Páginas vistas en total

lunes, 24 de noviembre de 2008

GOMORRA de Matteo Garrone

Es mucho lo que se ha escrito sobre las circunstancias externas que rodean a esta película : el revuelo causado, las amenazas de muerte al escritor de la novela en la que se basa, la situación similar del director de la cinta ...
Todo ello es válido. Creo que , más que nunca , nos encontramos ante una muestra de cine documento, donde , desde la pantalla , se nos traslada la realidad cotidiana de un entorno que hasta ahora sólo conocíamos gracias a las páginas de sucesos o a los telediarios .
Personalmente creo que el mayor interés reside precisamente en esa cotidianeidad , en la total desmitificación de un entorno demasiado plagado de heroes cuando, en realidad , lo está de pequeñas personas que se encuentran en una situación de partida para la que pocas salidas existen . Son asesinos en zapatillas de deportes , niños perdidos que desconocerán lo que es la infancia ,madres a las que sólo les queda la lealtad a los suyos .
La estructura encaja varias historias , todas ellas con un fondo amargo de patetismo, de tragedia sin dioses. En algunos casos no es fácil seguir todas las líneas y se me pierden algunas escenas.
Da lo mismo . La labor del director es , sin desviarse del tono documental, conseguir acercar la cámara cuando es necesario para trasladarnos la humanidad de lo que ahí está ocurriendo.
Y desde esa epidermis , despertarnos para que sepamos que no es bonito, ni justiciero, ni una leyenda ; que todo lo que nos narran ocurre y podría habernos ocurrido a nosotros de haber nacido en otro entorno.
No quiero hablar de los actores . Me niego a creer que lo sean.

Público

jueves, 20 de noviembre de 2008

LA OMISION DE LA FAMILIA COLEMAN

Acudí ayer al teatro. Con todas las recomendaciones del mundo, La Familia Coleman parecía una apuesta segura. Además , las entradas se habían agotado para todas las representaciones ( ¡ que satisfacción para los que deseamos que se llenen los teatros!! cuando uno sí tiene entradas, claro ).
Ayer acudí al teatro y lo que vi superó con mucho mis expectativas.
La Sala Pequeña del Teatro Español se ha convertido en un lugar especial, íntimo y con una programación muy interesante. El escenario nos recibe con dos personajes algo estrafalarios durmiendo en un sofá y varios elementos desconcertados.
Comienza el desarrollo de la obra con un lenguaje corto, contundente, violento y demediado, que nos lleva a recordar al teatro del absurdo. Ya aquí nos llama la atención la coordinación del conjunto en movimientos y palabras que encaja como un mecanismo de relojería pero trasladando siempre la naturalidad de ación / consecuencia; este ritmo se mantendrá perfecto durante la hora y cuarenta minutos que dura la representación.
Y poco a poco vamos entrando en una familia desetructurada y violenta , preparados para asistir a su demolición. Y vamos recibiendo sus emociones, sus miserías, sus miedos y sus ansiedades. Tristeza, sí, pero siempre con el aliento de la carcajada; un drama vestido de comedia o una comedia vestida de drama.
No puedo recordar un sólo momento en que mis sentidos no estuviesen absolutamente abducidos por lo que estaba ocurriendo en las tablas.
Capítulo especial merece la interpretación: que buenos son los actores argentinos cuando son buenos ( supongo que también los habrá malos pero no llegan aquí ); he leido que esta pieza tiene grandes dosis de ejercicio de improvisación de actores y posiblemente esto les vincule más, no lo sé, pero es imposible pensar en unos rostros o voces diferentes, imposible pensar que no sean ellos. No voy a citar a ninguno, o quizás nos lo podemos permitir con la Meme de Miriam Odorico o el Marito de Lautaro Perotti, pero ninguno, ninguno, es sustituible.
Claudio Tolcachir, un hombre capaz de coordinar estos ejercicios, convertirlos en texto, dirigirlos..... yo ya lo escribo con mayúsculas en mi memoria.
La Omisión de la Familia Coleman es sin duda uno de los grandes acontecimientos teatrales actuales. Perfecta, humana, lúcida, minuciosa y veraz.
No hay entradas. Compensa la reventa, de verdad.

Público

lunes, 17 de noviembre de 2008

Las Horas de Verano de Olivier Assayas

Existe un cine clásico, narrativo, sencillo en apariencia . No es un cine caduco, no tiene porque serlo, ni convencional. Es un cine , como cualquier otra disciplina , interesado en contar una historia utilizando los recursos del séptimo arte , la imagen y la palabra , y centrado en que el espectador pueda seguir el desarrollo de lo que se cuenta paladeando, entendiendo, disfrutando de un cuento más.
En este caso , desde la disolución de un patrimonio familiar , asistimos a la transmutación de un mundo, una sociedad , cercana , a un mundo globalizado donde objetos vividos del pasado pasarán a convertirse en piezas de museo , y donde , al mismo tiempo, una familia estructurada alrededor de una vieja mansión campestre y sus recuerdos , se limita al afecto ( real, sin duda, entrañable, por supuesto ) de personas que tardarán en volver a verse , que dificilmente compartirán situaciones cotidianas.
Son muchas las lecturas de este precioso relato , abierto a que podamos recibir , cada uno a su manera, las motivaciones y el devenir de cada uno de sus personajes principales.
Pero lo que más me gusta de Las Horas de Verano es su tono y las elecciones del director para encajar los diferentes segmentos :
En el primer caso, se habla de un film chejoviano; posiblemente pueda calificarse así. Lo importante es la sosegada elegancia que desprende , sin temer a los sentimientos en una narración en principio muy racional. Interludios como la última escena de la madre y su diálogo con la criada de toda la vida , el paseo de esta última por esa casa que se convierte en un personaje que observa desde su interior ( que planos tan hermosos ) a sus habitantes o el tramo de la tasación, están cargados de sensibilidad , de emoción contenida . Lo que podía haber derivado en un melodrama familiar nunca pierde su ligereza.
Por lo que se refiere a los diferentes segmentos , me gusta el cambio de perspectivas donde ningún personaje se convierte en protagonista y donde las diferentes piezas van encajando desde su propia personalidad . Desde la reunión de familia, la que comienza con el viaje del hijo mayor para ver el cementerio, los tasadores o la visita al museo. Una forma de narrar abierta, plural, rica.
La película tiene efectivamente un aire clásico, no busca alardes más allá de su contenido, de una preciosa historia muy bien contada .
Hay que ser un gran maestro para que no se note tu presencia. Y esa corriente de humildad la siento en esta obra inolvidable.

Público

domingo, 16 de noviembre de 2008

H2 de Grupo De Rua- FESTIVAL DE OTOÑO

Cuando voy a comenzar esta nota sobre lo que tristemente será mi última visita este año al Festival de Otoño, me encuentro ante la noticia del anuncio por parte de la Consejería de Cultura de la CAM del traslado en el 201 del festival de otoño a primavera. Está bien, una vez más nos encontramos con el complejo de la derecha ante la cultura: los empresarios no tendrán que preocuparse de que espectáculos de Lapague de nueve horas o los experimentos de Brooks le sustraigan público a Arturo Fernández, fenomenal.
Pero vamos a lo serio, a hablar de creadores capaces de hacer cultura, aunque lamentablemente siempre deba de haber un gestor que no siempre se merece serlo.
Este viernes tuve la suerte de asistir a un fantástico espectáculo a cargo de los brasileños Grupo De Rua. Nunca había pensado en dinámicas como el hip hop de base única para espectáculos de danza ( prejuicios propios, lo siento ) y menos como un campo abierto a la experimentación.
H2 es las dos cosas:
Comenzamos con un golpe de baile vital, brillante, breve. Y a partir de aquí llega el silencio. Durante unos cuarenta minutos asistimos a un compendio de expresiones, de movimientos imposibles, que desde la nada, más allá de algún rumor, llegan a nosotros sólo como una experiencia visual, lo que a mi entender, rfuerza su vertiente artística y su caracter de expresión, de comunicación.
Terminamos de nuevo con música. Un cierre portentoso, fuerte, bravo.
Hemos asistido, tengo la sensación, a la trasmutación del baile de la calle a una disciplina que se abre a nuevas posibilidades, que refresca la danza contemporanea y que la hace permeable a cualquier influencia.
Enhorabuena a Bruno Beltrao, gracias por regalarnos tanta magia y tan hermoso beso.

Público

viernes, 14 de noviembre de 2008

La Boda de Rachel de Jonathan Demme

Que fragilidad desprende el rostro de Anne Hathaway en esos planos de soledad que tanto abundan en esta película, que fragilidad desprende su hermana al borde de la felicidad consagrada , incluso sus padres, los personajes más claramente ubicados en la vida , que fragilidad. Creo que La Boda de Rachel va sobre eso: sobre lo solos que estamos , sobre lo necesitados que vivimos , sobre nuestras inseguridades ; y es que ese hilo que nos sujeta, que , como el portor del trapecista nos salva de la caida, es nada menos que LA FAMILIA , un grupo humano plagado de redes confusas , de deseos incumplidos , de momentos felices, sí, pero también de muchos silencios , de muchas deudas. De todas maneras la cinta de Demme es esperanzadora , si debajo de todo ello, como un pequeño torrente subterraneo, existe el amor.
La Boda de Rachel recobra el tema conocido de la disrupción de un personaje extraño en un entorno aparentemente convencional, y lo hace con un toque de melodrama, un poco de psicodrama familiar, la ternura de la comedia y mucho oficio.
El guion entiende que no hace falta contar demasiado si conocemos de forma clara a cada personaje y nos dejan ver sus gestos , hasta los más pequeños . Es una forma de atisbar, de descubrir , de compartir . Para ello se estructura en escenas cortas que son sólo momentos dentro de actos más largos , abundando en el primer plano, como si la cámara buscase la epidermis de cada corazón.
El ritmo de "cámara en mano" no molesta . No es aquí frenético sino ágil, ligero ; carece de la rigidez de los primeros Dogma ; es un buen recurso y se utiliza sin cargarlo hasta el punto de que en muchos momentos nos olvidamos . Nos permite sentirnos como en una home movie.
Creo que ya está claro que me ha entusiasmado esta cinta que toca temas importantes , o nos recuerda que lo son , de una forma sencilla, nada didactica , abierta . En muchos momentos me ha emocionado, he sentido con sus personajes la miseria y la felicidad de ser humano y de vivir en un entorno donde ,sin querer , nos juzgan , juzgamos , hacemos daño , sufrimos y amamos mucho.
Y para terminar quiero volver al inicio : Anne Hathaway , a la que sólo conocía de El Diablo Viste de Prada y que aquí se ha convertido en un personaje al que no olvidaré. Todos los interpretes están estupendos pero son sobre todo sus ojos, su sonrisa perdida y sus dedos nerviosos , los que más me acercan al dolor, a la búsqueda.
Le deseo lo mejor .
Y ¿ Que decir de la celebración ? ¡ fastuosa! ¿ que hay que hacer para que a uno le inviten a una boda así ?.

Público

domingo, 9 de noviembre de 2008

MAL DE ESCUELA de Daniel Pennac

Siempre he disfrutado con Pennac , no sólo con su ciclo de novelas protagonizadas por el Sr Malausane y su estrambótica familia, también con El Dictador y su Hamaca y últimamente ( he hablado de ello hace unos meses ) con un cuento precioso destinado al público infantil que se llamaba, creo recordar , El Ojo del Lobo.
Mal de Escuela se inscribe en un registro totalmente diferente , cercano al ensayo.
En él, Pennac nos recuerda sus días de colegio cercanos al fracaso, que muchos hemos conocido, y sus días de profesor , con alumnos que le llevaban a rememorar su propia salvación .
Plagado de anécdotas y de saltos en el tiempo perfectamente engarzados , recorremos con el autor ,el trayecto del aprendizaje, plagado de personajes a los que en una sóla línea es capaz de dar entidad. Analizamos la situación actual de la enseñanza y podemos , es fácil, comparar nuestra propia experiencia con muchas de las cosas que aquí nos cuentan .
El resultado es una delicia . Ligero, absoltamente disfrutable y muy lúcido.
Cuando un buen escritor de verdad lo es , se ve que lo demuestra con cualquier cosa que decida hacer. Que suerte.

Público

sábado, 8 de noviembre de 2008

UNA PALABRA TUYA de Angeles González Sinde

Cualquier personaje tiene derecho a que cuenten su historia , y está claro que si miramos y escuchamos con atención , cualquiera tiene una historia que contar.
La viuda de Los Limoneros , tanto como las atracadoras de Sólo quiero caminar o los habitantes del pueblecito costero de Cien Clavos.
Es precioso enamorarnos de vidas que parecen planas pero en las que el narrador nos va descubriendo éxitos y fracasos, frustraciones y alegrías , en definitiva, nos recuerda la vida como un patrimonio de todos . Y hay narradores capaces de hacerlo sin alardes , sin exageraciones y con mucho amor.
Una Palabra Tuya era un duro libro de Elvira Lindo, ahora es una preciosa película de Gonzalez Sinde. Creo que esta última demuestra más cariño hacia unos personajes castigados por la soledad, los sueños que nunca han llegado a estar cerca y sus propias miserias, esas que surgen cuando desesperadamente necesitamos a alguien que nos haga sentirnos queridos.
Y así recorremos una amistad que es un trágico regalo para Rosario, trágico pero regalo, porque le ayuda a abrir las ventanas y dejar entrar el aire.
Por el camino hemos perdido a un ángel infantil e inconsecuente , ingenuo y algo absurdo. Tan necesitado de amor como cualquier ser humano pero capaz de crearlo de la nada. Un ángel tan generoso que no pintaba nada en este mundo.
Rosario y Milagros no atracan , no escalan , no sufren grandes pasiones . Son dos basureras que caminan por las noches de un Madrid frío. Tienen su historia . Nos la ha contado alguien que a mi ha conseguido emocionarme , divertirme, entretenerme.
No sé si a Una Palabra Tuya le quedará mucho tiempo en cartelera , pero es para no perdérsela.

Público

lunes, 3 de noviembre de 2008

Solo Quiero Caminar de Agustín Diaz Yanes

El planteamiento de esta película no podía ser más atractivo: cine negro femenino protagonizado por cuatro de las actrices más interesantes del país. El resultado ............
Vayamos por partes :
El cine negro, como la novela negra , lo es , creo, no sólo por sus tramas sino por la oscuridad que suele poblar el interior de sus personajes , me interesa mucho más la geografía interna de esos perdedores ( porque al final siempre pierden ) que sus logros , me interesa saber porque han llegado ahí, compartir sus sufrimientos , desearles lo mejor , sentirlos .
En este caso , las cuatro apuntan pasados difíciles , cicatrices en el alma , derrotas , dolor. Y sin embargo todo son meros apuntes . Son personajes a los que suponemos apasionados y falta la pasión , todos me saben a poco.
Podría ser que la elección del autor fuese más por el ámbito de la trama : recuerdo en ese sentido Baton Rouge , el fantástico guion del propio Diaz Yanes o , eterna referencia , La Huella.
Aquí el tema de la trama también me crea dificultades : en primer lugar porque no me la creo de tan rocambolesca ; émulos de James Bond , estas cuatro chicas son capaces de idear el atraco perfecto, fabricar escopetas con bicicletas desmontables , dejar herramientas allí donde hace falta y escalar con un aparatoso vestido de noche . Además se opta por sorprender con lo que en la mayoría del metraje no sabemos adonde conducen la mayoría de las acciones que vemos. Esto llega a cansar.
Repito: las actrices son estupendas , Diego Luna está también muy bien . De él y de Ariadna Gil son los mejores momentos y el atisbo de lo que podría hacer sido una cinta epidérmica , sangrante , apasionada, de lo que no es.
Me gusta mucho el final, Ariadna camina mejor que nadie . Y luna mira.
Como nosotros.

Público

AFTER DARK de Murakami

No me gustó nada Kafka en la Orilla . Seamos exactos : me gustó mucho al principio, me fascinó hasta llegar a la mitad de la novela , luego las referencias difusas se concretaron en una pieza de ciencia ficción , los alardes creativos en meros trazos estéticos y las líneas abiertas en mero capricho del autor . Puede sonar presuntuoso dado que estamos hablando de una obra alabada por gran parte de la crítica y con un éxito de ventas mundial, pero lo siento, no me canso de repetir que mis apreciaciones son obviamente subjetivas y no pretendo otra cosa.
Después de esa decepción había decidido no volver a Murakami pero las buenas críticas recogidas por After Dark así como su longitud ( esta vez breve ) fueron una tentación que no resistí.
Me encontré con un cuento urbano, nocturno, con algo de magia . Con dos mejoras importantes sobre Kafka : por un lado ocupa un tercio de aquella, por otro termina sin intentar aclara absolutamente nada .
After Dark me parece , como digo, un pequeño cuento, una Bella Durmiente , una Caperucita perdida en el bosque . Es capaz de crear , sin demasiada dificultad y por tanto en logro reducido, un pequeño paisaje magnético y poblarlo de personajes y referencias atractivos . No va a ninguna parte . Es un cuadro algo estático sobre ¿ la soledad ? ¿ esos momentos donde somos un poco menos coherentes ? ¿ el sueño ?.
Murakami escribe bien y entiendo que fascine a muchos lectores . A mi en After Dark al menos no me irrita pero tampoco me aporta nada .
Todos tenemos nuestras noches , nuestros momentos a recordar , inexplicables muchas veces , bien , algunos mágicos , otros no.
Todos tenemos nuestro After Dark. Este no es mejor que otros.

Público