Páginas vistas en total

miércoles, 31 de julio de 2013

NOVELA: MALVADOS de John Connolly

Tusquets Andanzas
392 páginas

Hay escritores que, como algunas comidas, causan adicción.
A veces se pasa por atracón, otras dura más.
Otras de adicción se convierte en una bonita historia de conocimiento.
Algo así me ocurre a mi con Connolly.
Pero dudo mucho que con el tiempo pase a convertirse en algo bonito. El adjetivo "bonito" no puede estar más alejado de sus novelas.
En la obra de este autor todo es oscuro, sucio, no existen resquicios por los que puede pasar la luz, lo que en ocasiones hace que echemos de menos un poco de aire.
Pero es un excelente narrador y maneja dos géneros tremendamente atractivos: la novela negra y la novela de terror con base sobrenatural, y ambos los maneja con maestría.
Tengo la sensación de que Malvados es posiblemente, de las que conozco, su novela más oscura, negra como el carbón.
No pertenece a la serie del detective Charlie Parker, aunque es divertido ver a este haciendo un cameo, como si se tratase de una estrella invitada.
Aquí nos enfrentamos a la resolución de una venganza que se hunde en la Historia, muchos siglos antes, y que retorna de una forma perfectamente estructurada, como si se tratase de una medida partida de ajedrez.
Llena de fichas, eso sí, porque por sus páginas transitan un sinnúmero de personajes.
Me gusta especialmente su capacidad de dibujar la vida cotidiana en una isla poco habitada, también el equilibrio que consigue darle a las múltiples direcciones de la narración.
No es posiblemente su mejor obra, creo que por acumulación.
Pero no baja el listón y, una vez más, consigue que sea imposible no atragantarse en la lectura para llegar al final.
Simplemente esperar que el atreganto no produzca empacho.

Público

sábado, 27 de julio de 2013

CINE: AHORA ME VES... de Louis Leterrier

USA 2013
Jesse Eisenberg. Mark Ruffalo. Woody Harrelson. Melanie Laurent. Morgan Freeman. Isla Fisher. Dave Franco. Michael Caine.

Bueno, pues parece que va a ser un verano de superheroes, y es que creo que no hay que confundirse: esta película está mucho más cerca de X Men que de las tradicionales cintas de magos.
Aquí tenemos un grupo con poderes, dirigidos por una mano oculta, con un noble objetivo. Quien consigue que trabajen en conjunto, sin duda será también capaz de embarcarles en nuevas aventuras.
¿ Y que ocurre con la que nos ocupa? pues que es una cinta que cumple a la perfección con lo que se le pide: ser un entretenimiento de principio a fin, pasar en un suspiro y conseguir sorprender con ese golpe final que todos estamos esperando.
Ni más ni menos. Todo ello con la ayuda de un reparto coral de primer orden.
Un plan familiar excelente para un día de verano.

Público

NOVELA: LA CASA REDONDA de Louise Erdrich

Nuevos Tiempos
Siruela
300 páginas
También disponible en ebook.

Hace unos años, me encontré con esta autora en una novela que creo que se titulaba Plaga de Palomas.
En ese momento, me sorprendió una voz diferente, llena de color y de atrevimiento, con reminiscencias nada menos que de García Márquez y  de Toni Morrison .
En concreto, con esta última le emparentaba la defensa de su propia cultura y su respuesta frente a la agresión, con el reconocimiento de una riqueza ancestral, inexplicable y orgullosa.
Y no era difícil enclavarla en una especie de realismo mágico, de poesía narrativa capaz de superar los límites del paisaje conocido.
En La Casa Redonda nos encontramos con las mismas raices, y una historia que no es diferente; de nuevo la comunidad india es víctima de una agresión, y también, de nuevo, unas leyes injustas, increiblemente injustas , permiten que el culpable escape del castigo. Por el camino, la búsqueda de la verdad, los secretos que se esconden en el pasado, en resumen la incomprensión y el miedo que produce lo diferente, y como consecuencia de ese miedo, la violencia.
De todas maneras, aunque no tengo tan reciente la novela anterior, sí tengo en la memoria, que en aquel  caso se creaba un tapiz más amplio y existían  diferentes perspectivas. En esta, sin embargo, la mirada es única, la del joven protagonista, lo que convierte La Casa Redonda en una obra de iniciación, de camino a la madurez. De hecho, durante casi sus primeras cien páginas, no puedo evitar que me recuerde a clásicos  como Huck Finn o Tom Sawyer.
Pero, en el camino nos encontramos con que, poco a poco, la cultura india va cobrando protagonismo, no sólo en su vinculación con los hechos que se narran, sino también para mostrar su riqueza, su espiritualidad.
Tengo que decir que La Casa Redonda me parece una novela desigual, con un nivel excelente en muchas partes ( de eso hablaré luego ), sin embargo me falta un equilibrio entre los ingredientes y eso hace que algún episodio se alargue ligeramente, paralizando el nivel de tensión conseguido. El paralelismo que se roza entre las leyendas que conforman una cultura y la realidad a la que se enfrentan los personajes, no termino de verlo integrado.
En cualquier caso, vuelvo a lo que ya he dicho, Erdrich tiene una voz singular, y consigue una línea narrativa clara y bien desarrollada , a través del lenguaje es capaz de manejar la emoción, de hacernos empatizar con los sentimientos de un muchacho que tiene que enfrentarse al mundo de una forma inesperada. Hay muchos episodios en las andanzas de esos cuatro amigos, que nos tocan el corazón. La pluma de su autora es la de una  creadora, capaz de observar y contar.
No olvidemos que hay ocasiones en las que la imperfección aporta mucho más de lo que podría extraerse de una obra sin fisuras.
Creo que es este el caso en que nos encontramos con esta novela.

Público

martes, 23 de julio de 2013

CINE: STAR TREK: EN LA OSCURIDAD de J.J. Abrams

USA. 2013
Chris Pine, Zachart Quinto. Benedict Cumberbatch. Zoe Saldana. Alice Eve. Simon Pegg. Anton Yelchin. Peter Weller. John Cho

Recuerdo en loa años ochenta a un grupo de cineastas que llenaron las pantallas de brillo y de novedad y las salas de espectadores.
Se llamaban George Lucas, Steven Spielberg, Joe Dante, Lawerence Kasdam etc y con ellos buscamos arcas perdidas, conocimos a habitantes de otros planetas,luchamos por el bien de la galaxia, recuperamos lo mejor de géneros como el noir y el western...
En definitiva, disfrutamos mucho.
Mi memoria guarda pocas épocas tan gozosas desde el punto de vista cinematográfico.
No es que no existiesen también Tanner, Bergman o Fellini. Es que cabían todos.
Y el mero entretenimiento no exigía disculpas.
Luego nos hicimos mayores.
Y no me refiero a nosotros, los que ya superamos con creces los cuarenta, me refiero a la sociedad en general. Se perdió inocencia y con ello la capacidad de creer y la de sorprendernos.
Con Super 8 creo que Abrams hacia toda una declaración de intenciones recuperando muchos de los referentes de aquel cine adolescente. A muchos les supo a ñoño, a otros nos ofreció una deliciosa oportunidad de regresar.
Me he perdido ( ¿ como me la he podido perder?) la entrega anterior de la nueva saga Star Trek, pero es importante que el director se atreva con una serie que es icónica para muchas generaciones. Para estar a la altura de lo que se esperaba no bastaba con poner al servicio del producto todas las bondades que ofrece la tecnología moderna; hacia falta mucho más y ese mucho más debía de proyectarse en el patio de butacas; era indispensable llevar al público en un viaje al pasado, donde de nuevo imperaba la sorpresa, donde todo era creíble y donde a nadie le avergonzaba que entre disparo y disparo asomasen los sentimientos.
No era fácil.
Pero el resultado está conseguido con creces.
Me he prometido no señalar como razones principales su clara definición de personajes, su portentosa dirección artística, su montaje frenético, un guión conseguido y capaz de llevarnos por diferentes caminos sin que nos perdamos.
Es alquimia.
Por ello, principalmente durante dos horas no he mirado el reloj una sola vez.
Algunas veces he comentado que las cintas de buenos y malos ( y en esta, obviamente, debía de haber buenos y malos ) valen lo que vale el malo. Benedict Cumberbatch ya demostró su magnetismo en la serie de tv Sherlock, ( por favor ¿ alguien va a emitir la siguiente temporada? ) aquí lo multiplica en una personalidad fascinante.
Y muy bueno también verla subtitulada en cines de culto como los Renoir, algo que nos recuerda que el cine, por mucho que nos haga pensar, también nos debe de entretener, y no por ello ser denostado.
Desde aquellos años que refería al principio han cambiado muchas cosas; no es la menor que cuando me venda el periódico el quioskero me trate de usted, o que si un joven me para por la calle para que le oriente se dirija a mi como "señor". Unas cosas son peores, otras son mejores. Pero sí, siempre debe de haber algo que permanece, y por ello, me parece tan importante que siga volando el Enterprise.
Que su viaje sea muy largo, que tarde mucho en llegar a Itaca.

Público

domingo, 21 de julio de 2013

RELATOS: AQUI YACEN DRAGONES de Fernando Leon de Aranoa

Seix Barral- Biblioteca Breve
200 páginas
También disponible en ebook

Tenía mucho interés en leer a Leon de Aranoa teniendo como referencia los guiones de sus películas.
Me fascina su capacidad para otorgar un nivel de ¿magia? a sus historias sin perder por ello una visión hiperrealista.
Así, los chicos de Barrio no están lejos de Los Cinco; Princesas, desde el propio título, otorgaba singularidad, que es dignidad, a ese conjunto de prostitutas; Los Lunes al Sol, convertía a un conjunto de parados en héroes, con una entidad casi mitológica.
Lo que me transmite con todo ello, es su gran dominio de la narración, su capacidad de generar mundos incluso desde materiales ya existentes y, sobre todo, sin traicionarlos.
Aquí yacen dragones, se abre con un prólogo precioso que es en si una declaración de intenciones: el autor nos incita a saborear la literatura como un lugar diferente, como una aventura múltiple por la que sólo conseguiremos transitar si lo hacemos desde la inocencia  y la capacidad de creer lo que se nos cuenta, a pesar de, por supuesto, paladear la sorpresa.
Y ya, sin solución de continuidad, entramos en un conjunto de más de cien relatos, estampas, viñetas, que en algunos casos remiten al realismo mágico, otros se quedan casi en poemas , o, en ocasiones, generan una especie de sublimación del asfalto, un modelo que adorarían aquellos que en el mayo francés buscaban la poesía bajo los adoquines.
Tanto en el tamaño como en la estructura hay una gran variedad, también en la temática.
Pero existen en todos ellos características comunes: la inteligencia, la sensibilidad y el humor.
Ferrnando Leon de Aranoa debuta, creo, en la literatura, con un libro muy personal, singular y muy logrado, en momentos nos sobrecoge, en otras nos hace sonreir, en otros, los más para mi, me genera una preciosa ternura que no sé muy bien si se dirige al autor, a sus personajes o al niño que me hace volver a ser unos segundos y al que puedo percibir disfrutando de la familia con los dos corazones, de los vigilantes del vertedero, de la mujer y el hombre solos....
Que bueno es muchas veces regresar.
Y cuando lo hacemos es cuando, entre otras cosas, podemos ver el vuelo de los dragones.

Público

jueves, 18 de julio de 2013

CINE: DESPUES DE MAYO de Olivier Assayas

Francia 2012
Clement Metayer. Lola Creton. Felix Armand

Sin intentar encontrar paralelismos imposibles, lo cierto es que hace poco comentaba aquí Robespierre, la excelente novela de García Sánchez.
También estamos en Francia, también ha habido una revolución, en este caso ya concluida y no cruenta, me refiero a es Mayo del 68 en el que parecen haber habitado gran parte de los sueños de una generación.
Y lo que me hace encadenar ambas historias, aunque sería sólo con la parte final del corpus literario, es el interés del autor por trasladar lo que ocurre después, una vez que la utopía va dejando paso a la realidad.
Después de Mayo nos habla posiblemente de los hijos de aquellos que buscaban la poesía bajo el asfalto. Estamos en 1971 y , a muchos de estos jóvenes, les queda la resistencia política como forma de expresión y la libertad heredada de sus mayores como regalo.
Gracias a esta última pueden permitirse una vida con no más responsabilidades que las que ellos mismos se impongan, de descubrimiento constante pero con una naturalidad que elimina la sorpresa, en el escenario de un mundo que parece de pronto haberse convertido en pequeño, asequible y fraternal.
Pero , ya lo sabemos, es difícil vivir en un sueño, en una nube; es la propia realidad la que va colándose poco a poco y , aunque como el personaje principal reconoce, no se quiera afrontar, está ahí.
Y entonces nos encontramos en un lugar diferente, el de las renuncias, el de lo que no se ha alcanzado, también el del miedo que en ocasiones hace tirar la toalla, también el de la tragedia. Lo que queda de la lucha es sólo un pequeño remedo, una forma de añoranza. Finalmente, y en ese sentido la última escena es totalmente reveladora, lo que mantenemos de ese pasado, de esa especie de país de la felicidad , no son las ideas sino los sentimientos.
Quizás si hubiesen sabido mirar sin cegarse por el deseo, sólo contemplar a sus padres, aquellos que seguramente llegaron a tirar piedras también a la policía... asumamos como positiva esa carga de inocencia que arrastran.
El guión de esta película es delicioso. Poco a poco nos va introduciendo en el devenir de sus figuras siendo capaz de no abandonar a ninguna de ellas y de no jugar con la ironía y sí con la ternura. Tanto de aquellos que deciden asumir la derrota o presentimos que así será ( ella , y su marcha nocturna en la moto ), como de los que siguen , o no ven otra salida que la huida hacia adelante, aunque sea esta tan poco prometedora como el regreso a Kabul.
De  Assayas me sorprende siempre la limpieza de su trazo, su aparente ligereza que consigue una belleza suave, poética pero en ningún caso impostada. Es un maestro de la naturalidad.
Tengo la sensación de que aquí hay mucho personal. Es posible que el fuese uno de esos jóvenes que pululan por su relato, que haya visto mucha de las cosas que cuenta, que no le resulten nada lejanos sus sueños y sus despertares.
Y quizás por ello, presiento un aroma de esperanza, donde, si bien la nostalgia se revela inevitable, no deja de transmitirnos que lo que queda, lo que importa, es nada menos que la vida.

Público

NOVELA: ROBESPIERRE de Javier García Sánchez

Galaxia Gutenberg
1300 páginas
También disponible en ebook

Antes de entrar en el análisis más detallado de esta magna novela histórica, quiero expresar mi más absoluta admiración por el empeño.
Estamos en tiempos de novela histórica, entendida como novela de evasión, como paisaje en el que transitan personajes exóticos y donde se generan misterios en ocasiones inexistentes como forma de captar la atención.
En el mejor de los casos, en tiempos de novelas históricas herederas de una tradición clásica donde lo narrativo prima muy por encima de cualquier pretensión de análisis.
Novelas en muchos casos fugaces y en otros confusas en lo que se refiere a la fiabilidad de sus contenidos.
Por ello, sorprende encontrarse ante un reto como este : si bien puede definirse fácilmente como la reivindicación de la figura de Robespierre, es mucho más, es la recreación de lo que fue el corazón de la Revolución Francesa y de muchos de los personajes que pulularon a su alrededor, algunos muy conocidos, como Danton o Marat y otros mucho menos. También , como un cuadro sobre cualquier revolución, sobre la necesidad de cambiar las cosas y sobre los escollos que en muchas ocasiones hacen fracasar esas travesías; en definitiva, sobre la utopía y la necesidad de convertirla en lucha.
Todo ello, a partir de una documentación extremada y un conocimiento enciclopédico, ofrecido en más de mil páginas y con una literatura densa, sólida y que huye de los recursos más sencillos como podrían ser los diálogos ,en la búsqueda de la veracidad.
Pero además, García Sánchez no pretende un ensayo sino una novela, y para ello, parte de un recurso inteligente : crear un subnarrador , Sebastien, quien estuviera cerca de la Revolución y pudo ser testigo directo de lo que allí ocurrió, y además, para ser más efectivo, no es su propio relato al que asistimos sino a su acumulación de recuerdos desde la vejez, con el objetivo de conformar más adelante una novela, un libro que haga justicia a lo ocurrido.
Así, navegamos entre pasado y "presente", rememoraciones y visión, datos y sentimientos.
El viaje se me antoja como un cuadro extraño donde se mezclan Goya y Antonio López, donde se nos muestran guías hiperrealistas para ubicarnos ( impresionantes las descripciones del primer París, previo a las revueltas, o del entorno rural en una nación plagada de desigualdades sociales, también de la decadencia postrevolucionaria )  , junto con los fantasmas , el mayor el del Terror, que asolaron Francia en aquellos años, o que ya venían asolándola desde antaño, presentados en una dimensión casi mitológica, como un monstruo con vida propia.
Y el conjunto no puede estar más logrado.
Porque consigue algo que me parece sumamente difícil sólo con palabras y es impregnarlas de sentimientos, de la ira, de la derrota, de la decepción, de la furia ante la injusticia, del desencanto y , en los últimos tramos, de la nostalgia sobre lo que podía haber sido y no fue. Todo ello sin empañar los datos, la realidad.
Para ello, hay un lenguaje hermoso, cálido, preciso; la belleza al servicio de la narración. Y poco a poco, nos sentimos sumergidos, no sé expresarlo de otro modo: no existe quizás una descripción sostenida de ninguno de los protagonistas, y yo termino convencido de que los conozco casi como si hubiese convivido con ellos; no existe una cronología precisa de los acontecimientos y al acabar siento que he comprendido la Revolución Francesa mucho mejor de la que hasta ahora me habían explicado la mayoría de libros de historia.
Robespierre es una gran novela, pero también es mucho más. Es un libro único en el panorama literario de nuestro país. Es una gozada.
Es enorme , puede resultar agotador ,pero siempre, cada página, merece la pena ser recorrida. Es otra forma de mirar y otra forma de contar.
Duro empeño. No sé si el premio estará a la altura o asustará a muchos. Esta es una de esas veces que lo que escribo tendría sentido si sólo una persona más se decidiese por esto a lanzarse a esta aventura.

Público 

lunes, 15 de julio de 2013

CINE: LA MEJOR OFERTA de Giuseppe Tornatore

Italia 2013
Geoffrey Rush. Jim Sturgess. Sylvia Hoeks. Donald Sutherland

Lo cierto es que no es Tornatore un cineasta que me atraiga demasiado.
Siempre consideré Cinema Paradiso, pese a algunos destellos, larga y sobrevalorada.
Después apenas lo he seguido.
Una vez más, es el comentario semanal de Carlos Boyero en El País lo que me lleva a poner esta Mejor Oferta en la lista de lo visible, en un mes como el de julio, cuando las pantallas adolecen de sequía salvo que sea para escuchar el ruido de las palomitas.
Pues bien, una vez más, sus consejos no me han fallado.
La mejor oferta es un thriller romántico, más o menos, o una historia de amor que deviene en thriller o algo así.
Y funciona.
Como historia de amor, tiene perfectamente medidos los tiempos, es original y bonita. Romántica, por supuesto, dado que hablamos de una cinta que no pretende ser innovadora sino pegarse al clasicismo.
Como thriller, consigue general una atmósfera continuada de inquietud, como en esas ocasiones en que sabemos, o presentimos , que hay algo bajo la superficie pero no el que.
De acuerdo que el guión no es sorprendente del todo pero está acompañado de referencias constantes que van puntuando su desarrollo y que consigue algo tan importante como que, durante las dos horas que dura, no miremos el reloj ni una sola vez.
Ayudan los intérpretes, absolutamente adecuados, todos y cada uno de ellos, y el escenario principal, esa mansión llena de puertas falsas, reales y figuradas. Enorme hallazgo los habitantes del bar vecino que trasladan la iconografía de los que moran alrededor del castillo maldito.
Tengo la sensación de que gracias al boca oreja, La mejor oferta va a convertirse en uno de los éxitos de taquilla del verano.
Lo merece.
Es un entretenimiento bien urdido y contado de forma elegante.
Además me gusta su mensaje ( que no voy a desvelar ) sobre el arte de la falsificación.
No es un sacrilegio decir que Hitchcock no está lejos.

Público

miércoles, 10 de julio de 2013

TEATRO MUSICAL EN LONDRES: THE BODYGUARD de Lawrence Kasdam/ Alexander Dinelaris

Director - Thea Sharrock
Intérpretes - Shanay Holmes. Lloyd Owen. Debrie Kurup. Mark Letheren. Nicolas Colicos

En 1992 Kevin Costner y Whitney Huston protagonizaron un antiguo guion de Lawrence Kasdam, pensado en inicio para Steve McQueen y Barbra Streisand.
Basculando entre el thriller y la historia de amor, fue un taquillazo pero no recuerdo entusiasmo por parte de la crítica.
De todas formas, era un buen entretenimiento en cuya escritura se adivinaba la mano de un guionista que llegó a convertirse en uno de los mejores de la industria americana.
No me extraña que esa historia devenga en un musical, en un momento en que el cine está alimentando muchos éxitos en los escenarios ( Billy Elliot, Ghost, The Comitments, Once etc ). Un relato con estrella de la canción como protagonista, sin duda se presta a ello.
Pero lo cierto es que la propuesta es más cercana a una pieza teatral con canciones y, por ello, hubiese sido deseable un libreto un poco más complejo, tanto desde el punto de vista de la acción ( el thriller ) como de la profundidad de sus personajes y sus relaciones.
Eso lo echo de menos.
Pero The Bodyguard tiene claro lo que es y ahí triunfa sin dudas: un gran espectáculo, hipnótico, con estilo, brillante siempre y sorprendente en la mayoría de las ocasiones.
Su estética, mezcla de cine y teatro, de elementos reales y proyecciones pocas veces tan bien utilizadas, de movimiento frenético e impactantes imágenes, es también capaz de convivir con cuadros íntimos de pequeño formato, haciéndolo con clase.
El escenario, tanto cuanto se convierte en un espacio móvil capaz de acercar y alejar, como en espacios tan sólidos como la casita de la segunda parte es excelente.
La iluminación única, convirtiendo todo el teatro en una inmensa discoteca.
Los efectos muy conseguidos.
En resumen, una muy buena labor de director, que consigue dotar a la pieza de personalidad propia y hacerla inmensamente atractiva.  
La música, potente y muy bien interpretada, como debe de ser. Los actores buenos.
En resumen, no es un musical perfecto ni seguramente se convertirá en un clásico ( aunque podría serlo con una revisión ) pero es totalmente disfrutable, muy buena muestra del género, concebida para asaltar la taquilla y que podría hacerlo por derecho propio.
Muy recomendable.
Cuando en España no existían las buenas producciones y quienes viajaban a Londres buscaban sorprenderse, lo que pedían era esto.

Público

viernes, 5 de julio de 2013

TEATRO: EL REGIMEN DEL PIENSO de Eusebio Calonge

Compañía La Zaranda
Director - Paco de la Zaranda
Intérpretes - Luis Enrique bustos. Gaspar Campuzano. Francisco Sánchez. Javier Semprún

Pocas obras hoy día tan pegadas a la realidad como este Régimen del Pienso.
Y al mismo tiempo, sin perder su carácter universal.
Lamentablemente, la alienación del trabajador y la capacidad del ser humano de plegarse a aquello que le hace más cercano a los animales, es algo que existe desde que existe el mundo.
Es esta la base de las revoluciones.
Efectivamente, muy de actualidad.
En este caso, Eusebio Calonge nos ofrece como texto una fábula oscura, una parábola dolorosa, la de cuatro trabajadores perdidos en el vacío de sus tareas y sus principios, la de aquel que con dolor descubre la verdad; en un inteligente paralelismo, lo funde con una situación de epidemia porcina que recalca, como antes hemos dicho ya, el sustrato animal como el único resto que queda de aquellas personas que deciden acomodarse a lo que sea y renuncian a sus propios valores.
Es un texto depurado, de una extraña belleza y una poesía que bascula entre la melancolía y la cacofonía.
Y es un texto también brutal ( extraña mezcla ) que bebe del esperpento y la farsa, por cuanto no es que nos haga reír con algo en principio dramático, es que nos obliga a ello con agresividad, como forma de no dejarnos olvidar que todos podemos ser parte de aquellos que, parece que cuando lo vemos en un escenario, nos causa pavor.
La Zaranda es una de las compañías de siempre, de esas que parecen haber centrado  la génesis de su gramática teatral en la creación desde los condicionantes más extremos; su limitación de medios y su necesidad de movimientos, por la pluralidad de escenas que producen, requieren una creatividad absoluta, siempre teniendo claro que no les importa que se vea la tramoya, que es teatro, que no pretende engañar.
En el espectáculo que nos ocupa, no sólo estamos en las diferentes plantas de un edificio de oficinas, también en un hospital, una sala de autopsias y, por supuesto, unas pocilgas.
Todo ello, sólo con unas estanterías metálicas, unos cables, algún elemento más y, por supuesto, cuatro flexos fantásticamente utilizados.
¿ El resultado ? un ritmo frenético, una creación continua, escenas absolutamente sorprendentes por logradas como por ejemplo las que responden al empleado perdido en los pasillos, las puertas giratorias etc
Claro, que para ello, hacía falta cuatro actores capaces de fundirse con el proyecto y convertirse en una herramienta más de conexión con el público. Y una iluminación que no está lejos de Goya.
Julio suele ser un mes de fin de temporada; es raro encontrar obras tan comprometidas y sorprendentes . Un regalo, por lo tanto. En la temporada próxima del CDN no está prevista la reposición. Espero que alguien le ofrezca espacio . Ha estado poco tiempo.
También espero que no olviden los Max y otros premios. Es un espectáculo impecable.

Público

lunes, 1 de julio de 2013

CINE: ANTES DEL ANOCHECER de Richard Linklater

USA. 2013
Ethan Hawke. Julie Delphy

Como pasa el tiempo.
Fue en 1995 cuando nos encontramos por primera vez con Celine y Jesse. Era Antes del amanecer en un tren y nos los presentaban en una comedia , en apariencia ligera , que se atrevía a conformarse como un largo diálogo y pronto se convirtió en un referente del romanticismo moderno.
Nueve años después, en el año 2004, ambos se encontraban de nuevo, ya más maduros, con mayor bagaje en las maletas, y de nuevo, esta vez en París, hablaban sin parar; así, poco a poco, el romanticismo pegaba un salto y se convertía en un sentimiento atrevido, capaz de llevar a sus protagonistas a romper cualquier atadura en su búsqueda del amor real. Era Antes del atardecer.
En definitiva, un díptico lleno de luz .
Pero no habría sido todo cierto sin una tercera parte.
Ahora vemos que, aunque el riesgo era importante, sin esta conclusión, la historia hubiese terminado en trampa.
Y no es así:
Sus artífices ( el guión está coescrito entre Linklater, Delphy y Hawke, difícil imaginar cualquiera de los episodios sin los tres ) , en un alarde de honestidad, diez años después vuelven para contarnos como resiste el amor en la convivencia, en que se transforma el romanticismo cuando la pasión ya se ha desgastado, cuando los hijos requieren todo nuestro tiempo, cuando es casi imposible encontrar tiempo para conversar, ya no digamos para otras cosas; en definitiva, cuando el tiempo nos ha regalado cromos que echarnos en cara, cuan el cansancio está presente.
Lo hacen. Antes del anochecer.
Y utilizan, como en las dos ocasiones anteriores, el diálogo como forma de comunicarse con el espectador.
Estamos en Grecia al final de unas vacaciones de seis semanas.
El primer acto ( despedida en el aeropuerto y conversación en el coche ) nos sirve para situarnos tras el paso de esos años, tanto en lo que se refiere a su estado familiar como, traslucidos en sus palabras, en sus respectivos interiores.
Posteriormente, hay una conversación a ocho, sentados alrededor de una mesa de almuerzo, que es un verdadero tratado sobre el amor, tanto en el presente como en su inicio, representado por la pareja joven, y, por supuesto, una vez que uno de los dos conyuges ha desaparecido, en boca de los mayores. En esta parte, se pronuncian frases de una sabiduría absoluta, en las que es difícil que no descansemos cuando oteamos nuestro futuro. La que más me gusta, algo así como: nunca fuimos uno, fuimos siempre dos personas porque decidimos que así fuese.
Hasta ahora, nos hemos encontrado con la ligereza de un Rohmer o un Renoir.
Pero no todo va a seguir así.
No tardamos en quedarnos a solas con Jesse y Celine.
Y no tardamos en darnos cuenta de que ya ha desaparecido aquel halo azul que parecía envolver el inicio de su historia, y la realidad les ha ido abrazando día a día.
Se afilan las conversaciones. Se acercan y se alejan. Se buscan, tanto al otro como a uno mismo, a entender como se ha llegado hasta allí...
No es una película de tesis, a fin de cuentas conocemos a estos personajes mucho más que a cualquier otro tras todos estos años, y sus dos actores no pueden hacérnoslos más cercanos. Es una historia concreta, pero es cierto que es difícil no sentirse identificados con ellos.
Por eso, deseamos que lo que puede apuntar a un drama termine volviendo a su origen de comedia.
Antes del anochecer es el mejor colofón. Es triste y entrañable, es tan hermosa como la luz de Grecia, es verdad, me he sentido absolutamente dentro; me ha hecho pensar, reir, casi llorar al comprender gracias a sus personajes que siempre hay esperanza. Que la vida es vivir, algo que parece tan tonto pero que no terminamos de comprender.
Y la sabiduría que nos transmite, no es sólo aplicable al estado de pareja: ellos también son dos, posiblemente como todos.
Generalmente en estas fechas de calor, suelen llegar a las pantallas, en el mejor de los casos, películas difíciles o algunos restos tardíos entre los que se pueden encontrar cosas que merezcan la pena. Lo que no ocurre a menudo es que se estrene en julio una de las mejores películas del año.
Esperemos que no se olvide . Que se acuerden quienes tengan que dar premios. Para mi verla ha sido uno.
Estará grabada durante mucho tiempo.
Podría escribir sobre ella horas y horas, pero me he prometido que ninguna entrada de este blog seria excesiva y creo que ya me estoy pasando. Que cada uno la haga suya. Que nadie se la pierda.

Público

.