Páginas vistas en total

jueves, 27 de junio de 2013

MICROTEATRO: ANGUSTIAS CULTURALES DEL TELEMARKETING de Marta Sánchez, Samuel Señas y J.J. Serrano

Directora- Patricia Ferreira
Intérpretes - Ana del Arco . Samuel Señas

Ya he comentado varias veces piezas de Microteatro, y es conocido mi interés y aprecio por este nuevo... ¿ género? que permite consumir el teatro en pequeñas píldoras sin que por ello merme la calidad y el talento.
Mi creencia se arraiga aun más cuando tengo la suerte de encontrarme de lleno, con joyitas como esta.
Metateatro capaz de ironizar sobre si mismo y sobre la cultura mal entendida; divertidísimo ejercicio para dos excelentes actores; pequeña historia de amor que no puede sino producir ternura.
A Patricia Ferreira la conocía y admiraba de su obra cinematográfica , suma otra muesca.
Del Arco y Señas eran , lo siento, nuevos para mi. Ya no lo serán nunca más.
Absolutamente recomendable.
Una gozada.

Público

TEATRO: LA LENGUA EN PEDAZOS de Juan Mayorga

Dirección - Juan Mayorga
Intérpretes - Clara Sanchis. Pedro Miguel Martínez

Es Juan Mayorga, a mi entender, el dramaturgo vivo más importante hoy de nuestro país.
Me interesa siempre, en primer lugar, por su inteligencia dramática, capaz de utilizar con la misma maestría estructuras tan diversas como el diálogo, el metateatro o la mera narración.
Pero también me sorprende su pluralidad temática. Desde temas de absoluta actualidad como El chico de la última fila, portentosa creación arquitectónica , o Hamelín, sangrante puñetazo, a retablos históricos como Himmelweg o géneros tan en principio alejados del teatro como la fábula en La paz perpetua.
Mayorga es sin duda un hombre de teatro, no un político disfrazado o un entretenedor de moda. Es un constructor de piezas para las tablas.
Generalmente me gusta mucho, otras muchísimo, y sólo alguna vez me ha costado entrar en su universo.
Adelanto que, el caso de La lengua en pedazos, es de los que me hace salir deseando encontrármelo en una esquina para darle las gracias.
Dice el autor en el programa de mano, que el origen de la obra viene de su fascinación por el personaje de Teresa de Jesús y su interés por recuperar la belleza de su lenguaje. Se entiende. Pero opta por una postura de alto riesgo.
No es una biografía al uso, ni una colección de estampas . Decide centrarse en un diálogo dramático que no llega a la hora y media para transmitirnos no sólo el devenir del personaje a través de lo que narra sino también su alma, su hermosa locura, su fe. Un diálogo que nunca tuvo lugar, entre pucheros, entre ella y su inquisidor.
Pues bien , la inteligencia dramática de la que antes hablaba le lleva a sortear todos los peligros:
A pesar de que no es tanto lo que sucede como aquello de lo que se habla, el texto tiene una progresión dramática indudable que no desfallece en ningún momento.
Lo que podía limitarse a ser un discurso conceptual o filosófico, es fluido, cercano, lleno de humor y de sabiduría y consigue no sólo gustar, sino apasionar.
La facilidad que habría estado en hacer un duo maniqueo con los dos personajes, el escritor no se la permite, llevándonos en muchas ocasiones a comprender a ambos haciéndolos igualmente humanos. No hay trampas.
Y tampoco hay atajos; Teresa de Jesús está ahí en la plenitud de su pensamiento, mucho más allá de una mera colección de anécdotas , sin limpiezas que puedan hacer la obra más fácil o accesible a un público más numeroso.
El resultado es el regalo que se pretendía, tenemos un perfil complejo y completo de la Santa, de su tozudez y su locura, de su singularidad y su revolución, en cuerpo y alma. Y tenemos también, recibimos, toda la belleza de su lenguaje que nunca suena arcaico y que, comprensible, nos llena en todo momento.
Ahora vayamos a la puesta en escena.
Es el debut de Mayorga como director.
Elige un escenario desnudo, un vestuario intemporal, unos pequeños movimientos de iluminación y algún efecto de sonido. En la estética estoy cómodo, creo que es muy adecuada para el texto. Con respecto a los efectos luminosos y sonoros no siempre los encajo a la perfección con el desarrollo de la obra pero no me molestan.
Sin embargo, creo que el valor de la dirección está en este caso en el trabajo con sus actores.
Por un lado, la coreografía es perfecta, aunque la configuración del escenario no siempre permita su correcta visión.
Pero lo que verdaderamente es portentoso es la interpretación:
A Pedro Miguel Martínez lo conocía de algún remedo cómico televisivo. Que lejos de este inquisidor. Y que perfecto en su sobriedad , en la limpieza de su dicción y su gesto, en su capacidad para transmitir sin necesidad de sobreactuar , ese odio interior y ese miedo que surgen de sus dudas y que sólo sabe acallar generando miedo mayor en los otros. Que trabajo tan difícil y tan único.
Para la creación de Clara Sanchis dudo que encuentre palabras. Desde su primera mirada, al ver entrar a su visitante, se transmuta de forma absoluta, en un personaje que navega entre la mística y la cocina, entre lo banal y lo increible, entre el dolor y el gozo. Un personaje siempre al filo para no parecer una histérica ni una estatua. Para transmitir, también sus dudas , extrañamente marcadas de tesón. Un personaje de entonces y de ahora. No hay un solo gesto, un sólo movimiento en sus manos, una sola mirada, que no nos atrapen . La cercanía de su rostro, en una sala tan pequeña, convierten su interpretación en una experiencia casi religiosa. Y así nos desconcierta, nos hace reir y pensar , nos abraza y nos aleja. Nos lleva al temblor por comprenderla y por atisbar su destino.
Mayorga, una vez más , ha acertado.
Lo ha hecho sin muchos recursos pero con toneladas de talento.
Esta parece ser una de las vías que , en esta crisis tan larga y tan agotadora, está adoptando el teatro en Madrid.
Los resultados, a tenor de los aplausos en la función totalmente llena de ayer, están llegando al público.
Gracias pues.

Público   

martes, 25 de junio de 2013

NOVELA: QUEDATE CON NOSOTROS, SEÑOR, PORQUE ATARDECE de Alvaro Pombo

Ancora y Delfín - Destino
256 páginas

Tengo que reconocer que me desconcierta esta nueva novela de Alvaro Pombo.
Ello no quiere decir, de ninguna manera que no me guste. Sólo que me desconcierta.
Posiblemente, acostumbrado a la prosa densa , al estilo detenido y , porqué no, pedante ( que no tiene porqué ser negativo ) de su autor , y pensando en la propia lentitud del tema a tratar, del paisaje elegido, esperaba otro recorrido.
Hay en la propia novela referencias a dos películas monacales : El Gran Silencio ( bellísimo documental ) y la sobrecogedora De Dioses y Hombres. Creo recordar que las cita como ejemplo de contraste, y es ese contraste el que me confunde.
El punto de partida no puede ser más atractivo: en un pequeño convento, casi una granja con siete monjes, uno de ellos, el reconocido por todos como más afable, se suicida.
Pensaba yo encontrarme , no sólo con una descripción, como todas las de Pombo , precisa, capaz de mezclar interior y exterior, de la vida en ese entorno, para entrar en las dudas, en las imposibles explicaciones, en los recovecos del alma humana cuando se la intenta agarrar desde la razón , algo, de nuevo, que Don Alvaro ha hecho frecuentemente con la pericia de un maestro.
Sin embargo, hay cierta... no sé si es por mi parte atrevido decirlo, cierta premura en el desarrollo de la narración, cierto afán por la ligereza; quizás podríamos decir que es la más depurada de sus novelas densas o el más intenso de sus juguetes cómicos.
Tal vez el autor ha entendido necesario, ante lo trascendente de la temática, que era necesario fusionar esos dos estilos que ha manejado indistintamente siempre con acierto. El caso es que puede ser también , dentro de sus obras, aquella en la que "ocurren más cosas" y se acerca a más géneros dentro del ámbito tradicional. Hay confesión interior, hay humor, hay crítica social, hay también una especie de falso thriller, y en ninguno de estos aspectos le resulta necesario dar demasiadas explicaciones , cerrar o abrir , sino que simplemente avanzan por sus páginas , de una a otra, con una ligereza sorprendente , mientras , eso sí, va dejando caer pensamientos sobre la religión, la forma de vivirla y, fundamentalmente , la relación del hombre con Dios.
No. Error. Quizás lo que Alvaro Pombo nos muestra no es tanto la relación del ser humano con lo divino, sino, y aquí incluso el título es muy significativo, sobre la necesidad que tiene el ser humano de descansar en algo, de creer en algo, no tanto para trascender su vida como para sentirse protegido.
Sus personajes sufren a través de estas no muchas páginas muchas mutaciones: un prior que se convierte en una estrella radiofónica, un fraile que asciende a prior, una mecenas religiosa que se transmuta en lo más parecido a una promotora de estrella radiofónica, el encuentro con la muerte de una mujer agnóstica, la conversión de un periodista descreido... pero el autor no juzga a ninguno de ellos, ni tiñe sus cambios de elementos dramáticos, simplemente los contempla, me atrevo a decir que con cierto cariño, y los hace transcurrir como transcurre la vida.
También quiero destacar , la ausencia de ironía , de crítica fácil, de fácil ridículo. Por supuesto, como siempre , hay humor, pero también mucho respeto, el que su autor muestra siempre hacia el ser humano.
No soy capaz de extraer un mensaje. Creo que es en ese sentido una obra muy personal, que establece una relación de intimidad con cada lector.
Pero sí he sido capaz de disfrutarla. Disfrutar de la buena mano literaria de su autor. Y coincidir en que todos tenemos noches de oscuridad, donde la compañía de una luz es algo que nos pide el alma.
Personalmente soy creyente . Aun así me cuesta en ocasiones interpretar el silencio.

Público    

sábado, 22 de junio de 2013

CINE: TURISTAS de Ben Wheatley

UK. 2012
Alice Lowe. Steve Oram

Género, en principio una mezcla entre comedia negra y película de carreteras ( por una preciosa e identificable Inglaterra rural , de clima espeso y frondosa vegetación ). Pongamos de fondo, sin embargo, unos personajes que parecen procedentes en los dramas sociales realistas de Ken Loach. Añadir un poco de gore. Y por último, como siempre que una brutalidad de tal nivel se encuadra en un entorno cotidiano, una atmósfera de absurdo que puede recordar a un Beckett que busca un poco de coherencia.
La mezcla es explosiva.
Podría dar como resultado cualquier cosa, buena o mala, garantizadamente original. En este caso, lo que nos encontramos es sorprendente, inteligente, divertido y muy bien rodado ( ¿ se puede decir que algo tan brutal puede ser elegante?)
Pero...
Sí.. No soy capaz de quedarme con el punto de comedia postmoderna. Creo que es necesario hacer de Turistas un análisis más valiente.
De hecho, me recuerda mucho a una novela que creo recordar fue Booker Prize  : El encierro de las bestias de Magnus Mills. Mucho más que a cualquier sucedaneo de comedia desbarrada con la que se pueda comparar.
Y es que, vamos allá, Turistas me parece una película totalmente desasosegadora. Terrible en su base.
Dos jóvenes, personajes sin mucha suerte hasta entonces, parecen haber encontrado juntos algo parecido a una relación, un pequeño futuro que comenzará con unas vacaciones en autocaravana.
Lo que iba a ser un viaje vulgar y feliz, no tarda en convertirse en otra cosa. Y estos dos personajes se muestran / se convierten en un par de serial killers.
No puedo evitar ver mucho de venganza contra el mundo en sus crímenes; por un lado, dejando claro que ellos no se dejarán pisar por nadie, por otro recalcando que tienen tanto derecho como cualquier otro a ser felices, y van a luchar por ese derecho, aunque para ello sea necesario dejar un reguero de sangre.
Me suena a la venganza de los desfavorecidos.
Pero va más allá: en un final sorprendente, lo que parecía una pareja se convierte en dos individualidades, y quien más sufre, o quien más camino ha tenido que recorrer para llegar allí, es quien vence.
El arma que utiliza el director para hacernos partícipes y cómplices de esa furia es el humor, un humor inteligente, epidérmico y claro. Parece decirnos que si somos capaces de reirnos con los monstruos es porque, cuando menos, los entendemos.
Para llegar a conseguir este nivel de empatía, es imprescindible contar con dos actores tan capaces como los que aquí asumen los papeles protagonistas. Parece ser que son también los autores del guión, no me extraña por tanto su mimetismo con las bestias.
Por último, ya he citado antes, la buena caligrafía visual de su director. Nada que ver con aquello a lo que nos tiene acostumbrados el realismo británico. Destacar especialmente el dominio de la elipsis ( los primeros diez minutos, con la despedida a su madre, y el inicio del viaje, es un ejercicio modélico ).
En fin, en general Turistas me ha gustado mucho. Lo que no sé si me gusta es que me guste tanto.
No se confundan, no intenta ser un Resacón 4 ingles; intenta ser otra cosa. Y lo consigue.

Público

viernes, 21 de junio de 2013

HA MUERTO MIGUEL NARROS

Noticia de última hora: ha muerto uno de los maestros.
Que palabra tan manida.
¿ Alguna no lo es al hablar de los grandes? ¿ ha muerto un hombre de teatro quedaría mejor? ¿ un enamorado del teatro? ¿ un mítico director de escena?
¿Un hombre simplemente?
Alguien que nos ha regalado desde las tablas elegancia, fuerza, pasión, inteligencia, estructura...
Siempre hay que recordar alguna obra , ¿ cual? son tantas... cada uno tendrá su catálogo...
Los enamorados, El Caballero de Olmedo, Combate de Negros y Perro, Yerma, El sí de las niñas...
Esta última la citaba también en la muerte de Sancho Gracia.
Cuanta pérdida y que injusto no conocer el futuro. Sería bueno poder contrastar el "ha fallecido un hombre de teatro" con "ha nacido un hombre de teatro".
Esperemos que nazcan muchos.
Otra cosa es que lleguen a estar a la altura de los que nos dejan.
Hasta siempre, Director.

Público

miércoles, 19 de junio de 2013

NOVELA: MARIA ESTUARDO de Stefan Zweig

Acantilado
416 páginas

Supongo que no es demasiado correcto denominar esta obra como novela. Sería mucho más adecuado enmarcarla bajo el epígrafe de BIOGRAFIA.
Si elijo la acepción literaria más genérica, es porque quiero vincularla al género de novela histórica, tan en boga hoy día, en algunos casos con criterio y en muchos otros convertido en un cúmulo de anacronismos que sólo utilizan el marco histórico como un escenario donde situar un relato más o menos entretenido y más o menos exótico.
Quizás uno de los valores a tener en cuenta en esta obra del gran Stefan Zweig, al igual que en su Maria Antonieta, es trasladar la idea de que una narración histórica puede ser rigurosa y apasionante al mismo tiempo, tal vez incluso más apasionante al ser conscientes de la certeza de lo que se nos está contando.
Pues bien , en este caso, el autor entra de lleno en la vida de uno de los personajes más complejos desde el análisis, también de los que han creado bandos más opuestos.
Maria Estuardo ocupa sin lugar a dudas un lugar en la leyenda, en el recuerdo de una mujer de indudables atractivos , dos veces reina y que terminó su vida en el martirio ( aquí la palabra encaja a la perfección si tenemos en cuenta su fe católica frenta al anglicanismo de la Reina Isabel de Inglaterra, su verdugo ).
No en vano, son imnumerables las obras de teatro basadas en su personaje , así como las películas ( de infausto recuerdo el único bodrio que filmó Jonh Ford ).
Pero también puede entenderse a María Estuardo como una de las primeras mujeres fatales de la historia, de una ambición desmedida, totalmente falta de escrúpulos, capaz de llevar al patíbulo o a la desgracia a todos aquellos que se rendían a sus encantos e incluso de participar en el asesinato de su segundo marido para poder casarse con otro hombre, y de fingir haber sido violada por este para que se aceptase su matrimonio.
Stefan Zweig , una vez más, profundiza en el personaje, con un análisis histórico minucioso que comparte con el lector y en cual pretende separar la verdad de la leyenda y establecer en la medida de lo posible ( reconociendo incluso aquellos casos en que esto es imposible ) lo probado, sin fabular nunca, pero sobre todo, trazando con ello un perfil psicológico desde la frialdad : intentando comprender al ser humano, apasionado, equivocado , pero grande en muchas ocasiones. En este sentido, terminamos la lectura con un conocimiento sorprendentemente cercano de esta mujer.
Al mismo tiempo, totalmente necesario para el desarrollo de la narración , nos muestra el entramado político y social de una época muy compleja y consigue hacerlo comprensible. Las luchas de poder , las normas no escritas, y los momentos donde esa política fue herramienta manejada por sentimientos tan humanos como los celos.
María Estuardo es una obra magnífica. Como lo era, ya la he citado anteriormente, María Antonieta. Quizás si prefiero esta es porque creo que arroja más luz donde había más oscuridad y porque el personaje central se complementa con otro perfil tan rico como es el de la Reina Isabel de Inglaterra.
No es una novela , pero produce el mismo placer y se lee con la misma agilidad.
Nadie interesado en la Historia, con mayúsculas, debería de renunciar a asomarse a una obra tan rica.   
Público

sábado, 8 de junio de 2013

CINE: 15 AÑOS Y UN DIA de Gracia Querejeta

España 2013
Maribel Verdú. Tito Valverde. Aron Piper. Belén López. Susi Sánchez

Gracia Querejeta me sorprendió en sus inicios con dos películas de una madurez impresionante, belleza y sensibilidad, El ultimo viaje de Robert Rylands y Cuando vuelvas a mi lado.
Hector vino después, una historia de conflicto familiar bien resuelta.
Luego vino Siete mesas de billar francés, posiblemente su cinta más taquillera pero que a mi me pareció lastrada por el modelo serie de televisión.
En 15 años y un día, hay de nuevo un retorno a la familia y, al igual que creo recordar ocurría en Hector, es un menor el que desencadena el conflicto.
Las relaciones no están crispadas pero sí se produce una importante brecha en la comunicación con su madre y por ello, se deciden a enviarlo a pasar una temporada con su abuelo, antiguo militar retirado.
A partir de aquí, el habitual choque generacional , se transmuta en un pequeño thriller que  nos permite ir asomándonos a los fantasmas de cada uno de los personajes que componen el mosaico
Quizás uno de los valores del guión , del que su directora es coautora, es, la ausencia de estridencias ya citada y también la decisión de no profundizar en exceso en los conflictos, más allá de lo necesario para que se mantenga la narración, dejando paso a la intuición del espectador o a su capacidad para rellenar las lagunas.
Aun así, hay momentos en que parece que no todas las piezas terminan de encajar o que el tono no está suficientemente determinado. No importa, lo que si hay por parte de Querejeta es sensibilidad y una capacidad muy sólida para crear escenas al servicio de la narración, en definitiva para contar.
Capítulo aparte quiero dedicarle a la interpretación:
Tantas veces he escuchado, sobre películas británicas, que los actores ingleses son incomparables; pues bien, creo que deberíamos de aplicar esa frase, cada vez más, a los nuestros. ( Sólo hay que recordarlos haciendo de reivindicativos en el Gala de los Goya ).
No, en serio, vamos por partes:
Maribel Verdú se ha convertido en un prodigio de naturalidad, no hay nada que no sea capaz de transmitir, no hay mirada o sonrisa que no sea verdad; Valverde y Susi Sánchez nos demuestran que hay una tribu de actores maduros capaces de dar auténticas master class; no conocía a Belén López y me ha impresionado, tanto su interpretación como su presencia; con estos maestros sería reo de pena de muerte cualquier joven que no sacase lo mejor del papel protagonista, Aron Piper está de sobra a la altura, supera lo que se podría esperar.
15 Años y un día, no llega al nivel de las primeras obras de su autora, aquellas que me llegaron muy dentro, pero es un buen paso en un camino e retorno, con momentos verdaderamente buenos y personajes a recordar.
Sin duda, una de las creadoras importantes de este país, donde hay muchos. Esperemos que puedan regalarnos un año de buenas películas. Y que las veleidades políticas de algunos de ellos, general e injustamente los más privilegiados, no aleje a un público que puede sentirse muy identificado, ambos se necesitan mutuamente y tendrían que encontrarse de nuevo.

Público

viernes, 7 de junio de 2013

NOVELA: LAS LAGRIMAS DE SAN LORENZO de Julio Llamazares

Alfaguara
200 páginas
También disponible en ebook

Que se puede entender por novela.
Cualquier unidad en prosa que esconda un cierto aliento narrativo.
Incluso cuando, como en este caso, suena tan a verdad, que parece que estamos delante de una autobiografía o un libro de recuerdos.
Incluso cuando, como en este caso, el lenguaje es tan cercano a la poesía , está tan depurado y resulta tan hermoso, que podría dudarse del género.
Incluso cuando el tiempo se expande, se diluye, se esponja, con tal facilidad y ligereza que parece música.  
Incluso cuando hay tanta sabiduría que podría entenderse como un tratado sobre el alma.
Las lágrimas de San Lorenzo, parte de una noche en que un hombre con mucha vida a sus espaldas, comparte con su hijo un acontecimiento que, a su vez, compartió en la niñez con su propio padre. Una lluvia de estrellas.
Desde ese lugar, desde ese momento, se suceden los recuerdos de toda una vida, desde su infancia a su adolescencia, desde la adolescencia a la madurez. Con sus búsquedas, sus pérdidas y sus encuentros. Con sus padres, sus abuelos, sus amantes, sus amigos....
Si tuviese que destacar alguna, entre las múltiples bondades de esta obra, no sabría si elegir la belleza del lenguaje antes citado, o la lucidez de su reflexión, o la narración suave sin ninguna estridencia, o su sinceridad, o su inteligencia, o su absoluta melancolía. O su apuesta por la brevedad.
Además, hay un regalo de su publicación, la portada con uno de los cuadros más hermosos que se ha pintado nunca, La noche estrellada de Van Gogh. Un perfecto portal para un precioso libro sobre la memoria y el paso del tiempo, sobre el ser humano, en definitiva, sobre la vida.

Público

TEATRO: LA CHUNGA de Mario Vargas Llosa

Director- Joan Ollé
Intérpretes:
Aitana Sánchez Gijón. Asier Etxeandia. Irene Escolar. Tomás Pozzi. Rulo Pardo. Jorge Calvo

Escribo este comentario con muchísimas reservas, recordando una vez más, lo subjetivo de la apreciación de cualquier obra de arte.
He leído algunas críticas muy favorables de esta representación, así como la alabanza emocionada de su autor.
Mi visión de La Chunga es diferente.
Intentaré explicar porqué, pero por encima de todo, como amante del teatro, lo que deseo es que esta obra ( recientemente prorogada en el Teatro Español de Madrid hasta el 30 de junio ) se llene y goce de larga vida. Porque , a pesar de no haberla disfrutado, no me cabe duda de que es un trabajo realizado con rigor y respeto.
Vargas Llosa, es sin duda uno de los mejores prosistas que nos ha regalado Latinoamérica y uno de los grandes a nivel internacional. Además, como personaje, me cae muy bien.
No conozco sin embargo, mucho de su obra dramática, sólo he leído La señorita de Tacna y tuve entonces la sensación de que no funcionaba desde el punto de vista teatral, aunque sí desde el narrativo.
Por eso cuando se anunció el proyecto de representar toda su producción en la temporada del teatro de la Plaza de Santa Ana, me sorprendió, pero también, sin duda , me generó expectativas.
Salgo de La Chunga con la sensación de que me ha gustado poco.
Luego recordando, rememorando el texto y la historia que narra, me engancha más.
La conclusión es doble: al igual que me había ocurrido en mi lectura de La señorita de Tacna, creo que no funciona desde el punto de vista teatral, pero además tampoco creo que esta producción sea capaz de poner en pie sus bondades y reducir sus defectos.
Vayamos por partes:
La Chunga es un personaje sólido como también lo son, en menor medida, Los Inconquistables, colección de tipos de hombre que encuentran en esa mujer, que no encaja en el prototipo de hembra explotable que conocen, el espejo para sus fantasías. Así, esa noche de misterio, se convierte para cada uno de ellos, en un cuento personal y sórdido que mezcla fantasía y deseo. La realidad es mucho más simple. Ni siquiera creo que se pueda hablar de amor lésbico sino de la dureza que se derrite cuando se encuentra de frente con la belleza y la fragilidad; y, por supuesto, el misterio no es más que una huida, una salvación, posiblemente una victoria para esa mujer que creía haberse acercado a la derrota al atisbar su debilidad.
Hermosa y terrible historia. Pero desde el punto de vista dramático, su desarrollo me resulta confuso. Deslabazado. Algo estridente y poco íntimo, pero también y más importante, sin una carpintería que lo sustente.
Por lo que se refiere a la representación, encuentro una especie de realismo de cartón piedra, quizás de metateatro representado por la subida "manual" del telon y esa cortina, tan incómoda y poco efectiva, que cubre el dormitorio. Hay sordidez , pero me resulta impostada. Creo que la dirección debería de haber conseguido incluir cierta poesía en esas vidas y cierta magia que nos hiciese navegar sin que supiésemos si nos encontramos en la realidad . No sé produce. El tono es siempre el mismo y según mi opinión, llega a confundir.
Por lo que se refiere a la interpretación, Etxeandía no falla nunca, aunque aquí tampoco me parece destacable, sí lo son Pozzi, Pardo y Calvo. Con Aitana Sánchez Gijón, cada día más guapa, tengo un problema, o me gusta mucho o no me gusta nada, me parece una actriz de presencia potente y sólida técnica, controla el gesto a la perfección, pero aquí... me cuesta escribirlo, creo que no le transmite alma a su personaje, al margen de que me chirrie su voz cuando tiene que expresar furia. Irene Escolar, es de nuevo, tras De ratones y hombres, ese inocente oscuro objeto del deseo, y consigue el temblor justo para que no la despreciemos.
En definitiva, no fue para mi una buena noche de teatro. Pero eso no quiere decir nada.
Espero que sí lo sea para muchos.
Hubo aplausos. Repito: se ha prorogado. Es teatro hecho por gente que ama el teatro.
El hecho de que a mi no me gustase..... bueno, posiblemente no importa.
Perdón a todos.

Público
   

jueves, 6 de junio de 2013

NOVELA: PERSONAS COMO YO de John Irving

Tusquets
425 páginas

Antes que nada , tengo que reconocer que , sin que exista una razón para ello, he leido muy poco a Irving.
De hecho, sólo conozco dos de sus novelas, creo que una se llama Una mujer difícil y la otra es la última , La ultima noche en Twisted River, y ambas me gustaron. Aun así, no lo he seguido.
Pero partiendo de esa afirmación, voy a evitar la tentación de generalizar en comparativos como si fuese un conocedor de su obra; posiblemente hay muchas cosas de Personas como yo que me las recuerdan pero tres sobre catorce es una baja proporción para generalizar.
Algún crítico, ha comparado al autor, salvando las distancias, con un Dickens americano. El lo referencia en algunos pasajes importantes de este libro. Lo cierto es que coinciden en su concepción de larga narración, de historia de una vida plagada de hechos y de personajes ; en resumen, en la figura de contador, de escritor inmerso en lo que parecen largos procesos de creación, destinados a compartirlos con un público plural.
Ese aliento está sin duda en la novela que acabo de terminar.
Recorre la vida de su personaje principal, desde su infancia confusa hasta una melancólica madurez, y lo hace describiendo a la perfección el paisaje exterior e interior de muy diferentes escenarios, y contando con un sinfín de personajes a los que siempre es capaz de otorgar su personalidad singular, su presencia y su motivo para estar ahí.
Considero que lo hace con la maestría que otorga a lo cotidiano ( o no tan cotidiano ) aspecto singular, y convierte lo que podría ser el desarrollo normal de una vida en una verdadera aventura, siendo creador de situaciones especiales en entornos que no lo son . Un recorrido que no deja nunca de sorprender.
Me gusta también mucho su capacidad para crear escenas , casi de una forma cinematográfica, algo que me parece especialmente difícil, y su sentido del humor, en ocasiones caústico pero siempre inteligente.
Pero lo que más me agarra , es su capacidad para transmitir y generar sentimientos, casi materializándolos con una hondura que consigue implicarnos, a pesar de que en ocasiones hayamos sentido cierta superficialidad en la narración.
Los problemas con Personas como yo, se me aparecen más en el contenido.
La narración se centra fundamentalmente en la diversidad sexual, no sólo, como podría parecer en un inicio, en la homosexualidad o bisexualidad de su personaje principal; la variedad de posturas es tal que hay que verlo como algo más amplio. Y también por lo tanto más complejo.
Antes que nada , quiero resaltar que mi ligero rechazo ( a pesar de que mi valoración general es positiva ) no viene de un concepto puritano, ni por supuesto de algunos tramos quizás en exceso escatológicos ( aunque lo cierto es que siento que no aportan demasiado, y lo acerca a un Harold Robbins descafeinado ).  
Lo que no consigo es enfocarlo:
Por un lado, existe un salto entre lo particular y lo general. Sí es cierto, que en diversas áreas , se consigue trasladar un cuadro de la situación social, el desarrollo de prejuicios y tolerancia, el choque entre la tradición y la modernidad ; pero ese no parece ser el objetivo de su autor, con lo que siempre se percibe una cierta distancia ( por otra parte reconocida en alguna ocasión por su personaje central), es decir, el aspecto de crónica me parece incompleto.
Por otro lado, las "aventuras" de Bill, son tan "bizarras" y numerosas , que en ocasiones contaminan el desarrollo de la narración con cierto tono de astracan. Y no sólo Bill sino también el resto de los personajes. Creo que la acumulación termina por pesar. A modo de muestra, decir que se pasean por la novela, un abuelo con tendencias drag, una bibliotecaria transexual, un luchador con ansias por convertirse en luchadora, una prima lesbiana, un padre que recuerda a Paco España... y todo ello, en lo que se supone un entorno de pequeña comunidad universitaria americana.
Finalmente, creo que se manejan algunas conclusiones, cuando menos cuestionables como el caracter hereditario de las especialidades sexuales.
En definitiva, Personas como yo, es una obra entretenida desde el punto de vista narrativo y muy bien escrita; además en muchos de sus pasajes nos divierte y en muchos otros consigue arañarnos el corazón. Pero creo que su autor se ha metido en aguas muy profundas cuando él, posiblemente , esté más acostumbrado a nadar en la superficie, y eso, en temas tan importantes como este, da resultados , repito, cuestionable.
En cualquier caso, quedémonos con un mensaje y posiblemente un objetivo: la tolerancia. Y eso merece la pena recordarlo siempre, y cualquier intento de hacer proselitismo en esta línea, lo aplaudo.

Público