Páginas vistas en total

sábado, 28 de septiembre de 2013

NOVELA: LA HABITACION OSCURA de Isaac Rosa

Seix Barral- Biblioteca Breve
162 páginas
También disponible en ebook

Las novelas de Isaac Rosa, a mi entender uno de los escritores más interesantes de la literatura española contemporánea, parten en mi opinión de conseguir encajar a la perfección dos tendencias que no siempre conviven de forma adecuada, me refiero al arte conceptual y la narrativa.
Tanto en la que ahora nos ocupa como en la anterior, La mano invisible, se parte de una situación sorprendente, artificial y que puede acercar la obra al universo de la metáfora.
Ese artificio, ese, no sé como llamarlo, artefacto, que ocupa el núcleo de la novela, está lleno de significados. Pero el autor nunca se olvida de que lo que tiene entre sus manos no es un ensayo, o una fábula, sino una novela, y es capaz de tejer a su alrededor una historia que no sólo sirve para trasladar una colección de ideas, sino también para entretener, incluso apasionar. Y eso que es difícil acercarse al mundo singular de Rosa y salir indenme, sin muchas cosas en las que pensar.
En este caso nos encontramos con un grupo de jóvenes ( concepto de grupo, cuyo número o composición nunca llegamos a saber, aunque algunos de sus miembros lleguen a adquirir cierta singularidad ; casi una tribu , tal vez parábola de una clase social en su conjunto ), que deciden ( aunque el concepto de decisión es excesivo, parece que más bien ocurre, aceptan ) montar una especie de paraíso de bolsillo para su uso particular.
Lo que ocurre a partir de ahí, plural y complejo, es que si el paraíso no es más que lo que necesitamos en un momento determinado, esas necesidades, a medida que pasan los años y el tiempo se va ocupando de nosotros, van mutando, desde el hedonismo inicial al necesario refugio, pasando por un lugar donde esconder los miedos o poder conciliar la propia mediocridad; supongo que eso es también aplicable a las relaciones que van desde el sexo festivo a la petición de soledad, de una mano amiga , o, cerrando el círculo,  del sexo desesperado, únicamente con el objetivo de agarrarse a una tabla en el naufragio.
Leía hace poco una referencia a La habitación oscura como la novela de la crisis, comparándola con En la orilla de Chirbes, no estoy de acuerdo en la definición pero sí en la comparación, y es que creo que, en ambos casos, limitarlas a ese titular supondría restarles universalidad. Efectivamente ambas tratan la crisis pero creo que lo hacen como tiempo histórico, sin duda motivador, en el que se ubican sus historias, pero creo que La habitación oscura no puede asumirse como un reportaje periodístico, aunque sí decida ser militante.
La habitación oscura habla de crecer, del paso del tiempo, de lo que nos encontramos en el camino, del contraste entre los sueños de antaño y la realidad de hoy. Del miedo ante el futuro cuando alguien decide o se atreve a mirar adelante.  
Es una novela que ocurre en España, pero que podría ocurrir en cualquier país civilizado.
La prosa de Isaac Rosa es densa, tan densa que en apenas poco más de un centenar y medio de páginas, caben mil historias, muchos perfiles, cientos de sugerencias y narraciones a completar por el lector. Todo ello se hace con un estilo hipnótico y envolvente, que desde las primeras páginas nos encierra como si fuésemos uno más de los personajes que habitan la habitación del título.
Entiendo que sólo se puede hablar de disfrute de esta obra desde una perspectiva intelectual. No es cómoda, no es fácil, no hace concesiones.
Pero me sirve para confirmar mi apreciación de su autor.
Cada una de sus obras son un acontecimiento. Esta, una vez más, rompe, sorprende, arriesga, descubre y consigue.
Una gran novela.

Público

viernes, 27 de septiembre de 2013

CINE: LA ESPUMA DE LOS DIAS de Michel Gondry

Francia/ Bélgica 2013
Audrey Tautou. Romain Duris. Omar Sy. Gad Elmaleh. Aissa Maiga. Charlotte Le Bon. Sacha Bourdo. Philippe Torreton. Vincent Rottiers

La primera película que vi de Gondry era ¡Olvídate de mi!, una producción claramente americana, con un guión excelente , que conseguía un producto algo atípico dentro del catálogo de los estudios. Personalmente me pareció una obra maestra, llena de hallazgos visuales.
Después , en Europa, rodó La ciencia del sueño. Si bien seguía adscrito al género fantástico, había ciertas variaciones con respecto a la cinta anterior: lo fantástico se escoraba un poco hacia el surrealismo, y la producción de estudio dejaba paso una artesanía encantadoramente ingenua. Por lo que respecta al resultado, siendo un producto valorable, me daba la sensación de que adolecía de cierta artificialidad impostada donde debería de haberse encontrado poesía.
La Espuma de los Días es una bellísima novela de un genio literario del surrealismo como es Boris Vian; un Love Story donde el cáncer se sustituye por algo tan evocador como el nacimiento de un nenúfar en  un pulmón y donde la metáfora de la pérdida tiñe sus páginas de tristeza ,creando imágenes tan fascinantes como inteligentes.
No era fácil adaptarla al cine, hacer que esas imágenes literarias que siempre cuentan con la flexibilidad del lector, se convirtiesen en imágenes únicas que deberían encontrar correspondencia en todos los conocedores del original y encandilar a aquellos que desconocían la novela. Además el surrealismo en el cine no cuenta con muchos éxitos.
En cualquier caso, cuando me enteré que era Gondry el director, me produjo cierta tranquilidad y expectativa. O debería decir esperanza.
Y salgo de verla, convencido de que ha pasado la prueba, la difícil prueba, con holgura.
En primer lugar, recurre a una dirección artística que consigue recrear el mundo de Vian desde el humor, la imaginación y la ingenuidad; de nuevo nos encontramos con el Gondry artesano, al que no le importa que se vea el disfraz del ratón pero que es capaz de mezclar la estética del comic y la del cuento colorista. En la primera parte, que consigue dotar de un encanto dulzón, como de algodón de azucár, la única pega es que hay en planos que me molesta la sensación de no ser capaz de captar todas las ideas que aparecen en pantalla. El movimiento es como un baile constante, como el de un extraño parque de atracciones.
Luego, consciente de la importancia de la imagen siempre en el cine, pero más en casos como este, utiliza la misma como acompañamiento de la narración, virando el color hacia la oscuridad ,que termina en un adecuadísimo blanco y negro y reduciendo el foco para rodearlo de un aureola de sombra que recuerda casi al gótico y por supuesto a los orígenes del séptimo arte. Recurso efectivo y de alguna forma hermoso.
Con respecto al interior, a la historia de estos dos amantes y sus amigos, no se confunde buscando trascendencias , sino que simplemente lo cuenta como un pequeño poema, un cuento ligero, y así nos llega, con esa levedad.
Estoy convencido de que existirían otras posibles formas de trasladar esta novela, quizás algunas mejores, pero esta no desmerece en nada su referente literario. Además, consigue algo muy difícil en estos casos y es un equilibrio constante entre la forma y el contenido, que en ningún caso se ve enterrado bajo la desbordante creatividad.
He disfrutado con La Espuma de los Días, y sobre todo, he recuperado a Gondry como un cineasta muy interesante, capaz de moverse en universos ficticios, de crearlos y de hacérnoslos habitar, pero no desde el referente de la ciencia ficción sino, nada menos, que desde el de la poesía.

Público

NOVELA: EL MAPA DEL TIEMPO de Felix J. Palma

Alianza Editorial
672 páginas
También disponible en ebook

De nuevo llego tarde a una novela y aun autor.
En este caso, unos cuatro años tarde.
Inadmisible para alguien que, como yo, valora el género de la literatura fantástica.
No haberme asomado hasta ahora a esta muestra patria del género.
Tengo suerte en cualquier caso.
La máquina del tiempo, también funciona, y me permite remontarme a entonces para disfrutarla como una novedad. A tiempo para subirme a la espalda de su creador y asegurarme un sitio como público de sus futuras odiseas.
Porque creo que odisea es una buena palabra para clasificar esta pieza singular:
No sólo se inscribe en un género no excesivamente popular en nuestro país, además lo hace convivir con la novela histórica, recreando otra época, epocas debería de decir , y la puebla de personajes reales a los que es capaz de otorgar humanidad, alejada de los excesos prolijos del ensayo; también la época elegida, dista mucho de aquello a lo que nos tienen acostumbrados nuestros autores.
Y es que, para ser exactos, en este caso, la época no es verdaderamente física sino literaria.
La novela, novela de novelas, repositorio de historias cruzadas que a su vez se bifurcan en pequeños cuentos, se situa efectivamente en la Inglaterra Victoriana ( donde pululan H.G. Wells, Jack El Destripador, El Hombre Elefante, Bram Stoker y Henry James etc ) , y lo hace con precisión suficiente , pero el recorrido es más emocional, y es que la época en la que verdaderamente se situa y a la que nos hace viajar con él, es la de las grandes novelas del género de aventuras , a Julio Verne, porque no a Salgari, al ya citado Wells, dado que , consiguiendo una textura difícil de definir, nos retrotrae a los momentos en que todavía nos sorprendiamos inmersos en las páginas de un libro, en que posiblemente estábamos descubriendo el valor de abrir los oidos para que otros nos contasen historias , el germen de cualquier futuro lector.
O por lo menos en mi caso así ha sido.
De todas maneras , es importante señalar que Palma no funciona en el nivel de la copia ni de la imitación , sino que dota a su obra de una personalidad propia, acorde con la éoca en que vivimos ; hay una alquimia extraña , una especie de distancia que acerca , con humor, con ironía, pero huyendo de la parodia, porque la parodia conlleva cierto desprecio y aquí, muy al contrario, lo que hay es admiración.
Querría citar , antes de concluir , otros dos valores de esta gozada:
Por un lado, la inteligencia de su estructura. Se cruzan tres historias , como he dicho antes , con infinitas bifurcaciones, asumiendo la paradoja del propio viaje en el tiempo. Y lo hace con la maestría de un malabarista al que nunca se le caen ninguna de las pelotas que tiene rondando en el aire. Nunca nos sentimos engañados ni manipulados.
En segundo lugar , nos encontramos ante un escritor de oficio, no sólo en su nivel narrativo, sino también en el meramente literario, poseedor de un lenguaje rico y conocedor de como utilizarlo para ser capaz de generar una corriente subterranea de poesía.
Tengo que decir que El Mapa del Tiempo me ha generado, al terminarlo, un nivel importante de nostalgia, algo que es un recuerdo de aquellos tiempos de lectura en que luchábamos por mantenernos despiertos frente al sueño y donde cualquier final conllevaba una punta de tristeza.
Quizás también yo haya viajado, definitivamente, en la máquina del tiempo.
Nunca es tarde para descubrir.
Volveremos a hablar de Felix J. Palma
Sin duda

Público 

lunes, 23 de septiembre de 2013

CINE: PARAISO.ESPERANZA de Ulrich Siedl

Austria 2013
Melanie Lenz. Joseph Laurenz

Concluye la trilogía de Siedl, y lo hace con una cinta donde creo que el propio título es una declaración de intenciones.
No quiero engañar a nadie: el director nos enfrenta una vez más a los paisajes más patéticos de una sociedad que ha crecido fomentando sus miedos, su insatisfacción, y dejando poco espacio para las almas , pero aun así, está vez ha decidido volver sus ojos hacia la adolescencia , y si sería posiblemente excesivo decir que lo hace con benevolencia, sí me aventuro a pensar que donde sus personajes anteriores eran como mucho capaces de generarnos compasión teñida de cierto desprecio, la de esta cinta, nos consigue despertar esa misma compasión pero envuelta en ternura.
Esperanza no es posiblemente lo que siente Melanie al concluir la película.
Pero esperanza sí es lo que el director quiere sentir, o quiere que sintamos, hacia las próximas generaciones.
El contraste que antes citada , queda para mi patente en una escena crucial: nuestra niña es la hija de aquella dama talluda que acudía a Africa para mecerse en los brazos de los indígenas a los que esperaba conseguir por dinero, en alguna ocasión enviaba mensajes a su vástaga pero su tiempo no se dedicaba precisamente a pensar en ella, cuando hacia el final de Esperanza vemos a la pobre criatura intentando contactar telefónicamente con su madre y diciéndole a un buzón de voz que la necesita, no podemos evitar sentir repugnancia recordando las escenas de Amor.
Si en la primera hablaba de la búsqueda de un amor falso y sexual de pago, y en la segunda al amor que sólo puede sentirse a través del sacrificio, en esta tercera también el amor, el deseo del amor parece más puro, menos contaminado por el paso del tiempo.
"La inocencia del primer amor" reza la publicidad, este es, que duda cabe, un primer amor.
Y además , Siedl tiene el detalle de colocar al lado de la muchacha una especie de ángel salvador, un hombre que , en lugar de aprovecharse de la situación , entiende lo que es compartir abrazos y silencios y sabe lo que es renunciar. Quizás la verdadera esperanza es que con el tiempo Melanie aprenda a valorar esa experiencia y le sirva para analizar lo que va a tener que encontrarse en años venideros. Tal vez sea consciente de lo trágico que habría sido terminar la noche con los dos jóvenes en el bar ( la crueldad está siempre ahí, en este caso causa repugnancia el muchacho que pretende grabar con el móvil la "hazaña" de su amigo ).
Porque , eso sí, como es habitual en este narrador, la protagonista , y los que le rodean , son niños tocados, niños dolientes, en este caso por la condición de su sobrepeso y su necesidad de cambiar ( el filme se desarrolla en una especie de campamento de adelgazamiento ) para ser considerados, para tener posiblemente algo tan necesario como un lugar en el mundo.
En definitiva, para sentirse queridos.
Creo, y posiblemente me esté repitiendo , que lo que hace su mirada diferente , es que , mientras aquellos que en las dos películas anteriores de la trilogía estaban dispuestos a vender caro su mínimo cariño, su falso sentimiento, en este caso, el sentimiento del profesor parece más real y sin embargo, está dispuesto a no hacerle daño.
Esperanza podía haber sido una cinta sobre el abuso de menores.
Sin embargo, dentro de su dureza, es una cinta sobre como protegerlos para que puedan disfrutar de la vida, sin que nadie se la robe. Muchas veces a su pesar.
Ya lo he dicho, Esperanza es una toma de posición desde el título. Una especie de brisa, muy ligera y apenas perceptible , pero respirable al fin y al cabo.

Público    

viernes, 20 de septiembre de 2013

CINE: ARRAIANOS de Eloy Enciso

España 2012
¿Documental?
Celsa Araujo. Antonio Ferreira. Eulalia González

Nací en Galicia.
Viví allí los primeros dieciocho años de mi vida.
Pero fue en La Coruña, la que era considerada la capital más relevante de la provincia, y con la superioridad algo patética de los urbanitas, mirada con cierta superioridad lo que quedaba en las afueras.
Fue mucho después, gracias a la creación de muchos ( novelas, pinturas, poemas, fotografías... ) cuando comprendí que esa actitud me había privado de conocer una región mágica, unas tradiciones milenarias, casi surgidas de la tierra, y la experiencia de unas gentes cuya sabiduría estaba muy por encima de la nuestra.
La película de Eloy Enciso se enclava en ese paisaje, una pequeña aldea perdida entre las montañas cerca de la frontera con Portugal ; tratar de trasladar al público una atmósfera, una sensación telúrica, y dejarle que sea él quien le de forma o sencillamente lo acepte sin más, sin la necesidad de que responda a una estructura convencional.
En el nucleo, en el hueso de estas imágenes, están trozos del texto de una obra de teatro gallego denominada El Bosque, una especie de Esperando a Godot, con unos personajes intentando encontrar la salida de ese lugar, temido, conocido, remedo de la confusión en la que en ocasiones se convierte la existencia; los recitan un grupo de personajes a quien no puedo identificar como actores.
Es una decisión arriesgada, radical, mezclar la observación casi hiperrealista con un artilugio tan artificioso. Pero el contraste sirve para darle a la cinta una dimensión intelectual que le otorga un carácter mítico.
Y es que mi percepción es esa:
Creo que Enciso es capaz de trasformar la realidad en leyenda, de extraer la grandeza interior de las miradas y los silencios, y con todo ello, otorgar a esos personajes y a esos lugares la categoría de un extraño Olimpo oscuro y rural. Contemplamos  los vacíos de aquellas aldeas, vemos pasar las estaciones, o asistimos a un parto bovino. En definitiva, Enciso nos invita y nos enseña a mirar, y lo hace otorgando a sus imágenes una magnética belleza.
No me importa, no necesito coherencia, ni entender todo, siento que percibo muchas cosas y que, posiblemente, en este caso, mis sentido vayan por delante de mi razón.
Quizás sea una representación, o retazos de recuerdo, o el sueño de dos mujeres... me da igual.
Tal vez la mirada sobre una cultura en camino de su extinción, o más bien prefiero pensar que en el camino de abandonar lo terrenal para ubicarse en otra dimensión, en un lugar no lugar, compuesto de luces y nieblas. Como trastocan esas fotografías, que nos hablan de un pasado tan diferente que sus habitantes parecen fantasmas capaces de mirarnos de frente desde la pantalla.
No creo que pueda denominarse Arraianos como un documental. Es otra forma de narrar. Y el resultado es tan sorprendente como fascinante. En gran partee gracias a la manipulación del director; podría recordar mil rincones: esos árboles que seguimos hacia el suelo, las subidas al cielo de los ojos de la cámara, el excelente trabajo con el sonido, las puertas y la noche cruzada por el ruido de los cencerros... es su obra.
Posiblemente no  sea apto para todos. Pero ¿ cuando lo es el arte?.

Público

martes, 17 de septiembre de 2013

NOVELA: VIVIR DE NOCHE de Dennis Lehane

RBA
496 páginas

Ausencias inexplicables pero ciertas.
Cualquiera que haya leído en alguna ocasión las referencias a novelas en este blog, sabe que soy un apasionado de la novela negra, y en especial de la novela negra americana.
Es por lo tanto incomprensible que hasta ahora no haya conocido a Dennis Lehane.
Me sonaba como aquel autor en cuyas obras se basaban algunas excelentes películas del género: Shutter Island, Mystic River... pero no lo tenía catalogado como nadie especialmente interesante.
Lo único que se me ocurre es que tenemos la suerte de vivir en un universo literariamente superpoblado y que de vez en cuando a cualquiera se le escapa una joya como esta, un pistolero de primera.
No es una excusa, simplemente un arrebato de felicidad, la del glotón que sueña con todos los platos que aun quedan sobre la mesa.
Bueno, gracias a Dios, siempre hay un hermano caritativo, "aconsejador", B. en este caso, capaz de dar el aviso.
Y así entro en Vivir de noche, con muy buenas referencias, pero aun así, no del todo preparado para lo que me voy a encontrar.
Como "resumen ejecutivo", digamos que con esta novela he tenido constantemente la sensación de volver a encontrarme con la pluma de Chandler o Hammet, pero también de circular por las grandes epopeyas americanas que narraron escritores de raza de esa nación en construcción; creo recordar que hace poco, no sé con que referencia, hablaba de la pasión de ese país por contar historias, tal vez como una forma de recoger de forma narrativa la poca que al parecer tienen , este es un caso claramente emparentado con esa actitud.
Conocemos a Joe Coughlin cuando es apenas un adolescente , un buscavidas más o menos inteligente ( un poco más que la media ), con bastantes agallas y unos escrúpulos morales, seguramente heredados de su padre, que lo hacen diferente del resto. Con él vivimos los primeros golpes en Boston , sus años de cárcel, su éxito en Tampa, y su retiro en Cuba. También su amor, apasionado a veces, romántico otras, su concepto de la amistad , su necesidad de encontrar una explicación a su vida.
Siempre he dicho, que la buena novela negra americana ( y enlaza con lo anterior ) es en gran caso cercana a la novela histórica , por ello aquí también recorremos, desde la primera mitad del siglo pasado, los años de la ley seca, el nacimiento de los predicadores populistas, la guerra de las mafias... y todo ello con las pinceladas perfectas para situarnos sin dejar que los datos se conviertan en algo descriptivo pero consiguiendo que siempre estemos en posición.
Lo que más valoro de Vivir de noche, no sé si va a quedar claro, es su profundidad.
Esa profundidad que es absolutamente contraria a cualquier atisbo superficial y que hace que cada uno de los retazos que se nos cuentan, estén perfectamente anclados, sólidos en un todo que conforma la novela. Se debe seguramente a la precisión histórica antes citada pero también a la capacidad del dibujo psicológico de todos sus personajes, multitud, que recorren sus páginas.
De todo lo dicho anteriormente, y de mucho más que podría decir, podría deducirse que estamos ante un cuadro, pero por encima de todo, la novela de Lehane es un relato apasionante de principio a fin que se lee sin descanso.
Constantemente huelo a clásico.
Tengo la sensación de que es una de las obras que quedarán para las antologías del género.
Probablemente a nadie le hubiese extrañado que se hubiese escrito hace cincuenta años, y seguro la seguiremos recordando y admirando dentro de otros cincuenta.

Público  

sábado, 14 de septiembre de 2013

CINE: EPIC. EL REINO PERDIDO de Chris Wedge

USA 2013
Dibujos Animados

Ya me queda poco.
Bueno, me queda lo que quiera. Aunque mis hijas crezcan no tengo que engañar a nadie; me encantan las películas de dibujos animados. Si tengo que ir a verlas solo, así se hará.
Epic nace de los creadores de Ice Age pero es una propuesta totalmente diferente.
Más cercana a epopeyas tipo Señor de los Anillos, con su lucha entre el bien y el mal, tiene una de sus mejores bazas en conservar el humor como objetivo, y así ese duo de babosas están logradísimas y se convierten cuando aparecen en verdaderas robaplanos.
Epic nos propone un mundo escondido , una aventura de seres diminutos que habitan nuestra realidad sin que seamos conscientes, defensores de la naturaleza en un entorno new wave . Por momentos parece un viaje con ácido lisérgico.
El catálogo de personajes esta muy logrado, como en general toda la estética de la cinta,  pero lo cierto es que hay que ser condescendiente y recordar el producto que estamos viendo para no sentirnos sorprendido por las toneladas de cursilería y entender que, en este caso, son algo encantador.
Frente a ello hay amor y amistad, batallas verdaderamente épicas, mucho color, referencias a hombres menguantes e incluso algún parentesco lejano con Avatar.
Estoy seguro de que Epic es una película muy disfrutable para el público al que va dirigido. Yo no me arrepiento. Incluso me he mordido algunas uñas.

Público    

CINE: KON- TIKI de Joachim Ranning y Espen Sandberg

Noruega 2012
Pal Sverre. Valheim Hagen. Anders Baasno. Gustaf Skarsgard

Francamente creo que la historia no ha sido justa con la expedición de la Kon Tiki. Hazañas que no alcanzan su valentía, ocupan el imaginario aventurero de mucha gente mientras que, en el caso de esta balsa, no puedo asegurar que la conozcan una mayoría.
Por lo tanto esta película tiene para mi mucho de reivindicación; el hecho de que un país como Noruega lo asuma como una gran superproducción, dice mucho de su instinto patriótico
Y lo cierto es que la aventura tiene multitud de referencias que parecen acercarla a la leyenda: un joven osado y su panda de fieles, un sueño llevado a sus límites, la necesidad de seguir adelante...
Pero lo más impresionante, y el mayor valor de esta película, es contarnos que todo es verdad.
El resultado es una cinta que estéticamente extrae lo mejor de la aventura y sus diferentes hazañas, lo hace con la vocación de estilizar la narración, posiblemente para no cargar de peso lo que entiende el director, debería de ser ligero.
La opción es válida y fluye sin problemas en sus casi dos horas.
Lo único que ocurre es que esa ligereza le resta también profundidad .
Por resumirlo, la película goza de poder evocador pero le falta épica.
Aun así, nos presenta a unos hombres a los que no podemos sino admirar. Por ser capaces de poner en pie sus sueños, aunque estos parezcan inalcanzables.

Público  

domingo, 8 de septiembre de 2013

CINE: THE ACT OF KILLING de Joshua Oppenheimer

Dinamarca/ Noruega/ Reino Unido. 2012
Documental

Creo que ya nadie duda de que las fronteras entre el cine documental y el de ficción son cada vez más difusos.
Es obvio que el que nos ocupa utiliza sólo materiales extraidos de la realidad, pero también es verdad que se ha convertido nada más y nada menos que en otra forma de narrar.
Además, siempre que no se vulnere la objetividad de la visión, lo cierto es que se admiten lógicamente mecanismos que conviertan el material en una obra de arte, bien sea en la organización del contenido, en la mirada, en cierta posición del autor...
En este caso, el artefacto es sofisticado, muy alejado de lo que se entendía hace tiempo como documental y que se limitaba a la traslación de información en forma visual.
Quizás no podría existir otra forma de trasladar el horror que nos cuentan en este caso, que la que su autor nos propone, sin caer en el sadismo, o tal vez, al contrario, es precisamente esa elección lo que convierte esta película en una pesadilla, en un verdadero film de terror.
Estamos en Indonesia.
Conocemos, desde el primer fotograma, a los mayores asesinos que podemos imaginar.
El autor les propone que creen y dirijan una cinta sobre su pasado, algo que hacen inspirándose en el cine que admiraban: el cine americano. Así asistimos a remedos grotescos del cine musical o del de gansters. Y sobre todo asistimos a su impunidad, a su falta de arrepentimiento real, a su capacidad para tomarse con humor el asesinato de más de un millón de personas. Tampoco dudan en trasladarnos que hoy día nada ha cambiado, y que estos asesinos se han convertido para muchos en verdaderos héroes.Es espeluznante escuchar, sentir, ver.
Supongo que lo más terrorífico no es sólo el contraste sino el hecho de asistir a lo que una filósofa alemana denominó la banalidad del mal. No hay verdaderas razones más allá del dinero y el poder, No es una guerra. Me resulta difícilmente soportable no ya el hecho de verles recrear las matanzas sino ver a uno de los asesinos pasear por un centro comercial con su familia mientras relata las torturas que llevaba a cabo, o al abuelo enseñando a sus nietos infantiles el metraje filmado.
El director es capaz además de captar matices humanos, de observar con sensibilidad y recordarnos que son seres humanos. También se expone en escenas de contraste absolutamente atrevidas.
El resultado final, un producto extremo, de un riesgo alto y conseguido. Lejos del cine de entretenimiento pero posiblemente mucho más necesario.
Extraño, increible pero cierto, único.

Público

sábado, 7 de septiembre de 2013

CINE: MUD de Jeff Nichols

USA 2012
Matthew Mcconaughey. Tye Sheridan. Sam Shepard. Reese Witherspoon. Sarah Paulson. Ray Mckinnon. Michael Shannon. Joe Don Baker

Este verano, aproveché para  releer Las aventuras de Huck Finn ( que aprovecho para recomendar a todos aquellos que quieran aficionar a sus hijos a la lectura ).
Son muchas las críticas que han referenciado esta película con la literatura de Mark Twain.
Estoy de acuerdo, pero no sólo por la edad de sus protagonistas y su caracter aventurero, eso también, pero no sólo por ello sino también podría referenciar a Faulkner o a Steinbeck, porque con lo que vinculo Mud es con la tradición de la gran narrativa norteamericana.
Y esa corriente tiene un objetivo principal que nunca pierde: contar grandes historias.
Mud nace de la amistad, la de sus dos pequeños protagonistas y también la que establecen con el outsider magnético que se introduce en su mundo.
La amistad es posiblemente el terreno de la infancia; se complica en la madurez y más cuando nos acercamos a otro afecto más complejo, el amor.
Coincide ese encuentro, su epopeya, con algunos desengaños y descubrimientos , tanto en el ámbito familiar como en del nacimiento del interés en las mujeres. Por eso Mud es también una película sobre la madurez, sobre como ser capaz de recorrer un camino que siempre, siempre, va a ser difícil.
Nichols narra ( escribe y dirige ) con pasión y sensibilidad, con pulso y emoción, y consigue a mi entender un resultado excelente capaz de llegar al corazón.
Para ello utiliza un guión suyo perfecto, preciso, y también, volviendo a lo anterior, muchas de las herramientas habituales en los maestros antes citados:
Por un lado, la determinación del territorio, su admiración por el mismo y su capacidad de observar; así ese río de Arkansas, esos pantanos, su agua, sus bosques y sus cielos, se convierten en un paisaje bello, alejado de la postal porque está habitada por seres vivos.
Y ahí nace una mitología propia, en este caso, ese personaje surgido de la nada, o de nada menos que del encuentro de un barco en las ramas de un árbol, una imagen potente, única, que ayuda a singularizar a esta especie de héroe fantasma; de él nunca sabemos demasiado, incluso hay comentarios no demasiado positivos sobre él, pero sí sabemos que, al igual que Ellis, llegamos a quererlo, somos incapaces de que no nos produzca ternura su amor.
Matthew Mcconaughey nunca había demostrado ser capaz de tantos matices, de tanta solidez, convirtiendo a su personaje en un tótem  que otorga credibilidad a su condición de desencadenante. El resto del casting, en especial los niños, están también perfectos.
Mud , ya lo he dicho, llega al corazón.
Es una gran película.

Público
    

NOVELA: LOS VIGILANTES DEL FARO de Camilla Lackberg

Maeva
400 páginas
También disponible en ebook

Seguimos con Camilla Lackberg y seguimos con la saga de Patrick y Erika y todo el conjunto de personajes que les rodean.
Y es que, creo que ya lo he dicho, esta serie de novelas, es clara deudora de esas series americanas de televisión en las que cada capítulo cierra un caso concreto pero, durante todo su desarrollo, existen tramas paralelas que se mantienen.
Por ello, si bien existe un fondo policiaco, con la resolución de un crimen, estas piezas tienen líneas alejadas del centro en las que asistimos al devenir de la vida de los habitantes de esta pequeña comunidad.
Lo más logrado es, a mi entender, precisamente eso, la capacidad de Lackberg a la hora de dibujar personajes y, sobre todo la fluidez de sus diálogos. Ha conseguido que, tras leer algunas de sus historias ( yo no me enganché hasta Crimen en Directo ) ya nos suenen familiares y nos interesemos tanto por lo que les ocurre como por quien es el asesino.
Por lo demás, las tramas policiacas son siempre correctas, sin excesos, quizás en algún punto un poco fáciles, pero no son, repito lo más importante.
Los vigilantes del faro, mantiene a la perfección todas sus constantes.
Lackberg es una buena opción en literatura negra entretenida. Algo nada desdeñable.

Público