Páginas vistas en total

viernes, 26 de diciembre de 2008

ELCHINO de Hening Mankell

Hace ya un año abrí este blog hablando de Mankell. Buena razón para cerrar este 2008 con el mismo autor, uno de mis favoritos; un narrador de casta, un pensador preocupado por el mundo que le rodea, capaz de profundizar en el género negro dentro del ambiente óscuro y helado de su Suecia natal, capaz de crear una preciosa tetralogía juvenil, capaz de demostrar que hay vida después de Wallander, de buscar otras formas narrativas como demostró en Zapatos Ingleses , Profundidades o la fantástica El Cerebro de Kennedy.
Y de publicar una novela como El Chino.
Las novelas negras de Mankell siempre fueron abiertas; muchas veces faltaban referencias a los protagonistas que los lectores sí conocíamos, referencias que nos acercaban a horizontes lejanos en ocasiones como problemas políticos en Africa ( La Leona Blanca ) , dramas en las misiones ( La Quita Mujer ), la dura vida de un poblado latinoamericano ( La Falsa Pista ) ....
Mankell quizás nos trasladaba con ello que muchas veces la oscuridad, lo sombrío del comportamiento humano, es consecuencia de un entorno injusto, de un entorno cruel , que ofrece pocas salidas a muchos seres humanos. Desde un género tradicional nos enfrenta a un mundo duro, del que todos somos de algún modo responsables. Y casi como el efecto mariposa, nos sorprende con la extensión de las consecuencias.
En este caso, la novela es tan abierta que parece que a la mitad , entramos en otra. Parece que El Chino no es un relato sino dos .
El inicio es tan potente desde el punto de vista noir que el cambio es chocante, no tanto el episodio histórico como el viaje a China, se tiene la sensación de perder el objetivo. Pasamos de un infierno helado, un suceso atroz , a la frialdad del análisis del devenir del comunismo y los preceptos de Mao.
Es una apuesta difícil, no totalmente lograda seguramente por su propia naturaleza , conocida por el autor. Como tal debe de ser respetada y analizada sólo desde el punto de vista narrativo.
Y en ese sentido, la obra es muy válida: por un lado , estamos ante un autor que sabe dosificar la tensión, crear los puntos de conflicto, alargar el misterio, y , por otro lado, también es capaz de trasladar su opinión sobre la situación de China y la crisis de las utopías de una forma clara, incluso algo didáctica.
El Chino quizás abre otra vía en un Mankell más vinculado a contar que a resolver, más interesado en trasladar su opinión ética que en narrar misterios. Por primera vez el peso está más volcado en esa lección que en el mero entretenimiento. Lo veremos.
En cualquier caso, yo sigo apostando por él. Me gusta, siempre me ha gustado, nunca falla.

Público

jueves, 25 de diciembre de 2008

EL INTERCAMBIO de Clint Eastwood

La carrera de Clint Eastwood como director ha sido ya ampliamente comentada : un trasunto de heroe implacable , un poco fascistoide, accede poco a poco a nuevos argumentos, a historias más complejas, en principio centradas en los géneros que le llevaron al éxito ( En la cuerda floja, El jinete pálido o la excelente Sin perdón ) para , sin que nos demos casi cuenta, convertirse en un narrador que desde un modelo clásico es capaz de afrontar cualquier historia.
Así le debemos ahora relatos sobre la pérdida de la inocencia como Un Mundo Perfecto, arrebatos de romanticismo como Los Puentes de Madison, thrillers oscuros como Mistyc River o la desmitificación del género bélico en el magno díptico sobre Iwo Jima.
Muchas de estas películas me parecen absolutas, todas tienen algo y es importante destacar que el marco es siempre el mismo: un país grande, vasto, plural, inseguro y sólido.
El Intercambio parte de un hecho atroz, una vez más de una historia real que commocionó a la opinión pública americana y destapó la corrupción policial en ese Camelot que era Los Angeles en su era dorada.
Una gran historia americana de lucha contra el sistema en manos de una mujer sola y en apariencia débil, ayudada de algún alma caritativa en forma de abogado o periodista. En esta película hay varios juicios, visitas a hospitales mentales, mucho sufrimiento... en definitiva no falta nada. Se ajusta perfectamente al modelo clásico, lo desarrolla con fluidez y está perfectamente contada, vestida, interpretada.
En el fondo hay un relato terrible, un Hamelin trágico, un ogro monstruoso, un cómplice aterrado , unos Hansels y Gretels sacrificales......... Pero el director opta en este caso por limar las aristas. Le interesa más la historia de su heroina que la de la inocencia destrozada. Esta vez prefiere contar la historia de redención, de lucha, dejar en definitiva el espacio para los heroes.
El resultado es correcto, clásico, absolutamente disfrutable a pesar de sus más de dos horas. Es una opción.
Echo de menos la oscuridad, aunque tal vez en este caso sería tan dura que se haría difícil soportarla.

Público

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Katia Kavanova - El sonido del agua

La ópera es gracias a Dios , cada vez más teatral. Grandes directores de escena e incluso directores de cine han encontrado en ese campo un nuevo marco para sus propuestas . La música es sin duda lo más relevante pero la escena cobra cada vez más peso y se abre a ejercicios experimentales.
Yo voy a hablar de la parte teatral de Katia Kavanova , y de un director : Robert Carsen.
En su debut en el Teatro Real sorprendió hace unos años con su apuesta minimalista y narrativa de Dialogos de Carmelitas , recuerdo la fuerza de los movimientos de masas que actuando como cortinajes recorrían el escenario, fue una representación inolvidable pero creo que aun así no estaba preparado para la fascinación de Katia Kabanova.
Y es que esa es la palabra que describe la sensación que ayer noche tuve asistiendo a esa representación : fascinación, hipnosis, magnetismo.
Antes utilicé la palabra "apuesta" y creo que eso define perfectamente la manera de actuar de este genio . Carsen apuesta por una idea y la lleva hasta sus últimas consecuencias . Lo que en algún punto lo limita , consigue hacerse inolvidable en su conjunto.
Katia se llena del Volga ; esas mujeres de blanco , que como otras ahogadas nos guían y manejan el excaso escenario, dan paso a una representación que transcurre por el ámbito de los sueños . Los reflejos del agua , las ondas que nos trasladan con excelsa suavidad el interior de sus personajes acompañando siempre a la música .
La belleza llega a subyugar, son pinturas en movimiento.
Después del entreacto, en los últimos veinte minutos, nos espera lo mejor de la función . La tormenta , creación mágica , y el remedo de la pasión que suponen esas dos pasarelas paralelas , condenadas a no cruzarse nunca.
La noche de Madrid era fría . A la salida había silencio. Supongo que , de algún modo, todos teníamos dentro algo del calor de esa experiencia.

Público

MY BLUEBERRY NIGHTS de Wong Kar Wai

A pesar de vivir en un mundo cada vez más globalizado, son muchas las señas de identidad que determinan una cinematografía . No es una afirmación contundente : cualquier creador puede acercarse a modos y maneras de otras latitudes pero pienso que existe siempre una corriente subterranea , propia de la experiencia acumulada , que tiñe sus obras.
Las dos películas anteriores de este director , las dos últimas , hablaban de un romanticismo extremo, triste , imposible y lo hacía desde el lenguaje reposado de oriente. Al mismo tiempo WKW creaba un ritmo magnético que funcionaba como una forma de narrar única capaz de subrayar sin estridencias y de hacernos sentir más que comprender.
My Blueberry Nights es su aventura americana . Y creo que en esta ocasión , el director ha sido capaz de adaptarse a otros códigos sin perder sus referencias :
La peli es una comedia , romántica por supuesto, pero esta vez con final feliz . Un delicioso viaje de búsqueda y encuentro en el que Wai navega por iconos americanos perfectamente reconocibles pero imprimiéndole su estilo personal; creo que esto último es reconocible no sólo en la brillante puesta en escena, llena de reflejos , o en el movimiento propio, en constante cambio, sino también en sus personajes y , sobre todo, en la forma de observarlos , y es que el director narra a través de lo que no cuenta , de sus gestos , sus miradas , muchas veces hacia dentro, sus esperas , en definitiva lo que no siempre dicen.
El guión es una delicia de recovecos , de originalidad , de ternura incluso en sus áreas más esquinadas. Los actores están todos bien , muy bien , yo diría que a gusto.
Y al final me quedo con dos recuerdos , cintas como Choose Me que en su día sorprendieron en los circuitos de V.O. y el cuadro Aves Nocturnas .
No sé cual será su siguiente paso, si seguirá en USA o volverá a Corea .
En cualquier caso, lo esperaré.

Público

jueves, 11 de diciembre de 2008

LEONERA de Pablo Trapero

Ayer noche éramos cuatro personas en la sala 5 de los Cines Renoir Plaza de España de Madrid. Cada uno con su interior, sus preocupaciones o alegrías , sus gustos, su silencio, y todos con la ilusión que genera una sala oscura donde desde una pantalla alguien va a contarnos una historia . Adoro esos momentos , esas noches en que mi intimidad se comparte sin necesidad de comunicación directa con aquellos que han hecho posible esa película , con los que la han disfrutado y los que no han terminado de entrar en ella , con los que se despistaron a costa de inquietudes cotidianas y los que se transportaron al alma de los personajes . Porque cualquier obra de arte tiene el valor de aportarnos algo , de hacernos mejores , más ricos , y quiero creer que todos los que compartimos experiencias que nos afectan de forma diferente , compartimos algo que hace que este mundo sea más acogedor. Al levantarnos, al terminar la proyección hay amagos de sonrisa tímida , cada uno regresamos a nuestro entorno. Hemos asistido a un encuentro múltiple, mágico, hermoso.
Nos habían contado la historia de una mujer , una joven que aprende en la carcel , en un entorno extremo, a crecer , a ser madre , seguramente a amar con un amor incondicional, rabioso, puro, único.
Nos lo habían contado con toda la verdad , una verdad que no pretende chantajes sentimentales ni efectos manidos , pero que no ahorra la crudeza de la realidad . Si se produce la emoción en muchos momentos , es fruto de lo que ocurre, del interior de las acciones , sin que nadie lo manipule.
Y sobre todo, nos lo cuentan muy bien : lo que más me sorprende es la adecuación de la narración, la sensación de que no sobra un sólo plano , una sola escena , que todo es útil para acercarnos a entender mejor lo que ocurre.
Hay momentos absolutamente inolvidables como la llegada de Papa Noel, el niño columpiándose en los barrotes de la puerta de la celda , las caricias y besos durante el corte de pelo, o la primera noche del bebé en la carcel. Salgo lleno de ternura y tengo la sensación de que me han regalado un cuadro donde hay mucho amor .
Fuera de las convenciones más ñoñas , en Leonera comprendemos , observamos, la verdadera solidaridad que hace más humano no al que la recibe sino sobre todo al que la da . Y creo que es eso lo que hace que esta cinta esté llena de esperanza.
Eso y los ojos de Martina Gusman , su deseperación y su fuerza.
Al final, no sé si un final fácil pero se lo merecen , los vemos perderse en la lejanía mientras la cámara se aleja . Solos y libres , ya incluso de nuestra mirada .

Público

lunes, 8 de diciembre de 2008

EL REY QUE RABIO, La Zarzuela

Muchas veces he escuhado la definición de la zarzuela como el musical a la española; el hecho de que además últimamente este género tan anglosajón esté triunfando masivamente en la Gran Vía, podría llevar a la búsqueda de nuevas vías a ese respecto.
Recuerdo La Verbena de la Paloma, dirigida hace unos años creo que por Sergio Cabrera, que me sorprendió en su modernidad formal y la agilidad de su desarrollo, eso sí podía ser un musical.
Con El Rey que Rabió, Luis Olmos avanza aun más: el montaje tiene el aire general de espectáculo donde el vestuario ( delicioso ), la escenografía ( hermosa e inteligente ), los movimientos, la coreografía etc tengan la misma importancia que la música. Para ello, busca el referente del mayor espectáculo del mundo, el circo, y convierte el escenario en una pista llena de movimiento y sobre todo de color donde las rítmicas canciones de la partitura encajan a la perfección.
En el desarrollo hay mil hallazgos ,simples, originales , como esos inigualables perros, el rebaño de las ovejas o los retratos de las princesas traidos por las embajadas.
Esta función, cuyo argumento tiene por ciertos aires de cuento tradicional ( un rey que pasea de incógnito por su reino para conocer lo que piensan sus subditos ,hasta que se enamora de una humilde pastora ) es una gozada.
Ideal para introducir en el género a los niños, divertida para los mayores ¿ alguien apuesta por llevarla a un teatro de la Gran Vía ? sería un éxito seguro.

Público

3 DIAS de F. Javier Gutierrez

Un meteorito se aproxima a la tierra sin que exista ninguna posibilidad de detener su trayectoria, sólo le quedan a la humanidad tres días de vida. Nos suena. Lo que nos suena menos es que la narración se lleve a cabo desde un pequeño pueblo desértico en Andalucia en lugar de Manhattan, Las Vegas o Sidney; además los protagonistas , aquellos que se enfrentan al inminente final , no son científicos, periodistas o políticos, sino chapuzas del gremio de la construcción y un psicópata escapado en las revueltas carcelaris que siguieron al anuncio del apocalipsis y que sólo vive para la venganza.
El contraste en el punto de partida hacia lo que estamos habituados hace que todo nos suene grotesco , como cuando en El Día de la Bestia el diablo elegía para aparecerse las Torres Kío, una comedia más en definitiva; sin embargo Gutierrez se toma el tema muy en serio, y es de agradecer, porque consigue una película tensa, muy bien construia, atrevida y que tiene mucho de única.
Lamentablemente la he recuperado en DVD tras perdérmela en el cine, pero recuerdo críticas que hablaban de cierto mimetismo con Tarantino en su estilo, sus ángulos, color o movimientos de cámara.
Me da igual: yo resistí hora y media sorprendido en cada nuevo giro de esta película que, sin que suene a sacrilegio, consiguió en muchos momentos recordarme La Noche del Cazador, para mi un mito.
Y el final, no tengo nada que decir de esos últimos cinco minutos, de esa mentira y de esa verdad donde el amor del director a sus personajes se impregna de la ternura de las despedidas eternas. Uno de los mejores finales vistos y escritos en los últimos años, en n caso especialmente difícil.
Cine negro, cine de catástrofes, cine inteligente donde el presupuesto se sustituye por ideas. Buen cine, muy buen cine en definitiva.
El cine español avanzará de verdad cuando propuestas tan lejanas a lo habital encuentren su sitio en nuestras carteleras.

Público

miércoles, 3 de diciembre de 2008

El País del Miedo de Isaac Rosa

El miedo es un sentimiento esteril, cruel, paralizante. A nadie le gusta sentir miedo. Nos sentimos más débiles y vulnerables que nunca . Y el miedo es literariamente muy útil, la base de buena parte de la novela negra y por supuesto del género de terror.
Lo que no conocía era una novela con el miedo como protagonista y esta , perfectamente estructurada y ambiciosa en su amplitud, sí lo es:
Por un lado, la obra se organiza alrededor de una historia simple donde, con sencillez, el miedo se instala en el entorno cotidiano de una familia media, mediante mecanismos ordinarios. En esta línea , el desarrollo es tenso, tirante y meticuloso, consiguiendo sin ncesidad de efectos, crear un clima de tremenda ansiedad cercana por momentos a la angustia.
Al mismo tiempo , vamos conociendo el mapa del país del miedo de su protagonista, sus temores, en algún caso sus experiencias y con ello nos enfrentamos a un personaje que podría ser cualquier conocido, que vive en su interior un estado que impregna totalmente su autonomía, el desarrollo de su vida. Vemos, percibimos, cmo el miedo puede llegar a afectarnos a todos.
Y por último, existe una reflexión sobre el miedo ambiental, aquel que se ha instalado en nuestro entorno, en nuestra política, en nuestros mensajes, y que hace que contradictoriamente, gracias al desarrollo de nuestra civilización, renazcan nuestros instntos más primitivos.
Estas tres áreas encajan perfetamente en la propuesta creando una obra intensa, actual, disfrutable.
Una obra en la que hay que recalcar un estilo preciso, directo , siempre al servicio de aquello que se cuenta. Una novela que a ratos se acerca al periodismo y que se va abriendo con total libertad.
Una ecelente apuesta.

Público

lunes, 1 de diciembre de 2008

LA MUJER RUBIA de Lucrecia Martel

Silencio, mucho silencio.
Ese silencio que no sólo quiere decir que no se hable sino que , aunque se digan cosas, las cosas suceden en el interior. Que existe una doble lectura : lo que escuchamos y lo que presentimos, lo que percibimos de forma transparente y lo que podemos intuir.
La Mujer Rubia es una obra , una narración, que opta por una forma arriesgada, por el interior, y ni siquiera en esas lides da líneas obvias.
Ocurre algo, nada más comenzar , y luego sentimos que no ocurre nada .
Creo que lo relevante es el recorrido interior, errático, de esta mujer que se va mostrando desde el desconcierto y el desamparo inicial, a ser finalmente un personaje frío , algo amoral, ¿ vacía?. Sentimos su mirada , descubrimos con ella esa visión ¿ diferente ? de las cosas , esos planos de su nuca , su rostro en un extremo de la pantalla mientras todo pasa a su alrededor , para verla tras hora y media regresar a un lugar que desconocíamos pero que era el principio.
Nuestro recorrido es inverso : al prinicipio a atropellado a un perro, al final tenemos dudas.l
El conflicto se minimiza , la colaboración de los de más es obvia , se da por asumida.
Y quizás es también un mensaje a todos nosotros : que fácil es olvidar , seguir con nuestras vidas cuando cualquier eclosión se queda sin pistas de referencia , cuando podemos llegar a dudar de que aquello que nos ha transtornado haya ocurrido en realidad .
Basta un pequeño giro , algo que cierre la puerta aunque sea tan banal como un cambio de color de pelo.
La mujer rubia tenía miedo , se escondía ante su imposibilidad de actuar sobre lo que le había ocurrido, la mujer morena sonríe ante una reunión social que desfigura .
Es gracioso: esta cinta me ha parecido muy transparente , muy ligera , frente a las críticas que ha obtenido por su intrascendencia.
Creo que tiene mucho mérito centrarse en algo tan pequeño pero tan relevante , sin magnificarlo, sin dramatizar . Y el lenguaje me gusta , me acerca.
En los últimos tiempos están surgiendo nuevas formas de narrar , tan dispares como válidas , es bueno, es fantástico, sentarte en la butaca de un cine sin saber , no sólo lo que te van a contar sino como .

Público.