Páginas vistas en total

miércoles, 16 de noviembre de 2011

TEATRO: MUNCHHAUSEN de Lucía Vilanova

Director - Salvador Bota
Intérpretes: David Castillo. Carmen Conesa. Adolfo Fernández. Teresa Lozano. Macarena Sanz. Samuel Viyuela. Ileana Wilson

El año pasado, descubrí en el Teatro La Abadía, un fantástico texto titulado Torvaldo Furioso.
Desde una óptica artificial, se ironizaba sobre los valores actuales en la vida de una pareja, en una anécdota concentrada, con una asombrosa lucidez y hallazgos continuos en lo narrativo.
Increiblemente era el primer texto de su autora.
Es obvio que salí corriendo a ver el segundo: este Munchhausen.
Nos encontramos muchos puntos en común con Torvaldo: por un lado, es una estructura con andamiaje, huyendo de todo realismo, asimismo, de nuevo cuestionamos instituciones sociales conocidas, en este caso la familia, y lo hace con inteligencia, acidez y humor.
De todas maneras, la ambición es mayor, y aunque al principio parezca que la anécdota también se focaliza, rapidamente nos bifurcamos hacia objetivos más amplios. Posiblemente todo gire alrededor del amor en su expresión más egoista, también de la peor vertiente familiar cuando esta se convierte en una caja cerrada donde se muestran los sustratos de lo más sucio que tenemos , pero existen diversas vertientes y una carga de sarcasmo con algo de furia.
En general hay momentos excelentes, hallazgos que facilitan una narrativa sugerente, efectos efectivos, pero también existeen escenas que, me parece , no aportan más que el estar bien escritas y bien resueltas.
Personalmente creo que a este texto le sobra veneno, incluso me atrevo a decir que le sobran personajes. Es cierto que el pasado y el entorno puede servir para explicar el horror atmosférico pero una escritora con tan buena pluma hubiese acertado sugiriéndolo en lugar de mostrándolo.
Salvador Bota comprende que un texto con este nivel de artificio, sólo puede ponerse en pie desde la propia artificialidad y la abstracción, y así consigue un conjunto muy bello, muy potente, y en la mayoría de sus escenas, hipnótico.
Repito, Munchhasen tiene mucho de bueno. Pero yo esperaba demasiado, algo que estoy seguro, nos dará Vilanova. Torvaldo creo recordar que duraba poco más de una hora; esta dura una hora cuarenta , quizás en parte de esos cuarenta minutos este parte de lo que me chirría un poco.
En cualquier caso, también a su tercera obra iré corriendo. Lucia Vilanova es teatro y yo adoro el teatro.

Público  

No hay comentarios: