obra que he visto tantas veces , que conozco tan bien , que me produce cierta sensación de anticlimax. Es difícil que me sorprenda . En este caso lo consiguen.
Desde su título, el adaptador establece un paralelismo entre la tragedia de la ambición y el poder y una empresa multinacional, con estética de la serie Mad Men . Lo hace a través de decorado, vestuario, y unas acotaciones que actúan de alguna forma de hilo conductor . Es interesante y está bien llevado. Pero el riesgo es grande porque ese paralelismo se queda ahí: el texto no se cambia y así escuchamos como esos hombres con corbata hablan de espadas, caballos, batallas y armaduras, algo que podría generar la incomodidad del anacronismo y que sin embargo nos envuelve pronto, aceptando el juego.
Por lo que se refiere a su visión de la obra, Mastret la entiende como la tragedia que gira alrededor del mal, de un mal venenoso , sin buscar , como en otros casos, explicaciones o sin intentar justificar al protagonista en su mezquindad desde el miedo y la inseguridad o el amor; así Francisco Boira , excelente , es un Macbeth vulgar, lascivo, cobarde y cruel, que se deja tentar desde el primer momento. A esta visión contribuyen las mejores brujas que he visto en mucho tiempo, una creación del director que por si sola sería suficiente para alabar esta versión; tengo que decir que es la primera vez que realmente me dan miedo.
De todas maneras , lo más valioso de este MBIG es su respeto al texto; su labor ni siquiera actua para cambiar el número de las hechiceras de tres a dos, sino que deja que la palabra fluya tal y como fue escrita y así nos lleva a disfrutar este texto fabuloso en toda su fuerza y en toda su poesía. A ello contribuyen un conjunto de diez actores, todos excelentes y capaces de enfrentarse a dos palmos del espectador; junto al antes citado Boira, por destacar a alguien ( algo seguramente injusto ), no puedo dejar de citar la frescura y la voz de Inma Cuevas.
Estoy de acuerdo en que el formato per se puede tener ciertas limitaciones : quizás sería positivo conseguir una mayor abstracción en algunas escenas y precipitar menos la segunda parte. Pero , repito, son posiblemente limitaciones propias del formato , y como tal hay que aceptarlas.
Sin duda , en resumen , este Macbeth está llamado a convertirse en uno de los acontecimientos teatrales del año en Madrid . Espero con ganas las próximas producciones de una gente que , sobrada de talento, se atreve con Chejov, Shakespeare, Strindberg ... en circunstancias que nunca se había atrevido antes.
Es una experiencia fabulosa, única, pero lo importante es que en ningún momento deja de ser teatro, y muy buen teatro.

Público


   

No hay comentarios: