Páginas vistas en total

viernes, 13 de enero de 2012

CINE: EL TOPO de Tomas Alfredson

UK. 2011
Gary Oldman. Benedict Clumberbatch. John Hurt. Colin Firth. Toby Jones. Tom Hardy. Mark Strong. Kathy Burke. Svetlana Khodchenkova. David Dencik

A mi padre siempre le gustaron las novelas de John Le Carre, pero a pesar de su insistencia, nunca consiguió que ni yo, ni ninguno de mis hermanos, fuésemos capaces de hacer el esfuerzo suficiente para no perdernos en la complejidad de sus tramas.
Ahora, viendo la excelente adaptación de Alfredson, encuentro mucho más que lo que yo entendía era un mero ejercicio intelectual ; el hecho de que Le Carre esté entre los productores de la misma, me lleva a pensar que no es una aportación actual, sino, simplemente, que mi ceguera no me permitió descubrirlo en su momento.
El Topo, me sorprende regalándome una obra que creo habla de la nostalgia, exterior e interior: nostalgia como público por el género de espías, ahora tan poco frecuente, pero, sobre todo, la nostalgia que ,en el marco de la Guerra Fría, nos transmiten sus personajes, hombres y mujeres que añoran un tiempo en el que apostaron por sacrificar sus vidas por conseguir un mundo mejor , sobre todo, porque no fue posible, y al final de sus carreras, tienen que enfrentarse al hecho de que, aquellas lealtades casi caballerescas que les guiaron, han terminado por corromperse. El Topo habla en definitiva de la nostalgia por un tiempo pasado, y la última lucha de aquellos que se niegan a resignarse.
Pero, por supuesto, El Topo habla también, directamente, de espionaje, y lo hace con un guión excelente: en primer lugar porque consigue trasladar el argumento sin renunciar a su complejidad, pero haciéndolo absolutamente comprensible, y en segundo lugar, porque pone el peso en una amplia colección de personajes, perfectamente dibujados en sus sentimientos, con pocos trazos, para que todos tengan su espacio. Y el excelente catálogo de actores, agradecen el regalo y los hacen suyos.
Alfredson  opta por un montaje firme y ágil, pero sobre todo, es capaz de dotar a su película de una textura que no se muy bien como definir, quizás añeja, quizás clásica, hermosa. Ayuda la música excelente de Alberto Iglesias.
En resumen, lo que más me sorprende de El Topo no es que me apasione, es lógico en una buena cinta de espías, sino que me emocione.
De verdad, no os la perdáis, es cine de siempre. Muy bueno.
La verdad es que al final mi padre, siempre tiene razón.

Público

No hay comentarios: