Páginas vistas en total

viernes, 28 de enero de 2011

CINE: ANIMAL KINGDOM de David Michod

Australia. 2010
James Frecheville. Guy Pearce. Ben Mendelsohn. Jacki Weaver. Luke Ford. Sullivan Stapleton. Joel Edgerton

La primera escena de este durísimo thriller familiar es absolutamente chocante: un joven con rostro autista, contempla un concurso televisivo mientras espera la llegada de una ambulancia ; a su lado, al cadaver de su madre, muerta de sobredosis.
Esa mezcla de crueldad con un tinte absurdo , es el tono general de una película donde el mal campa a sus anchas, en casi todas sus vertientes, con un exhibicionismo atractivo y aterrador.
Y así, Animal Kingdom, nace desde la metáfora de su título y el cuadro que parece abrir el encuentro familiar, como una lucha por la supervivencia, absolutamente salvaje, de aquellos que están situados al margen. No en vano, la voz en off inicial del protagonista, nos habla del miedo, consciente o inconsciente, como motor de las actitudes y acciones de cada uno de los personajes.
A partir de ahí, asistimos a una historia de venganzas, de corrupción, de engaños y , como no, de familia, como refugio pero también como almacén de veneno. Y también de la maduración de un personaje que va desde su incomprensión de adolescente desubicado , al sorprendente pero lógico final.
El director parece optar por poner toda la carne en el asador, y así, su ascripción al género negro es radical, sin dejar ninguna rendija de ventilación ni los tan socorridos golpes de humor; aquí sólo hay lugar para la tensión.
El ritmo es sólido, voraz, y los encuadres y el color, sin puntos de fuga, ofrecen un marco opresivo para su fuerte carga emocional, y con ello, se genera una caligrafía narrativa peculiar, brillante, seca y que otorga a la cinta una personalidad propia.
Animal Kingdom es una especie de cruce entre Uno de los Nuestros y el cine de Mike Leight, con la fuerza de los Scorseses más agresivos.
Es hija de Sundance, un festival que sirve para lanzar pequeñas joyas que si no, difícilmente llegarían a los cines. Ahora sólo cabe esperar que el reconocimiento general obtenido, le asegure una larga vida.
Sin duda se la merece.

Público

No hay comentarios: