Páginas vistas en total

jueves, 19 de enero de 2012

NOVELA: SABADO POR LA NOCHE Y DOMINGO POR LA MAÑANA de Allan Sillitoe

Editorial Impedimenta
308 páginas

Desde Dickens, la literatura inglesa es maestra, entre otras muchas cosas, en trasladar las diferencias entre las clases sociales; como Dickens era un genio, conseguía en una misma novela tocar los dos extremos. Otros, igual de buenos, se centraron en un conjunto u otro; incluso esto se trasladó al cine, pudiendo encontrarse sus extremos entre James Ivory y Ken Loach por ejemplo.
No sé si existe algo así como la literatura obrera, que supondría elegir como marco y personajes el entorno proletario, enclavado en los barrios suburbiales; si así fuese, esta novela sería el mejor ejemplo del género.
Arthur es un personaje con una vida marcada por el trabajo de la supervivencia, una moral basada exclusivamente en la necesidad de disfrutar de forma  inmediata y un futuro bastante poco alentador. Pero está en el lugar al que pertenece y por eso su actitud no presenta resquicios de depresión sino que acepta su existencia consiguiendo incluso sentirse satisfecho. No sé si ese mensaje es todavía más duro de lo que sería la rebelión; pero no hay ningún asomo de rebelión en Arthur, su rebeldía es simplemente la de la juventud e incluso comienza a desaparecer a medida que transcurre la narración.
A su alrededor se mueve un conjunto de personajes que, al no tener su punto de libertad ( y seguramente al recibir menos cariño del autor ) se reflejan en una mayor sordidez, pero sus esperanzas de mejorar son las mismas: nulas. Tal vez esa sea también el futuro de Arthur, duele un poco pensarlo.
Sillitoe pinta con colores grises; el interior y el exterior se funden perfectamente en la narración y consigue crear un tono hiperealista pero extrañamente no exento de poesía, o es quizás el aroma de la melancolía.
Y además, también nos habla de la madurez, de la dificultad de cambiar el destino, de la pérdida de la inocencia...
Seguramente en el momento de publicarse , Sabado Por La Noche Y Domingo Por La Mañana posiblemente fue una crónica de actualidad, hoy día es intemporal. Un formidable retrato de una triste existencia.

Público

No hay comentarios: