Páginas vistas en total

viernes, 30 de septiembre de 2011

CINE: EL ARBOL DE LA VIDA de Terence Malick

USA. 2011
Brad Pitt. Jessica Chastain. Sean Penn

Buscar el sustrato espiritual de la vida , entender el sentido de esta a partir de los pequeños acontecimientos , vincular la existencia de cada ser humano individualmente considerado a la creación del cosmos ... estas son entre otras las ambiciones de una obra tan atípica como El Arbol de la Vida, premisas que , sólo con el lenguaje cinematográfico, parecen no sólo colosales sino en algún momento suicidas.
Sin contar con la herramienta explicativa de la palabra escrita y por lo tanto leída en reposo , el audiovisual ( por mucho que atienda a una reflexión posterior ) debe de confiar en la creación de sensaciones , de cara a transmitir dichos conceptos. Esto convierte al espectador en un elemento absolutamente activo, coresponsable del resultado final y , el peligro asumido, es en este caso la existencia de tantas intérpretaciones como receptores.
Una vez dicho esto, y entendido por tanto que si la visión de una obra tiene siempre mucho de subjetivo, en este caso ese aspecto se multiplica, esta claro que cualquier apreciación de El Arbol de la Vida será siempre personal.
Y es que creo que es esta una película que se puede abrazar y repudiar con iguales razones.
Personalmente , siempre me ha gustado la ligereza de la caligrafía poética de Malick y sus múltiples y continuas sugerencias visuales y sonoras , que aquí parecen ser infinitas , y disfruto mucho de la minuciosidad con la que se muestran las relaciones cotidianas entre los miembros de la familia en el transcurso del tiempo.
Posiblemente me sobra el hermano adulto, algunas de las imágenes de sus sueños . Me fascinan visualmente las etapas de la creación pero creo que es cuestionable lo que aportan al conjunto, más allá de darle una dimensión mayor y otra perspectiva.
Y en general me gusta la tesis de Malick : ninguno de sus personajes cuestiona la existencia de Dios , simplemente ( nada menos ) intenta entenderle , y en ese camino, el amor  ( concreto o en general, por lo seres vivos , en forma de piedad o compasión ) se convierte en una herramienta única , que parece haber existido en el interior de cualquier corazón , sea una persona o un dinosaurio.
Creo que El Arbol dela Vida o se acepta o se rechaza , diseccionarla dejaría un conjunto amorfo.
Yo alabo su riesgo así como la oportunidad que nos ofrece el director de ser parte de su mundo.

Público.

1 comentario:

manipulador de alimentos dijo...

Inolvidable película!!! Esencial e imperfecta, como la vida misma...