Páginas vistas en total

miércoles, 20 de abril de 2011

CIRCO: CORTEO de Cirque du Soleil

Director y creador: Daniele Finzi Pasca


Lo que convierte los espectáculos del Circo del Sol en verdaderos viajes, es su coherencia estética y estilística con la línea temática elegida en cada caso, bien sea Oriente, un paisaje selvático, el sueño de un niño...

En este caso, todo se pone en manos de un conocido: Daniele Finzi Pasca, quien en Nebbia de Cirque Eloize, ya había dejado claras sus fuentes. En Corteo, en un imaginario funeral de un clown, nos sumergimos de nuevo en la Italia barroca y mediterranea, con una referencia clara a Fellini pero también a Cocteau y a otros creadores que comprendieron la materialización de la poesía.

Corteo es , creo , más completo aun que los anteriores espectáculos del grupo por su capacidad de integración, que se muestra especialmente en las transiciones, en el ritmo y en pequeños detalles que jalonan sus más de dos horas de duración, desde ese increible payaso que camina boca abajo por la cuerda a los zapatoz que andan solos o los caballos gamberros, y, por supuesto, como viene siendo habitual, una impecable selección musical. Así, se consigue crear una atmósfera que impregna todo el espectáculo, un sueño real donde conviven ángeles y payasos. Una experiencia que sabe a infancia y a nostalgia, a amistades entrañables, a deseos, a pequeños pueblos al borde del mar y a noches de luna. La iluminación es única, el vestuario exquisito, cada número un cuadro precioso.

Pero además, siempre que hablamos del Circo del Sol , hay que hacer mención precisamente a su caracter circense, y es que no todo se limita a la parte más teatral sino que el más difícil todavía acompaña cada número, donde la tradición se maquilla con originalidad dándole siempre un caracter de desconocido: el trampolín, los saltos de cama, las lámparas trapecio...

Corteo es un espectáculo único, hermoso, una auténtica gozada.

Me he sentido transportado, no sólo a otro lugar u otro tiempo, sino al país de la felicidad.

Todos salíamos con una nube sonriente entre los ojos, la de seguir dudando si lo que habíamos visto era posible.


Público

No hay comentarios: